Dr. Eduard Valmaseda, nuevo Presidente de la SECIB

El Dr. Eduard Valmaseda, nuevo presidente de SECIB (Sociedad Española de Cirugía Bucal), afronta su mandato con el punto de mira puesto en el fomento de la docencia y en una de las apuestas más ambiciosas de la sociedad en los últimos años: las primeras guías de práctica clínica en Odontología. De cara a los próximos cuatro años, aboga también por promover más acciones orientadas al paciente y fomentar la participación de los socios en las actividades que lleva a cabo la organización.

—¿Por qué decidió presentarse como candidato a la presidencia de la SECIB?
—Desde mis inicios como odontólogo mi carrera ha estado vinculada a la Cirugía Bucal. En primer lugar, como profesor universitario, pero también como profesional con una dedicación preferente a esta actividad. Pensé que debía implicarme más en una asociación cuyos objetivos comparto plenamente.

—¿Desde cuándo lleva vinculado con la Sociedad Española de Cirugía Bucal?
—Mi vinculación a esta Sociedad viene incluso desde antes de su creación. Aunque el primer congreso de SECIB fue en Santiago de Compostela en el año 1999, la sociedad empezó a gestarse en las Reuniones de Profesores de Cirugía Bucal, en las que estuve presente.

—¿Qué le ha aportado esta relación con la Sociedad en el plano profesional?
—SECIB me ha aportado muchas cosas. Me ha permitido formarme y, al mismo tiempo, conocer a muchos profesionales españoles y extranjeros, con algunos de los cuales me une, además, una amistad. También me ha aportado mucho en aspectos como la investigación y la docencia. La sociedad no sólo ha dado visibilidad a lo que hacemos, además ha permitido establecer un vínculo entre los distintos equipos, por lo que fomenta la colaboración profesional.

—¿Quiénes le acompañan en la nueva Junta Directiva?
—Encabeza la Junta Directiva, la vicepresidenta, la Dra. María Peñarrocha Diago, profesora titular de la Universitat de València y persona de mi total confianza, junto a un fuerte equipo de colaboradores. Además de poseer cualidades que valoro mucho, como la franqueza y la empatía, tiene una fuerte personalidad y una enorme capacidad de trabajo. La secretaria, la Dra. Gemma Sanmartí Garcia, profesora asociada de la Universitat de Barcelona. Es la benjamina de la junta, íntegra y competente y, como antigua deportista de élite, tiene una capacidad de esfuerzo extraordinaria.

El tesorero, el Dr. Rui Figueiredo, es también profesor asociado de la Universitat de Barcelona y miembro de la anterior Junta Directiva. Trabajador incansable, como vocal de relaciones con la industria ha desempeñado su labor admirablemente. En un momento difícil para la economía ha sabido mantener los apoyos que tan necesarios son para nuestra sociedad.

El Dr. Valmaseda en su discurso de toma de posesión durante el último congreso de la SECIB celebrado en Bilbao.
El Dr. Valmaseda en su discurso de toma de posesión durante el último congreso de la SECIB celebrado en Bilbao.

Como vocales, contaré con el apoyo y trabajo de los doctores Daniel Torres Lagares, profesor titular de la Universidad de Sevilla, que fue vicepresidente de SECIB en la anterior Junta Directiva, y una persona con experiencia en la gestión de la sociedad y un excelente académico; Agurne Uribarri Etxebarría, profesora de la Universidad del País Vasco, también presente en una Junta Directiva anterior, avalada por su trabajo de entonces y la excelente organización del Congreso Bilbao 2015 y Juan López-Quiles, profesor contratado doctor de la Universidad Complutense de Madrid y coorganizador del Congreso SECIB Madrid 2013. En definitiva, unos excelentes profesionales muy vinculados a nuestra sociedad desde sus inicios.

—¿Seguirá una línea continuista respecto al trabajo desarrollado por su antecesor, el Dr. David Gallego?
—Aunque continuista es una palabra que parece tener una carga peyorativa, efectivamente, seguiremos potenciando algunos ejes que la anterior junta consideraba vitales. Por ejemplo, la extensión de la formación continuada o la implicación de SECIB en proyectos que revierten en la profesión en general, como las Guías de Práctica Clínica.

También nos ha parecido una excelente idea el Congreso SECIB Joven, y queremos que se consolide. Pero queremos introducir algunos cambios: aumentar la participación del socio, emprender acciones orientadas al paciente y promover la participación de los dentistas en las actividades de la sociedad.

—Acaba de hablarnos de las Guías de Práctica Clínica en Cirugía Bucal en las que la Sociedad lleva tiempo trabajando. En breve, podremos ver los resultados. ¿Qué supondrán para el profesional?
—Las Guías de Práctica Clínica están muy avanzadas. El trabajo de redacción está prácticamente finalizado y pronto entraremos en la fase de revisión externa. ¿Qué supondrán? Una herramienta muy útil, tanto para los dentistas como para los pacientes, que permitirá escoger los mejores procedimientos en las distintas situaciones clínicas.

