Quién es quién en el ámbito formativo del sector dental

Universidades públicas y privadas, centros de formación, colegios y asociaciones profesionales, sociedades científicas, industria, clínicas… todos estos agentes tienen su espacio y su papel  en el panorama formativo del sector dental. Descubramos quiénes son y qué ofrece cada uno de ellos.

Durante los últimos años, la oferta educativa en el sector de la Odontología ha experimentado un rápido crecimiento en España, caracterizado por el aumento de los programas de postgrado y de formación continua, así como de los centros e instituciones dedicados a impartir estos cursos.

Durante una de las mesas redondas organizadas en el Primer Salón de la Formación Dental, DENTALUS, celebrado hace unos meses en Madrid, el doctor David Gallego, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB), destacó que esta proliferación de los agentes formativos en nuestro país se produce: «por un lado, para atender las necesidades formativas de los odontólogos tras realizar el Grado, principalmente en aquellas áreas que requieren una mayor carga lectiva; y, por otro, para servir de especialización al profesional, un valor diferencial para destacarse en un mercado cada vez más competitivo».

Oferta formativa diversificada

Para dar una respuesta a estas necesidades han surgido en nuestro país multitud de actores que promueven acciones formativas. Así, en España interactúan universidades públicas y privadas, escuelas, colegios profesionales, asociaciones, sociedades científicas, empresas e incluso profesionales que imparten cursos por cuenta propia en sus clínicas dentales.

Los programas impartidos por estos agentes intentan adaptarse continuamente a la evolución y los constantes cambios que se producen en cuanto a técnicas, materiales y tecnologías, cuyos desarrollos hacen necesario que el profesional esté en permanente actualización de sus conocimientos.

La rápida evolución de la disciplina hace que no dé tiempo a incorporar todos los avances científicos y tecnológicos en los planes de estudios del Grado oficial de Odontología. De ahí, la importancia del papel que tienen los cursos de las diferentes organizaciones que imparten formación en el sector dental, ya que no solo profundizan en conceptos clásicos, sino que se adentran en los avances desde análisis y perspectivas complementarias.

Asimismo, los nuevos modelos de negocio que han irrumpido en el sector dental han contribuido a cambiar el concepto de negocio tradicional. De este modo, el odontólogo ha tenido que formarse en nuevas parcelas como gestión, marketing o comunicación para sobrevivir en un mercado cada vez más exigente.

Universidades, centros y clínicas

Alumnas de Odontología de la Universidad de Sevilla.
Alumnas de Odontología de la Universidad de Sevilla.

El número de universidades que imparten el Grado de Odontología en España se ha triplicado en los últimos diez años. Al mismo tiempo, los programas de postgrado que imparten estas instituciones han experimentado un crecimiento espectacular debido, por un lado, a que el elevado número de titulados obliga a los jóvenes dentistas a seguir formándose tras la carrera para tener más oportunidades laborales y, por otro, a la carencia de especialidades oficiales en España, que es suplida por títulos alternativos que intentan actuar como tales. Si bien éstos no pueden dotar al estudiante de una especialidad reconocida oficialmente, sí pretenden hacerlo a efectos prácticos. «Los jóvenes graduados quieren especializarse y los programas de postgrado tratan de dar respuesta a esa necesidad, lo que ha dado lugar a la dispersión de la oferta formativa», destaca la doctora María José Muñoz Leal, vicedecana de Odontología de la Universidad Europea de Madrid.

Las titulaciones universitarias de postgrado incluyen programas destinados, principalmente, a los odontólogos recién licenciados o con escasa experiencia profesional, generalmente en materias específicas de Odontología (Ortodoncia, Periodoncia, Implantología, Estética…), ofreciendo una perspectiva más amplia de ese área de conocimiento de la que se ofrece durante la formación de Grado.

Algunas universidades también imparten diplomas que se centran en técnicas concretas de una determinada disciplina odontológica y que están dirigidos a profesionales con más experiencia que quieren profundizar en un determinado aspecto de su profesión.

Los contenidos de los títulos universitarios, así como su profesorado, están sometidos a estrictos controles de calidad, por lo que siempre son una opción a tener en cuenta para aquellas personas que quieren adquirir o ampliar conocimientos y mejorar sus expedientes académicos.

