Dr. Luis Cuadrado de Vicente

El manejo de los tejidos en la zona estética es fundamental para obtener el mejor resultado en nuestras rehabilitaciones con implantes. En la actualidad existen diferentes protocolos de actuación, sin embargo, no está claro el que debemos elegir en cada situación clínica. Dicho de otra manera, no podemos pensar en aplicar el mismo protocolo en todos los casos.

Si repasamos los diferentes artículos, sin duda, llegaremos a dos conclusiones:

1. Todos los autores muestran excelentes resultados con sus protocolos.

2. Los protocolos varían mucho en cuanto a tiempos, pasos, material de injerto, colocación de implantes y membranas de regeneración.

En líneas generales las diferencias son:

1. Cicatrización por segunda intención o no.

2. Implantes inmediatos o no.

3. Injerto autólogo solo, heterólogo solo o mezcla de ambos.

4. Membrana de colágeno o Gore-Tex.

5. Injertos de conectivo.

Esta ficha clínica no pretende ser un artículo científico, sino una ficha de consulta que pueda servir para aportar nuestra experiencia en este campo y que eventualmente pueda servir a la hora de elegir la técnica adecuada.

Nuestra opinión sobre los puntos anteriores es:

1. Cicatrización.

Pensamos que es mejor dejar cicatrizar los tejidos por segunda intención en muchas situaciones. No en todas, pero permitir a la naturaleza regenerar la cobertura de tejidos blandos en fundamental. En la mayoría de los casos no debemos sobrepasar un mes de cicatrización.

Sin embargo, hay situaciones en las que deberemos esperar hasta seis meses a su completa maduración. Debemos recordar aquí que el período de cicatrización de una herida epitelial es de un año. En ese período la cicatriz no se considera estable y siempre hay modificaciones.

Como pauta general diremos que a mayor pérdida ósea, más tiempo debemos dejar de cicatrización por segunda intención, a fin de tener un tejido capaz de hacer predecible y exitosa nuestra reconstrucción ósea.

Es decir, en los defectos compuestos (de tejido blando y duro), cicatrización por segunda intención.

Cuando el defecto compuesto es inexistente o mínimo se debe realizar el tratamiento en una fase, utilizando técnicas reconstructoras y colocación de implantes en la extracción.

2. Implantes inmediatos o no

Aplicar las reglas del punto anterior. A mayor complejidad, mayor tiempo hasta la colocación de los implantes.

Defecto inexistente… implante inmediato.

Defecto mínimo… cicatrización por segunda intención de un mes y, entonces, colocación de implante y tratamiento de la zona, sobrecorrigiendo y usando injerto conectivo en vestibular.

Descargar/