Actualmente se están elaborando tres guías: la de terceros molares, la de lesiones precancerosas y la de cirugía periapical. Una vez estén elaboradas y distribuidas, habrá que fomentar su distribución y analizar el impacto que han tenido en la profesión y en la sociedad en general.

—Asimismo, su sociedad, junto con otras y el Consejo General de Dentistas, van de la mano a la hora de pedir a las autoridades competentes las especialidades oficiales en Odontología. ¿Cuál es su punto de vista respecto a este asunto?
—Hace más de diez años que el Consejo General de Dentistas abrió la discusión sobre las especialidades. Entonces modificó su postura inicial de oposición por una más facilitadora. Recientemente, la iniciativa del Consejo de crear unas especialidades no oficiales ha sido retirada. Esto facilita el diálogo con universidades y sociedades científicas.

Un diálogo que en julio de este año ha permitido llegar a un acuerdo entre las tres partes. Estamos muy esperanzados con el documento que se ha aprobado. No debemos olvidar que quien debe crear las especialidades en Odontología es el Ministerio de Sanidad, y la herramienta para hacerlo es la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias. Pero para que el Ministerio tome una decisión como esta, no sólo es fundamental que exista acuerdo en la profesión, sino que exista una demanda social de dicha especialización. Y en el caso de la Cirugía Bucal esta demanda es clara: los centros de atención primaria necesitan profesionales especializados en cirugía que les permitan dar salida a una patología sin necesidad de colapsar servicios hospitalarios ni aumentar las listas de espera. En la Unión Europea, España es el único país, junto con Luxemburgo, sin especialidades en Odontología. Es necesario corregir esta anomalía, y SECIB está dispuesta a trabajar para conseguir este objetivo.

275_Entrevista—Además de estos dos puntos, ¿qué figura en su agenda de trabajo de cara a los próximos meses como nuevo presidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal?
—Uno de los objetivos es el formativo: consolidar SECIB Joven como un evento bienal y potenciar los cursos de formación continuada. Otro es el de divulgación: presencia en los medios de comunicación, divulgación de las actividades y difusión de las Guías de Práctica Clínica. Y, evidentemente, seguir apoyando la revista Medicina Oral, Patología Oral y Cirugía Bucal, la única revista de Odontología española con factor de impacto.

—¿En qué momento se encuentra la Sociedad que preside?
—En estos momentos, SECIB tiene unos 1.400 socios, entre asociados y titulares. Si añadimos los miembros SECIBJoven, la cifra está por encima de los 2.000. En el ejercicio de la anterior junta directiva se organizaron cursos o talleres de formación continuada en diez ciudades repartidas por toda la geografía española. Además, SECIB tiene convenios con tres colegios de dentistas y seis sociedades científicas.

—La última junta directiva de SECIB ha apostado por atraer al odontólogo joven a la Sociedad –se creó SECIB Joven, se firmó un convenio con ANEO…–. ¿Ha calado esta apuesta entre los futuros odontólogos?
—SECIB Joven ha supuesto un aumento de las inscripciones a la sociedad. Pero aún es pronto para ver si este aumento se traducirá en una fidelización de los jóvenes. Por otra parte, el Congreso SECIB Joven ha sido un gran éxito, y es un formato que vamos a mantener. SECIB Joven es una excelente idea que tiene que ir tomando forma.

—Como profesor universitario de Grado y postgrado, ¿cómo ve su campo dentro del panorama formativo nacional?
—La oferta de Grado es claramente excesiva. Cuando estudié Odontología había siete facultades que la impartían. Ahora, la cantidad de facultades públicas y privadas ha elevado tanto la oferta de titulados, que muchos están en paro, trabajan en otro sector, han emigrado o tienen un empleo precario. La profesión reclama hace tiempo un númerus clausus, pero es clamar en el desierto. Hace unas semanas leía en una entrevista donde preguntaban a los premios extraordinarios de licenciatura de Odontología sobre sus perspectivas profesionales. Una odontóloga respondía que no había podido encontrar trabajo en un año, y que había decidido dedicarse a la Medicina. Que los mejores estudiantes deban cambiar de profesión debería preocuparnos profundamente. Por otra parte, la proliferación de clínicas dentales, las franquicias, los seguros dentales, la publicidad de precios y la banalización de la salud dental ofrecen un panorama desolador.

En cuanto a los postgrados, la ausencia de una especialidad oficial hace que la formación postgraduada en Cirugía Bucal sea poco homogénea. El estudiante puede sentirse confuso. Además, dichos programas son caros y exigen una dedicación intensiva, que dificulta la obtención de ingresos. Esto, unido a la falta de becas, hace que la igualdad de oportunidades no sea efectiva. Esperemos que la creación de las especialidades permita tener un sistema de acceso equitativo. Lo contrario sería difícil de entender.

