Dr. Luis Cuadrado de Vicente

El tratamiento con implantes unitarios frecuentemente se complica porque en muchos casos el volumen óseo disponible para insertar el implante es muy reducido. Además, normalmente esta situación se complica al tratarse de una posición muy estética, en dientes anteriores y precisa de maniobras terapeúticas múltiples a varios niveles: déficit gingival, atrofia ósea y presencia de raíces de dientes adyacentes en situación comprometida.

En cualquier caso, el denominador común a todos estos casos es:

1.Debemos respetar al máximo el volumen óseo disponible, esto es, fresando mínimamente y colocando el implante casi como si hiciéramos expansión ósea.

2.Por supuesto hay que evitar lesionar las piezas adyacentes.

Si reflexionamos nos damos cuenta de que para cumplir estos dos compromisos lo ideal es usar un implante de diámetro menor a los considerados estándar.

Esta idea, por supuesto, no es nueva. En toda la historia de la implantología oral se han usado implantes de menor diámetro en estos casos. Los famosos Micro-vent de la antigua empresa Core-Vent eran un ejemplo claro.

Descargar/