El Juzgado de lo Penal ya le había condenado a pagar 1.800 euros

El Juzgado de lo Penal ya le había condenado a pagar 1.800 euros

La Audiencia Provincial de Sevilla ha confirmado la pena de seis meses de multa, con cuota diaria de diez euros, interpuesta a un auxiliar de clínica de ortodoncia por el Juzgado de lo Penal de Sevilla por un delito de intrusismo profesional.

De esta forma, la sentencia de la Audiencia Provincial certifica que, en A.M.G., que estuvo trabajando en una clínica dental situada en la localidad de La Rinconada, «el elemento intencional en la conducta del acusado es clamorosa», ya que «para entrar a trabajar en la clínica se hizo pasar por odontólogo y no como auxiliar de clínica por razones obvias».

Tal y como expone el juez, el acusado se atribuyó la profesión de odontólogo, quien «por su cuenta y riesgo» colocó brackets, «los revisó, aquilató y corrigió directamente en la boca de los pacientes, decisiones todas ellas que exceden de una manera absoluta de las competencias propias de un auxiliar de clínica». Por razones expuestas, continúa la sentencia, procede desestimar el recurso de apelación interpuesto por el acusado, puesto que las alegaciones del mismo no tienen fuerza suasoria alguna para modificar los hechos que se declaran aprobados.

El asesor jurídico del Consejo Andaluz de Colegios Profesionales de Dentistas, Francisco Monedero, insiste en que es muy importante que cada profesional dentro de una clínica dental conozca y desarrolle las funciones que le correspondan según su titulación.

A raíz de estos casos, el Pleno del Consejo Andaluz ha redactado un informe en el que se explican de forma detallada cuáles son las funciones que corresponden a dentistas, higienistas dentales y a los auxiliares de clínica de ortodoncia.