Es noticia…

Golosinas más saludables.

Investigadoras de la Universitat Politècnica de València (UPV) han desarrollado una nueva fórmula para la obtención de espumas del tipo nube de azúcar con propiedades prebióticas y que no provocan caries.

La nueva formulación, informan desde la UPV, permite obtener un producto que no provoca picos de glucosa en sangre por su bajo índice glicémico e insulinémico y, además, favorece el crecimiento de la flora intestinal.

La clave de la fórmula creada por las investigadoras del Instituto Universitario de Ingeniería de Alimentos para el Desarrollo (IIAD) de la UPV, reside en la sustitución de los azúcares habitualmente utilizados en la fabricación de estos productos por dos ingredientes naturales, un azúcar (la isomaltulosa) y una fibra soluble (la oligofructosa).

Premio a un trabajo de xerostomía de la Universidad de Granada.

El equipo de investigadores, liderado por el Prof. Dr. Gerardo Gómez Moreno, de la Facultad de Odontología de la Universidad de Granada ha recibido el Premio Pablo Gálvez Pruñonosa por la investigación titulada: «Evaluación de la eficacia de un sialogogo tópico en spray con ácido málico 1% en personas mayores con xerostomía: Un ensayo Clínico aleatorizado a doble ciego».

Este galardón es un reconocimiento de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Andalucía Oriental dirigido a odontólogos, estomatólogos y licenciados en Medicina.

Biomateriales para ingeniería de tejidos.

El Dr. Cristian Covarrubias de la Universidad de Chile ha obtenido el Proyecto Fondecyt Regular que tratará de responder a la necesidad de regeneración de tejido óseo perdido por traumas o patologías de alta prevalencia en su país.

El objetivo es desarrollar un biomaterial que permita abordar la necesidad tanto de reparar el tejido óseo, perdido ya sea por un trauma o por enfermedad periodontal; así como cuando se requiere para la colocación de un implante.

Según el Dr. Covarrubias, «lo que hoy se necesita son biomateriales más avanzados que permitan estimular la generación de un tejido nuevo, con características lo más parecidas a las que tenía el hueso antes de su destrucción, situación que se produce naturalmente cuando se pierde una pieza dental por infecciones o traumas».

El desarrollo de este material permitirá además de reducir notablemente el plazo de rehabilitación del paciente, disminuir la tasa de fracaso de los implantes dentales.