Al margen de la oferta universitaria, en el ámbito de la formación dental nos encontramos con centros o escuelas que ofrecen una variada gama de cursos de formación continua adaptados a todo tipo de profesionales.
Estos programas, dirigidos tanto a recién graduados como a odontólogos, suelen tener una importante carga práctica y están encaminados a capacitar, perfeccionar y reciclar los conocimientos de los profesionales para dotarles de más herramientas para competir en el mercado laboral. Su oferta suele ser flexible, incorporando a su programación los cursos que el mercado más demanda en cada momento.

Por otro lado, cada vez son más los profesionales que se adentran en la docencia e imparten cursos de formación en sus clínicas dentales. Algunos de ellos suelen contar con el apoyo de casas comerciales, ejerciendo, en algunos casos, como asesores científicos de las firmas.

Cursos para colegiados y asociados

Los colegios profesionales de odontólogos, higienistas y protésicos dentales, las sociedades científicas y demás asociaciones del sector organizan periódicamente cursos destinados a mejorar las competencias de sus colegiados o asociados.

Muchos de los programas que imparten estas organizaciones son de corta duración –una o dos jornadas– están destinados a profesionales y se centran en temas de actualidad e interés profesional.

La calidad de sus cursos viene avalada por sus comisiones científicas, órganos que determinan y seleccionan los programas que pueden tener mayor interés para sus colectivos.

Congreso Bienal del COEM 2015.
Congreso Bienal del COEM 2015.

Además, las sociedades científicas realizan una importante labor formativa, centrándose en el área de conocimiento que representan y aportando programas altamente especializados. Según el presidente de la Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética (SEPES), el doctor Juan Ignacio Rodríguez, «la formación postgraduada debe estar en manos de las universidades, pero en la formación continua de los odontólogos, las sociedades tenemos mucho que aportar».

Por otro lado, las sociedades científicas y asociaciones del área dental son las principales generadoras de congresos, simposios o jornadas formativas y suelen invitar a profesionales de prestigio nacional e internacional para impartir conferencias de un alto nivel científico.

Estas reuniones profesionales con frecuencia cuentan con el apoyo de la industria o de los colegios profesionales para confeccionar programas científicos de interés para los profesionales del sector.

La industria como agente formativo

Fuera del ámbito académico no podemos olvidarnos de los cursos que imparten las empresas del sector dental. La industria tiene un importante papel en la formación odontológica y, en muchas ocasiones, es la encargada de transmitir a los profesionales los nuevos avances que se producen en el sector, difundiendo con ello toda su labor investigadora y formando a los dentistas en nuevas áreas de conocimiento y especialización. Así, las empresas tienen especial relevancia en la formación de nuevas técnicas, productos, tecnologías y materiales, cuyos avances surgen tan rápidamente que, muchas veces, las universidades y centros de formación no tienen tiempo de incorporarlos en sus programas de estudio.

Margarita Alfonsel, secretaria general de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), durante una de sus intervenciones en DENTALUS, Salón de la Formación Dental, declaró que «el sector empresarial, consciente de la importancia que tiene el proceso formativo en los dentistas, trabaja firmemente para que la formación en el manejo de sus productos y tecnologías se base en principios de profesionalidad y responsabilidad, ofreciendo una información veraz, transparente y adecuada al profesional».

Asimismo, no podemos olvidar que el apoyo de las empresas del sector dental es esencial en muchas actividades formativas que desarrollan otras organizaciones, como las universidades, los colegios y asociaciones profesionales o las sociedades científicas.

A tener en cuenta…

La variedad de oferta dificulta la elección del estudiante o profesional demandante de formación. Por eso, es muy importante que estos, antes de decantarse por alguna opción, hagan un análisis exhaustivo para escoger el programa que mejor se adapte a sus necesidades.

Quienes deseen adquirir la Guía impresa pueden hacerlo a través de la Tienda GACETA DENTAL, escaneando este Código QR.
Quienes deseen adquirir la Guía impresa pueden hacerlo a través de la Tienda GACETA DENTAL, escaneando este Código QR.

Respecto al centro, la reputación de la institución que desarrolla el curso es uno de los aspectos más importantes a valorar, evaluando su trayectoria, el número de promociones que ha formado o el desarrollo profesional de sus titulados. La supervisión de los programas formativos por organismos educativos y profesionales es otra garantía de calidad.

GDF, una herramienta de ayuda

La Guía de Formación GACETA DENTAL (GDF) recoge una serie de pautas para ayudar a los estudiantes y profesionales del sector odontológico a elegir el centro y el programa más acorde a sus necesidades y expectativas.
Para acceder a esta obra visite la web www.gacetadental.com/formacion y escoja entre los diversos soportes de consulta: papel, on line, ebook, APP (para Android y Apple) y página web.