Un premio al trabajo de nuestros clínicos
José Cruz Martín Pozo, director gerente de Excelencia Odontoprotésica.

XVII Premios Gaceta Dental

Aunque aún está dando sus primeros pasos, Excelencia Odontoprotésica ha arrancado con fuerza. La organización, que apuesta por asegurar la calidad de los servicios y productos odontológicos a lo largo de todo su proceso de elaboración, patrocina la primera edición del Premio Caso Clínico GACETA DENTAL.

Un premio al trabajo de nuestros clínicos
José Cruz Martín Pozo, director gerente de Excelencia Odontoprotésica.

—¿Qué ha llevado a Excelencia Odontoprotésica a patrocinar el I Premio Caso Clínico GACETA DENTAL?
—Excelencia Odontoprotésica nace con un objetivo claro y primordial: promover y asegurar la calidad y la excelencia de los servicios y productos odontoprotésicos a lo largo de todo el proceso de elaboración de los mismos, desde el análisis de la necesidad de la prótesis hasta su implantación definitiva en el paciente. Pensamos que el dentista, como responsable último – que no único– del control de la calidad, ha de tener una vocación y una profesionalidad basada en unos conocimientos científicos y técnicos que deben ser fomentados e incentivados todo lo posible y desde cualquier ámbito, público o privado. Patrocinar este premio es una manera de contribuir a promover el estudio y la práctica en las mejores soluciones para la problemática que presentan los pacientes.

—¿Qué supone para su organización colaborar con estos galardones?
—Como organización que, en estos momentos, se da a conocer al sector, con unas metas y unos objetivos totalmente innovadores, poder colaborar con unos premios de tanto prestigio supone un privilegio y una ocasión única para contribuir a expandir la filosofía común que nos inspira, tanto a GACETA DENTAL, como a Excelencia Odontoprotésica, y que no es otra que fomentar el conocimiento, la calidad y la mejora continua de todos los profesionales de la salud bucal y, por tanto, de la salud integral de todos los ciudadanos de este país.

—¿Qué aporta su empresa al panorama odontológico español y qué objetivos se ha marcado?
—Un concepto totalmente nuevo y único en el sector: la certificación de calidad integral de los productos protésicos, incluyendo todos los procesos de su elaboración y un control de requisitos de calidad, que pueda certificar que las prótesis realizadas cumplen los condicionantes que las definen como productos idóneos para su función.
Nuestro principal objetivo es poder garantizar al paciente la calidad del producto que se le implanta, al tiempo que informar a la sociedad de la importancia que tiene para su salud general una prótesis correctamente realizada.

—¿Cómo ven desde su organización el presente y futuro del sector?
—Estamos en una etapa en la que, por diversos motivos, y no solamente económicos, el sector está sufriendo una degeneración en la calidad asistencial. En un campo en el que la formación y la concienciación ciudadana, en cuanto a su importancia sanitaria, es poco menos que simbólica y está basada más en una idea de «complemento de belleza» que de salud, es muy fácil hacer llegar la percepción al ciudadano de que todo es igual y que solo existe la diferencia del precio. Esta idea lleva a una competencia por el «low cost» que repercute en la calidad final de las prótesis. De alguna forma hay que luchar contra esta tendencia y volver a los principios de la ética profesional porque si no los que sufrirán las consecuencias serán los pacientes.