Dra. Mª Jesús Sanz Escribano

Las lesiones benignas de los maxilares (LBM) comprenden un conjunto de patologías muy diversas que afectan a los huesos maxilares superior e inferior. En su diagnóstico diferencial se deben tener en cuenta diversos factores, como son los datos de prevalencia, historia clínica y el estudio radiográfico. El propósito de este estudio es determinar la frecuencia de presentación de las diferentes LBM atendidas en la provincia de Albacete en los últimos años, para ello realizamos un estudio retrospectivo durante el periodo 2006-2011 de todos los pacientes que obtuvieron este diagnóstico histológico tras ser intervenidos en el Hospital General Universitario de Albacete (Hospital de referencia). Asimismo se repasan las características radiológicas de los tipos hallados, ilustrándolo con imágenes de las ortopantomografías (OPG) y de las tomografías computarizadas (TC) que se les realizaron.

Palabras clave: lesiones benignas maxilares, quistes, tumores, prevalencia, hallazgos radiológicos.

Las lesiones benignas de los maxilares (LBM) constituyen un grupo heterogéneo de trastornos que afectan en mayor o menor medida al maxilar superior y a la mandíbula. Las que nos ocupan en este artículo las hemos clasificado de manera esquemática en:

• Quistes odontogénicos

• Quistes no odontogénicos

• Quistes sin revestimiento epitelial o seudoquistes

• Tumores odontogénicos

• Tumores no odontogénicos

• Lesiones fibro-óseas

No nos vamos a extender en cada una de ellas ya que no es el propósito de este artículo, pero sí comentaremos algunas generalidades a modo de recordatorio.

Quistes odontogénicos

Se originan del componente epitelial del aparato odontogénico o de sus restos celulares. De acuerdo a su patogénesis se clasifican en lesiones del desarrollo o bien de tipo inflamatorio (1,2). En general, suelen ser asintomáticos en sus etapas iniciales, a menos que se infecten secundariamente o alcancen un tamaño significativo (1).

  

"Descargar/"