Estudio sobre salud oral infantil

Los resultados de un estudio, elaborado por Colgate Palmolive sobre 7.500 padres de toda Europa, revelan que el 43,1% de los niños no se cepillan los dientes el tiempo suficiente y el 33,6% se olvida completamente de las piezas dentales posteriores cuando realizan la higiene oral, deficiencias en las rutinas que provocan que, a la edad de siete años, un 16,2% tenga algún empaste y a un 12% ya se le haya extraído algún diente.

Los resultados de España están en línea con la media europea, tanto en relación a la falta de unos buenos hábitos de cuidado dental como por el alcance de las intervenciones dentales que precisaron los niños. La encuesta revela disparidad en la frecuencia de las consultas. Así, los niños españoles acuden menos al dentista que los franceses: 45,6% lo visitan una vez al año, frente al 40,4% en nuestro país.

El papel de los educadores dentales

Los resultados de este estudio han motivado el lanzamiento de la campaña «Misión Salud Bucodental (MBS)» en España, una iniciativa de Colgate Palmolive que tiene como objetivo animar a las familias a realizar «un poco más cada día» en beneficio de la mejora de su salud bucodental. «Los profesionales dentales tienen un papel crucial a la hora de educar a los padres sobre la mejor forma de cuidar su salud bucodental y la de sus hijos», afirmó Effie Mataliotaki, directora de Comunicaciones en Colgate Palmolive Europa. «Estos nuevos e impactantes resultados recalcan que el papel educativo de los profesionales dentales sigue siendo crucial. A través de esta campaña, dirigida a optimizar la salud dental de toda la sociedad, Colgate quiere apoyar a los dentistas en sus esfuerzos por mejorar los estándares del cuidado bucodental, dándoles acceso a los mejores materiales y recomendaciones de expertos».

La firma proporcionará una variedad de recursos educativos a los profesionales dentales y realizará la difusión de la campaña en los medios de comunicación y redes sociales para transmitir el mensaje de que los pequeños cambios introducidos en la rutina diaria pueden traducirse en grandes mejoras de la salud bucodental, recalcando el impacto positivo que los padres pueden tener sobre la salud de los dientes y la boca de sus hijos a través de divertidos ejercicios, como cepillarse los dientes todos juntos en familia.