El consejero de Sanidad de Madrid acudió a un Ciclo de Conferencias sobre el SNS

CONSEJEROEl consejero madrileño destacó la existencia de una necesidad de cambio derivada de la evolución de la población hacia una mayor longevidad y cronicidad. Para Martos, el consenso en la Asamblea de Madrid en iniciativas sanitarias apunta al Pacto por la Sanidad.

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, presente en una conferencia organizada por Previsión Sanitaria Nacional y la Fundación Ad Qualitatem, dentro del segundo ciclo La Calidad del SNS, afirmó que «la población, al tiempo que sabe y exige más, es una población de mayores y enfermos crónicos. Por ello, tenemos que empezar a pensar, más que en sanidad, en salud. Tenemos que pensar en una ruta sociosanitaria».

En su intervención también señaló que «estamos más cerca del ansiado Pacto por la Sanidad», al menos en Madrid. La mejor prueba, según sus palabras, ha sido la aprobación por unanimidad de determinadas iniciativas en materia sanitaria. La conferencia giró en torno a diferentes aspectos de la Consejería que, para Sánchez Martos, son verdaderos indicadores de calidad en la Sanidad. En esta línea, el consejero ha destacado que «la calidad es el verdadero eje de la sostenibilidad. Si el dinero no se utiliza adecuadamente, la sostenibilidad no sería posible».

Sanidad solidaria

A este respecto, ha confesado la responsabilidad que supone gestionar más de 7.000 millones de presupuesto sanitario (el 41,6% del total). «No soy experto en gestión», afirmó, destacando al mismo tiempo la importante labor del equipo de expertos de la Consejería, del mismo modo que puso en valor el papel de la formación de todos y cada uno de los profesionales sanitarios. Precisamente, en este ámbito profesional, y en lo que respecta a la polémica sobre la prescripción enfermera, «hace falta mediar».

Por otro lado, Martos dijo «sí» a la asistencia domiciliaria, la Atención Primaria y a la inclusión de más nuevos profesionales sanitarios. Sánchez Martos declaró que «defendemos una sanidad de calidad, universal, no gratis. Somos todos corresponsables, se trata de una sanidad solidaria». A este respecto se ha referido, como ejemplos, a la asistencia a inmigrantes en situación irregular, o a la posibilidad de contratos autonómicos con empresas para revertir parte de los beneficios en responsabilidad sociosanitaria, aludiendo a los beneficios fiscales para estas compañías.