Grupo de voluntarios en La India.

El Dr. del Rey contó sus experiencias como dentista solidario

Honduras, República Dominicana, India o Nepal son los destinos en los que el dentista castellonés Christian del Rey ha desarrollado acciones de voluntariado.

Las Jornadas de Cooperación Sanitaria y Acción Humanitaria, impulsadas por Medicus Mundi, inauguró la agenda de actividades de la Red Solidaria Sanitaria, de la que forma parte el Colegio de Dentistas de Castellón (CODECS), junto a otros organismos colegiales e instituciones públicas castellonenses.

El Dr. Christian del Rey, que participó en el encuentro en representación del colegio levantino, quiso compartir su experiencia profesional con el resto de los asistentes. «Quiero contar mi experiencia como voluntario: qué encuentra, qué vive y qué puede esperar un voluntario cuando colabora en un proyecto de cooperación, en mi caso de tipo sanitario».

Honduras, su primera experiencia

Honduras fue su primera salida al terreno. Corría el año 1995. Christian tenía 22 años. Estaba en cuarto de carrera. Contactó con la ONG Dentistas sin Fronteras y, desde entonces, ha seguido ligado a la organización, bien como voluntario en proyectos de desarrollo, bien ayudando a recopilar material o contribuyendo en campañas de captación de fondos.

Grupo de voluntarios en La India.
Grupo de voluntarios en La India.

Desde su primera experiencia en Honduras hasta la última –las pasadas Navidades en Nepal, de la mano de Bomberos sin Fronteras– han pasado ya 21 años, pero Christian asegura que el paso del tiempo no ha variado la motivación que le ha llevado en cada una de las ocasiones a participar como voluntario en proyectos sanitarios en países del sur. «Lo que me lleva a decir sí es el hecho de querer aportar lo que sé hacer a otras personas, sin esperar nada a cambio; pero lo cierto es que, aunque piensas que das mucho, al final recibes mucho más».

Explica que este tipo de voluntariados se organizan de manera rigurosa y con mucha antelación. «Generalmente se llevan a cabo en vacaciones, normalmente en agosto, porque es cuando hay más disponibilidad, pero todo se empieza a organizar a cinco meses vista, con reparto de tareas, reuniones informativas y para enseñarnos qué vamos a encontrar en el país».

Del Rey añade que los cometidos que ha desarrollado como profesional en los países que ha visitado con esta ONG incluyen desde tareas de Odontología preventiva, con charlas de sensibilización en comunidades, colegios y orfanatos, a cirugía y, si las condiciones lo permiten, Odontología conservadora y Endodoncia. Reconoce que en las zonas a las que se ha desplazado «hay mucha gente sin posibilidad de acceder a un servicio odontológico, pero lejos de vernos con cierto recelo, el recibimiento en muy positivo, los pacientes están dispuestos a colaborar en todo».

La dieta, factor clave en la salud bucodental

Sobre los principales problemas bucodentales con los que se ha topado, afirma que «en países con una dieta rica en azúcar, encontramos caries infantil muy agresiva; mientras que en otros donde se consume mucho vegetal y poco azúcar refinado, los dientes no tienen caries pero en adultos aparecen más problemas de encías».

Por otro lado, asegura que, de cara al verano, su participación como voluntario está más orientada en este momento a colaborar con la organización desde España, pues hay que dar paso a que la gente joven se involucre en los proyectos.

Reconoce, no obstante, que hay una fuerte implicación de los profesionales sanitarios en el ámbito de la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria, en especial de los dentistas. «Existen muchas ONG en el ámbito dental y un fuerte apoyo a sus programas. Por ejemplo, Dentistas sin Fronteras llena sus cupos: entre todos los proyectos que lleva a cabo en otros países desplaza a un centenar de dentistas al año». Quizás porque, como apunta Christian, siempre se vuelve con un buen sabor de boca. «En mi caso todas las experiencias han sido positivas, no sólo por lo que puedes hacer por otros, sino porque te abren a otra gente, a otras culturas. Siempre he vuelto con amigos», concluye.