273_Actualidad
Los responsables de SEPA y SEC señalaron la importancia de que el informe llegue a dentistas, médicos de Atención Primaria, cardiólogos y pacientes.

Las sociedades SEC y SEPA presentan un documento pionero

El informe, elaborado conjuntamente por la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), incluye consejos prácticos con el objetivo de prevenir las enfermedades cardiovasculares y periodontales de manera conjunta.

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) han colaborado en la creación del primer documento de nuestro país para prevenir conjuntamente las patologías cardiovasculares y periodontales. Así, los profesionales de estas dos disciplinas se han dado la mano para luchar en materia de prevención ante la creciente evidencia científica que relaciona las afecciones de las encías con las del corazón.

De la boca al corazón

273_Actualidad
Los responsables de SEPA y SEC señalaron la importancia de que el informe llegue a dentistas, médicos de Atención Primaria, cardiólogos y pacientes.

El documento resultante, que ha contado con la colaboración de DENTAID, invita a cambiar los hábitos de vida, así como a replantear las estrategias de prevención y tratamiento en pacientes cardiovasculares y con enfermedad periodontal. «Si las encías están sanas, se reduce el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y, al mismo tiempo, los hábitos de vida saludables recomendados por los cardiólogos tienen un impacto positivo sobre el control de las patologías de la boca, de forma que todo está relacionado», afirma el Dr. Adrián Guerrero, vicepresidente de SEPA.

Los responsables de este informe son los doctores Juan José Gómez Doblas y Gonzalo Barón, por parte de la SEC, y Blas Noguerol, Adrián Guerrero y David Herrera, por parte de SEPA. Estos profesionales no sólo recalcan que la enfermedad periodontal es un factor de riesgo cardiovascular sino que, además, es preciso que cardiólogos y odontólogos colaboren de forma activa y conjunta. «El objetivo es aportar recomendaciones de prevención para cardiólogos, médicos de Atención Primaria y dentistas que permitan ayudar a la prevención conjunta de las enfermedades cardiovasculares y periodontales, en base a la evidencia científica disponible», indica el Dr. Blas Noguerol.

«Es la primera vez en que cardiólogos y periodoncistas se sientan para consensuar recomendaciones que se puedan aplicar al manejo clínico de nuestros pacientes», destaca el Dr. Adrián Guerrero, quien señala como «imprescindible» que ambas especialidades trabajen unidas para trasladar esta información tanto a la profesión médica y odontológica como a la población general. Según aconseja el Dr. Guerrero, «los cardiólogos deben valorar la periodontitis como un factor de riesgo cardiovascular más, teniéndolo en cuenta en su manejo integral del paciente y derivándolo a un periodoncista para que trate este problema». Y de la misma manera, «los periodoncistas deben tener especiales precauciones a la hora de tratar a un paciente con problemas cardiovasculares y pueden ser de gran ayuda para prevenir o detectar precozmente trastornos relacionados con la esfera cardiovascular».

Un documento pionero

El informe, según el Dr. Gonzalo Barón, del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla), «aporta un gran valor y es innovador, ya que, hasta ahora en España no se había hecho nada parecido, a pesar de la evidencia existente». Además, «sienta las bases de una colaboración estrecha entre profesionales sanitarios aparentemente muy alejados», añade el Dr. Juan José Gómez Doblas, presidente de la Sociedad Andaluza de Cardiología.

273_Actualidad
Cardiólogos y periodoncistas consensuan por primera vez recomendaciones para aplicar el manejo clínico de los pacientes.

Para el doctor Blas Noguerol «este documento defiende la necesidad de que tanto cardiólogos como periodoncistas pasen de la mera concienciación a ser agentes activos de promoción de salud de forma cruzada». Por eso, explica el Dr. Gonzalo Barón, «que se elabore y difunda este documento en las consultas, sobre todo de Odontología, va a ayudar a incrementar el conocimiento de la prevención de las enfermedades cardiovasculares en esta población».

En este informe, además de ponerse de relieve la plausibilidad biológica y la asociación epidemiológica entre la enfermedad periodontal y cardiovascular, se extraen ideas y reflexiones concluyentes sobre las evidencias clínicas más recientes que vinculan estas enfermedades sistémicas. Junto a esto, y como valor añadido innovador, el documento incorpora las principales recomendaciones de organismos internacionales basadas en documentos de expertos.

Enfermedades correlacionadas

Los organismos científicos y profesionales reconocen ya el impacto de la relación entre enfermedades periodontales y algunas patologías cardiovasculares, insistiendo en la necesidad de emprender actuaciones para la prevención de ambas patologías. «Existen datos contrastados de relación causal entre ambas afecciones y de la influencia que tienen en ambas enfermedades los mismos factores de riesgo (obesidad, tabaco o síndrome metabólico)», destaca el Dr. Gonzalo Barón.

Sin duda, afirma el Dr. Gómez Doblas, «el control de la enfermedad periodontal supone un beneficio en el control de la inflamación sistémica, que se relaciona con eventos cardiovasculares agudos de alto impacto».