El triple de hombres se ve afectado por la apnea del sueño respecto a las mujeres y la primera llamada de atención recae en la propia pareja o familiares del paciente.

La apnea del sueño está cada vez más presente en los hogares. Según un estudio elaborado por el doctor Alberto Cuevas, en la actualidad más de 40.000 malagueños (el 4% de la población) padecen esta patología derivada del ronquido que dificulta la respiración durante el sueño y acarrea graves riesgos para la salud como la hipertensión, la somnolencia e incluso una diabetes no tratada.

La detección de esta patología supone otro campo de batalla dentro de su tratamiento, ya que sólo una de cada cinco personas afectadas está diagnosticada. «La apnea del sueño es un problema poco conocido, silente, pero muy prevalente en la sociedad actual», explica el doctor Alberto Cuevas, responsable de la Unidad de Ronquido y Apnea del Sueño de su clínica malagueña hace 25 años. Según el experto, los continuos avances tecnológicos permiten acortar la vida de la enfermedad: «El tratamiento del dispositivo de avance mandibular es eficaz en un 90% de los casos moderados».

También en la población infantil

El triple de hombres se ve afectado por la apnea del sueño respecto a las mujeres y la primera llamada de atención recae en la propia pareja o familiares del paciente. El cansancio constante, la somnolencia o el ronquido intenso son los principales síntomas para diagnosticar la enfermedad. El 15% de los roncadores sufre de apnea del sueño.

Aunque la causa fundamental de esta patología reside en la presencia de lesiones en la vía aérea superior, como la hipertrofia de las amígdalas o de la úvula o la existencia de paladar flácido, también puede estar asociada a la obesidad, el hipotiroidismo y otros factores como el consumo de alcohol o tabaco. El control y diagnóstico de la apnea del sueño es especialmente importante en pacientes con sobrepeso, fumadores, personas sedentarias o con bronquitis crónica.

Esta patología no es sólo propia de los adultos. Son muchos los niños que padecen la enfermedad de forma silente. Respiración ruidosa, dormir con boca abierta, mal aliento, otitis u otras infecciones de la vía aérea provocan un cansancio constante y, en numerosas ocasiones inexplicable, en los menores de la familia.

La importancia del diagnóstico precoz

Según este estudio, el diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado pueden disminuir las consecuencias neurológicas y tener un efecto favorable en la salud cardiovascular de las personas afectadas. «Es fundamental realizar un estudio del sueño y un estudio anatómico para un adecuado tratamiento y un conocimiento exhaustivo del problema», afirma el doctor Cuevas.

Se ha demostrado que la prevalencia del ronquido y la apnea del sueño son muy altas en la sociedad actual. Las cifras son claras al respecto: cerca del 25 por ciento de la población padece las consecuencias del ronquido. Y aproximadamente un 45% de los adultos ronca de forma ocasional y un 25% lo hace de forma habitual. La prevalencia del SAOS o Síndrome de apnea obstructiva del sueño oscila entre el 4-6% de los varones y el 2-4% de las mujeres entre la población general adulta de mediana edad, cifra que aumenta notoriamente con la edad.

La falta de diagnóstico es uno de los principales problemas al que se enfrentan los especialistas, ya que se estima que sólo de un 5 a un 9% de la población que padece esta patología está diagnosticado. «La investigación clínica busca alternativas de diagnóstico a la costosa polisomnografía que actualmente constituye la prueba de referencia en los hospitales españoles», explica el doctor Cuevas, quien asegura que «es muy recomendable que la administración sanitaria impulse el plan de Odontología preventiva vigente ya que es una prioridad sanitaria de gran relevancia».