Figura 1. Clasificación de Lekholm y Zarb de densidades óseas.

Resumen

El implante pterigoideo es una técnica sin injertos (graftless, en inglés) creada en los años 80 con el objetivo de rehabilitar el sector posterior del maxilar superior en casos de atrofia ósea sin tener que recurrir a injertos óseos de elevación del suelo del seno maxilar y ante la imposibilidad de recurrir a la Implantología convencional. La reabsorción ósea causada por la pérdida de molares como consecuencia de enfermedad periodontal o del trauma oclusal generado por las elevadas fuerzas masticatorias en esta zona anatómica derivan en un maxilar superior, que en su zona posterior presenta baja densidad y poca altura ósea. Como solución clínica en estos casos, el implante pterigoideo propone trabajar en la sutura pterigomaxilar. Esta zona anatómica está formada por la confluencia de la tuberosidad del maxilar superior, la apófisis del hueso palatino y la apófisis pterigoides del hueso esfenoides, resultando una zona de alta densidad ósea idónea para el anclaje de implantes. No obstante, la zona posterior del maxilar superior está considerada como una de las áreas de más difícil rehabilitación por el alto porcentaje de fracasos. La clasificación PARP obedece a nuestra necesidad de disponer de un sistema de predicción diagnóstica que permita simplificar al especialista la evaluación de riesgos y la toma de decisiones sobre la técnica implantológica a utilizar en esta región anatómica.

Palabras clave: PARP, Predicción Radiográfico-Anatómica Pterigoidea, implantes pterigoideos, implantes retromolares, zona pterigomaxilar, atrofia maxilar, implantes osteointegrados, implantes dentales, apófisis pterigoides.

 

Para descargar el artículo completo en PDF debes estar registrado.

Crea tu cuenta
¿Ya tienes cuenta?