La necesidad de realizar una radiografía antes de comenzar un tratamiento, que las limpiezas de boca no sólo no estropean los dientes sino que son recomendables, que el cáncer de boca se cura, o que es importante acudir al dentista durante el embarazo son algunas de las recomendaciones que la organización colegial ha difundido para acabar con los temores infundados.

El temor a acudir a la consulta del odontólogo es, según la Organización Mundial de la Salud, una circunstancia recurrente en todo el mundo. De hecho, este organismo ha indicado que, al menos, un 15% de la población del planeta padece este miedo. Al mismo tiempo, otro amplio porcentaje padece algún cuadro de ansiedad cuando acude al dentista. Este hecho adquiere especial relevancia si consideramos que la visita al especialista debería producirse al menos una vez cada seis meses.

El Colegio de Dentistas de Las Palmas, consciente de la importancia de este hecho, ya ha llevado a cabo distintas acciones para que los ciudadanos pierdan ese miedo, ya que no está justificado y su salud oral podría verse comprometida. Pablo Ramírez, vicepresidente del Colegio, asegura que la razón más común por la que se desarrolla la odontofobia es por una mala experiencia anterior. Algo que ocurre «por norma general, durante la infancia». Sin embargo, los nuevos tratamientos, cada vez menos invasivos, y las técnicas de abordaje hacen que las intervenciones en la boca sean prácticamente indoloras, por lo que en la actualidad raro es el pequeño que ha pasado por alguna situación desagradable.

Diez aclaraciones para perder el miedo

En una apuesta por la información como método para erradicar el temor de los ciudadanos a la consulta del odontólogo, el Colegio de Dentistas de las Palmas resume en diez apartados todo aquello que el paciente debe saber para perder el miedo al dentista.

En primer lugar, la organización colegial informa de la necesidad de realizar una radiografía antes de comenzar el tratamiento, para valorar el estado real de los dientes y detectar posibles patologías que a simple vista no se perciben. Además, «las radiografías digitales actuales emiten mucha menos dosis de radiación que las clásicas», aclara el informe.

Realizar una limpieza de boca es recomendable, al menos, una vez al año, con el objetivo de eliminar el sarro y evitar la aparición de gingivitis o el sangrado de las encías. Además, el Colegio puntualiza que la limpieza es un sencillo proceso que no estropea los dientes.

El tercer consejo colegial se dirige a la mujer embarazada, a quien se recomienda acudir al dentista tras el segundo trimestre del embarazo, a fin de vigilar de cerca la aparición de una posible enfermedad periodontal.

La importancia de reponer la pieza tras una extracción (para evitar las migraciones de dientes vecinos, afectando a la masticación y a la estética), y el recordatorio de que los niños deben lavarse los dientes solos, bajo la supervisión de los padres, después de los 2-3 años de edad, son otros de los puntos desarrollados por el Colegio en su lista de recomendaciones.

El sexto apartado recuerda que las dentaduras postizas no tienen por qué caerse: por una parte, están los implantes, que proporcionan una mejor sujeción en la boca, pero si el paciente tiene limitaciones económicas, existen también pegues y almohadillas que ayudan a mejorar su movilidad.

La organización colegial hace hincapié en la importancia de la ortodoncia, ya que, más allá de la estética, ayuda a tener un mejor pronóstico de los dientes a largo plazo. Asimismo, informa de que es necesario colocarse férulas de alineamiento tras terminar el tratamiento de ortodoncia, porque «es cierto que los dientes se pueden volver a mover».

«Gracias al diagnóstico precoz que realizan los dentistas en las lesiones sospechosas, la frecuencia de casos de cáncer de boca no es muy alta y tiene un tratamiento sencillo y eficaz», reza el noveno apartado difundido por la organización canaria. Así pues, «el cáncer de boca se cura» siempre y cuando el diagnóstico no sea tardío, en cuyo caso «tiene muy mal pronóstico y el tratamiento quirúrgico es, en muchos casos, mutilante».

Para terminar, el colegio recuerda a los ciudadanos que es importante acudir al dentista, al menos, una vez al año para realizar una revisión de su estado de salud oral.