Dra. Leana Kathleen Bragança

Introducción

El tratamiento multidisciplinar es esencial e imprescindible para un resultado quirúrgico y prostodóncico de éxito.

Cuando un paciente viene a nuestra consulta existen una serie de factores y posibles hipótesis de tratamiento que tienen que ser valorados. La limitación ósea es un gran adversario a la hora de rehabilitar. Pero los avances tecnológicos y clínicos han hecho posible rehabilitar a nuestros pacientes hasta en las situaciones más críticas. La rehabilitación del maxilar superior es uno de los grandes retos de la implantología debido a la atrofia que produce la ausencia de los dientes y pneumatización del seno maxilar.

A nivel de la zona posterior del maxilar se considera necesario una altura de hueso de 6 mm y una anchura mínima de 7 mm para la colocación de implantes.

En situaciones clínicas donde estas medidas no están presentes, la técnica de elevación de seno es una excelente opción terapéutica.

Esta técnica surgió en 1975 con H. Tatum, sufriendo después alteraciones (1-4).

La colocación de los implantes simultánea a la elevación del seno maxilar tiene ventajas directas, una vez que disminuye la morbilidad debido al menor número de intervenciones quirúrgicas, menor tiempo de cicatrización y menor riesgo de reabsorción del material injertado (5-9).

Misch y cols. afirman que con la altura de 5-8 mm se puede estabilizar un implante en el mismo procedimiento quirúrgico (10).

Keller y cols realizaron la elevación del seno maxilar simultánea con la inserción de implantes (en una fase) y obtuvieron éxito en el 94% de los 20 casos tratados (11).

El uso de biomateriales conjuntamente con las elevaciones de seno traen, sin duda, grandes ventajas. El betafosfato tricálcico es uno de los biomateriales más comúnmente utilizados en combinación con el hueso autólogo del paciente.

La limitación ósea es, sin duda, uno de los grandes desafíos, pero en los días de hoy el concepto de estética es la prioridad de nuestros pacientes, siendo este uno de los grandes desafíos clínicos.

El concepto de estética puede ser definido como un estado de armonía y de equilibrio de las proporciones faciales establecidas por las estructuras esqueléticas, dentales y tejidos blandos.

"Descargar/"