El Colegio de Dentistas de Madrid denunció el caso

Los dos condenados, debido a la denuncia del COEM ante los Juzgados de Instrucción de Madrid, ejercían como dentistas con el consiguiente riesgo que eso supone para el paciente y el perjuicio para la profesión.

Tras la denuncia presentada por el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid (COEM), el Juzgado de lo Penal nº25 de Madrid ha impuesto una pena de un año de prisión a un hombre y una mujer de nacionalidad cubana, por ejercer funciones propias de dentista sin estar habilitados para ello.

Los condenados habían adquirido una clínica dental en el distrito madrileño de Villaverde donde, sin título de dentista, desarrollaban acciones exclusivas de los odontólogos/estomatólogos, tales como como realización de empastes, extracciones, colocación de implantes dentales, etc. Además, uno de ellos, había instalado un laboratorio en el que fabricaba y manipulaba prótesis dentales, sin el título de protésico dental.

coem2El colegio madrileño denunció este caso ante los Juzgados de Instrucción de Madrid tras conocer, en el desarrollo de una inspección rutinaria de su agencia de detectives colaboradora, que había personas sin la titulación académica necesaria ejerciendo la profesión de dentista.

Asimismo, una colegiada del COEM, que había sido contratada por los intrusos para trabajar en la clínica, denunció el caso cuando supo que carecían de la titulación requerida.

Lucha contra el intrusismo

Es entonces cuando se produjo la intervención del Grupo V de la Inspección Central Operativa de la Policía Municipal de Madrid, unidad encargada de elaborar el atestado, que recopiló testimonios de pacientes y otros profesionales que habían prestado su trabajo en esta clínica.

En declaraciones del presidente del organismo madrileño, el doctor Ramón Soto-Yarritu, «la lucha contra el intrusismo profesional es una prioridad para el COEM, porque implica no sólo un importante riesgo para los pacientes, sino también un perjuicio para la profesión.

Consideramos que sólo a través de la formación continuada a nuestros profesionales y la defensa de la ética profesional podemos conseguir la excelencia en Odontología». En este sentido, continúa, «tenemos en marcha diferentes programas y proyectos para luchar contra las malas prácticas y ayudar a los pacientes a identificar una buena atención bucodental».