Realmente esta mala situación contrasta con el prestigio que tienen muchos equipos docentes de universidades españolas. Tenemos excelentes docentes, pero no se ha protegido adecuadamente a nuestra profesión.

—¿Qué papel juegan a su juicio las sociedades científicas en la formación continua del profesional de la Odontología?
—Debería ser un papel muy importante. La formación continua es obligatoria en muchos países, y particularmente en la Unión Europea. Sin embargo, en España parece relegada a un segundo término. Las sociedades científicas, junto con las universidades y los colegios de dentistas, pueden contribuir a diseñar programas de formación continuada que eleven el nivel de la profesión. SECIB ha ido aumentando los cursos de formación continuada, y muchos de estos cursos han ido cambiando de localización. Personalmente, he participado en cursos de SECIB en Málaga, Pamplona, Alicante… Es importante llegar al dentista, no sólo de las grandes urbes, sino también a aquellos del ámbito rural o de ciudades más pequeñas.

Y no sólo hay que hablar de los temas más en candelero o que pueden tener más interés comercial. En el curso precongreso de SECIB se habló de quistes de los maxilares, por ejemplo. Un tema de actualidad porque la clasificación de tumores y quistes de maxilares de la OMS está a punto de cambiar. Y estos temas interesan también al dentista.

De izda. a dcha. el actual presidente de SECIB, el Dr. Eduard Valmaseda; José Luis del Moral, director de GACETA DENTAL, y David Gallego, anterior presidente de la sociedad.
De izda. a dcha. el actual presidente de SECIB, el Dr. Eduard Valmaseda; José Luis del Moral, director de GACETA DENTAL, y David Gallego, anterior presidente de la sociedad.

—¿Qué avances han sido los más destacados para la cirugía oral en los últimos años?
—En cuanto a la técnica, la aparición de tecnologías digitales, la cirugía guiada y la confección de estructuras protéticas tridimensionales asistida por ordenador. Otro campo de gran desarrollo es el progresivo abandono de las grandes cirugías de reconstrucción ósea por procedimientos menos invasivos. Hay que tener en cuenta la opinión del paciente, y este desea cirugías menos traumáticas.

También el conocimiento de la biología ósea y de los tejidos blandos nos han permitido mejorar los tratamientos. Ahora sabemos mejor cuándo hay que aplicar técnicas regenerativas o qué puede esperarse de los implantes inmediatos. Pero también conocemos mejor la biología de los tumores, quistes u otras lesiones de la cavidad oral.

Pero persisten las incógnitas. El tratamiento de los implantes con pérdida ósea. La periimplantitis es un caballo de batalla importante y cada vez lo será más, ya que una proporción de pacientes portadores de implantes, (que podría alcanzar hasta el 40%), la desarrollarán en los próximos años. Y aún no se han determinado protocolos de tratamiento efectivos a largo plazo.

—También es usted miembro del grupo de investigación biomédica IDIBELL. ¿Hacia dónde se dirigen las líneas de investigación más prometedoras en el campo de la cirugía oral?
—Las comunicaciones del congreso dan algunas de las ideas hacia las que parece ir la Cirugía Bucal: mayor conocimiento de la biología ósea y de los tejidos blandos, cirugía menos invasiva y una mayor digitalización de los procedimientos. Pero no debemos olvidar que la investigación también debe ir encaminada a las necesidades de los pacientes.

En privado…

– Nacido en… Barcelona, hace 44 años.
– Estado civil… Casado, con 3 hijos.
– Aficiones… La lectura, la música, los idiomas y los viajes.
– Deportes… Natación, yoga, senderismo, ajedrez.
Un libro… El Maestro y Margarita, de Mikhaïl Bulgakov.
– Una película… M, de Fritz Lang.
– Un lugar… Ciutat Vella, Barcelona.
– Música preferida… Ópera: Borís Godunov, de Mussorgskii. Popular: el blues.
– Viajes en cartera… Arizona y las Rocosas, en Estados Unidos.

¿Quién es Eduard Valmaseda?

– Licenciado en Odontología, Máster de Cirugía e Implantología Bucal y Doctor en Odontología. Facultad de Odontología. Universidad de Barcelona.
– Máster en Metodología de la Investigación: Diseño y estadística en Ciencias de la Salud. Universidad Autónoma de Barcelona.
– Profesor Titular de Cirugía Bucal y Profesor del Máster de Cirugía Bucal e Implantología Bucofacial. Facultad de Odontología. Universidad de Barcelona.
– Miembro del grupo de investigación biomédica IDIBELL.
– Board Europeo en Cirugía Bucal (EFOSS).
– Miembro del Comité Editorial de las revistas «Medicina Oral Patología Oral y Cirugía Bucal» y «Journal of Clinical and Experimental Dentistry».
–Autor de más de 50 artículos científicos indexados y de varios capítulos de libros.
-Ponente en congresos nacionales e internacionales.
-Práctica privada con dedicación preferente a Cirugía e Implantología Bucal en Manresa (Barcelona).