© Flickr/ Irina Patrascu.

Desarrollan un nuevo procedimiento de anestesia odontológica

Científicos brasileños han desarrollado un sistema que aumenta los efectos de los anestésicos tópicos mediante una pequeña descarga eléctrica. Según los autores del trabajo, este procedimiento permitiría reducir costes, disminuir los riesgos de infección y paliar el miedo de los pacientes a acudir a la consulta.

El nuevo sistema para aplicar anestesia dental mediante una pequeña descarga eléctrica, desarrollado por investigadores de la Universidad de Sao Paulo (Brasil) y publicado en la revista Colloids and Surfaces B. Biointerfaces, de momento, ha sido probado en cerdos. Según los autores, «podría ahorrar costes, mejorar el cumplimiento del paciente, facilitar su aplicación y disminuir los riesgos de infección», manifiesta la Dra. Renata Fonseca Vianna López, una de las principales investigadoras.

Este desarrollo podría atajar el problema con el que se encuentran muchos pacientes, que sienten miedo a las agujas y retrasan constantemente sus tratamientos odontológicos.

Objetivos del trabajo

En este proyecto, los autores buscaban una nueva forma de aplicar los anestésicos locales que se suelen utilizar de forma previa a la inyección de la anestesia. Estos compuestos suelen poseer lidocaína o prilocaína y se presentan en forma de hidrogel, pomada o aerosol.

Los autores observaron que la aplicación de una pequeña corriente eléctrica sobre estos fármacos –un proceso conocido como iontoforesis– hacía que los anestésicos tópicos fueran más eficaces.

© Flickr/ Irina Patrascu.
© Flickr/ Irina Patrascu.

Los investigadores prepararon primero los hidrogeles anestésicos con un polímero para ayudar a que se adhirieran mejor a la mucosa de la boca. Posteriormente, agregaron dos fármacos, hidrocloruro de prilocaína (PCL) y clorhidrato de lidocaína (LCL). Finalmente, se aplicó una pequeña corriente eléctrica para ver si mejoraba la eficacia y vieron que la anestesia tuvo una acción más rápida y duradera.

La corriente eléctrica, aplicada en cerdos, provocó que el hidrocloruro de prilocaína entrara en el cuerpo del animal de manera más eficaz. Se estimó que la penetración del anestésico aumentó doce veces.

Otras aplicaciones

Los investigadores afirman que esta tecnología puede tener aplicaciones fuera del ámbito odontológico, «como, por ejemplo, en el tratamiento del cáncer», explica la Dra. Vianna López, que planea ahora desarrollar un dispositivo iontoforético para iniciar ensayos preclínicos. «En los últimos años, nuestro grupo de investigación ha estado trabajando en el desarrollo de sistemas de liberación de fármacos novedosos para el tratamiento de varias enfermedades de la piel y los ojos», añade la investigadora.