Dr. Luis Cuadrado de Vicente

En esta serie de artículos sobre el manejo del sector antero-superior atrófico y sus distintas opciones terapeúticas, queremos presentar el uso de un sistema (Sonicweld RX) de fijación ósea y regeneración ósea guiada, basado en material reabsorbible, ácido poliláctico.

La peculiaridad de este sistema de fijación es:

1. Material biocompatible y reabsorbible.

2. Compuesto de pins de fijación, membranas y mallas de distintos tamaños, morfología, espesores y longitudes.

3. Fijación intraósea y del propio material mediante soldadura ultrasónica.

4. Material termoadaptable a las características del defecto y de la regeneración planeada. Space Making.

El material usado es un polímero de ácido poli-d Láctico (Resorb X), usado desde el año 2001 en neurocirugía y máxilofacial infantil, incorporando la soldadura ultrasónica en 2005 y, recientemente, ampliando su uso al campo dental.

El sistema está compuesto de láminas, membranas y pins de distintos tamaños y grosores que van a ser reabsorbidos por hidrólisis, manteniendo su función mantenedora de espacio y de retención del material de injerto. Posteriormente, (10 semanas), se inicia el proceso de reabsorción mediante hidrólisis y metabolismo local, sin ocasionar patología local.

El sistema precisa de una unidad de soldadura ultrasónica (Sonicweld) y fresas para crear el lecho de los pins. Una vez creado con la fresa el lecho, el pin se lleva a la zona receptora mediante el terminal ultrasónico y, al activarlo, el pin penetra en el lecho, introduciéndose entre las trabéculas óseas.

Una vez fraguado, en unos segundos, podemos soldar la membrana, lámina o malla elegida sobre la cabeza del pin, creando así un espacio rígido que puede mantener el injerto en posición.

El material además es termoadaptable, sumergiéndolo en suero fisiológico caliente podemos adaptarlo y darle forma.

Su particularidad es que, a través del proceso de «soldadura» el polímero se introduce en la propia arquitectura ósea, lo que aumenta enormemente su capacidad de retención inicial. Permite construir un entramado rígido y reabsorbible, totalmente biocompatible, de regeneración ósea.

Una vez creado el entramado de regeneración, el material debe ser recubierto con una membrana de colágeno reabsorbible.

Como siempre, es necesario un cierre primario sin tensión y evitar cargas sobre la zona regenerada.

Presentamos un caso clínico en el que hemos usado el sistema para dar volumen a una zona premaxilar atrófica.

Se trata de una paciente de edad media en la que, dada una EP avanzada, se realizaron exodoncias múltiples.

El caso era muy desfavorable, de hecho, la opción más lógica, en función de su situación ósea remanente, era el uso de injertos de cresta iliaca.

Sin embargo, tras dos meses de cicatrización postexodoncia, se objetivó una muy favorable regeneración ósea y la presencia de zonas con suficiente volumen para recibir implantes.

Descargar/