GACETA DENTAL puso en marcha hace unos meses los Desayunos en el Palace, una iniciativa nacida con el propósito de esta revista por aunar los esfuerzos de todos los segmentos del sector dental para analizar, aportar experiencias y buscar posibles soluciones a los problemas existentes. Hoy, tras seis desayunos celebrados, hacemos un resumen de los mismos, a la espera del comienzo del nuevo curso.

Muchas han sido las caras conocidas del sector que han participado en los «Desayunos de GACETA DENTAL», unos invitados que han aportado sus puntos de vista sobre algunos de los temas más candentes que afectan al mundo dental. A lo largo de estos meses se ha hablado de la industria y las tendencias de mercado, las especialidades, la complicada situación del protésico dental en España, la tecnología CAD-CAM en el laboratorio, los tratamientos odontológicos y de la implantología. Temas muy diversos y que han generado muchos otros como, por poner algunos ejemplos, la plétora profesional y la necesidad de establecer números clausus, cómo está afectando la crisis al sector o la fuga de pacientes.

Tras el verano, los «Desayunos de GACETA DENTAL» continuarán, pero hasta que llegue el momento hemos considerado oportuno hacer un pequeño resumen de los celebrados hasta la fecha.

Industria: tendencias de mercado

En el primero de los desayunos de GACETA DENTAL se analizó el tema «Industria dental, tendencias de mercado» y en él participaron Guillermo Salcines, gerente de Higden; Federico Schmidt, presidente de FENIN y director general de Casa Schmidt; Luis Garralda, presidente de Expodental y gerente de DI&B; Maribel Aragoneses, presidenta de la Asociación de Empresarios de Prótesis Dentales y gerente de Laboratorios Aragoneses; Soraya Domínguez, presidenta de UNIDESA; Javier Castillo, director de FEDESA y el Dr. Juan Carlos Asurmendi, presidente de la Asociación de Empresarios de Clínicas Dentales de Madrid (ADECLIDEMA).

Se habló de la invasión de productos y componentes procedentes de países asiáticos que no pasan por los controles de calidad necesarios, del excesivo número de odontólogos que se licencian cada año en las universidades españolas y que el mercado no es capaz de absorber y de la precariedad laboral que afecta a muchos profesionales de la Odontología actualmente.

Uno de los temas que generó un mayor debate y que está afectando al sector es el de la importación de productos y componentes de otros países, especialmente los asiáticos. Un hecho que si bien responde a una tendencia del mercado, que busca reducir costes en tiempos económicos difíciles, se convierte en un problema cuando la calidad de los productos pasa a un segundo plano.

Maribel Aragoneses explicó que hay materiales y componentes de productos llegados de fuera que no se pueden utilizar en Europa. «La administración tiene muchas exigencias con nosotros, pero en otros casos no existe el mínimo control», afirmó, añadiendo que esta situación contribuye «a enturbiar mucho el mercado».

Una de las aportaciones más interesantes que se hizo durante el encuentro fue la propuesta de crear un sello que regule la calidad de los productos dentales. Así, según Federico Schmidt, «se puede dar a conocer al paciente la diferencia entre una Odontología correcta de otra poco profesional». A juicio de Javier Castillo, «no hay que poner el énfasis en que el producto sea español o no, o europeo o no, sino en que esté convenientemente regulado», y, coincidiendo con Salcines, apuntó que «las iniciativas conjuntas ofrecen mayor credibilidad».

Luis Garralda se mostró convencido de que la tendencia del mercado dental «nos obligará a acostumbrarnos a trabajar en entornos low cost, lo que nos llevará a hacer una Odontología más básica y peor que la actual». Por su parte, Javier Castillo manifestó su «preocupación por los tres mil dentistas que salen en España cada año, sin incluir los que vienen de fuera. No podemos olvidar –añadió– que el treinta por ciento de los dentistas de Madrid no tiene titulación española». Y fue categórico: «El sector se está corrompiendo».

Especialidades odontológicas

 

 

239_Desayunos_DrAlfonsoVillaVigil
Dr. Alfonso Villa Vigil.

 

El segundo de los desayunos se centró en Las especialidades odontológicas se abordaron en el segundo de los desayunos de GACETA DENTAL. Entre los invitados, el Dr. Alfonso Villa Vigil, presidente del Consejo General de Dentistas de España; el Dr. Mariano Sanz, decano de la facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Conferencia de Decanos; el Dr. David Herrera, vicepresidente de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), una de las posibles futuras especialidades odontológicas, y Pau Flores, vicepresidente de ANEO (Asociación Nacional de Estudiantes de Odontología). La voz de todos ellos fue unánime: las especialidades son necesarias, tanto para la profesión, como para los pacientes, pero surgieron las discrepancias respecto a la regulación y cuál debe ser el modelo a seguir, en especial, entre el representante de la universidad y el de la organización colegial. Para Mariano Sanz, los sistemas reguladores no pueden ser definidos por los mismos sujetos que están regulados. «No ha de ser la universidad quien establezca los criterios de regulación, pero tampoco la profesión. Quienes tienen que hacerlo son las autoridades competentes, las ministeriales, con la lógica participación de los actores, pero sin ser los reguladores».

Según Villa Vigil, lo que ha de hacer la Administración es «limitarse a regular el marco, dejando libertad para decidir quién sea el responsable de la oferta para llevar a cabo esta formación. El presidente del Consejo no ocultó sus reticencias sobre el modelo de especialización planteado por la universidad, que propone seguir el camino de otros países europeos. Villa Vigil se mostró en contra de que la especialización se haga como si se tratara de un título universitario, «porque eso supondría hacerlo en los centros que las universidades quieran acreditar y no tiene por qué hacerse obligatoriamente con profesores y clases. El modelo de residencia ofrece una especialización muy brillante. Por supuesto que ha de haber contenidos doctrinales, pero no necesariamente con el modelo clases».

En cambio, Mariano Sanz abogó por una doble vía, la utilizada en países como Holanda, Bélgica, Suecia o Reino Unido, con dos líneas de formación diferenciadas: una la de especialistas, tres años a tiempo completo con un contenido académico y práctico, y una formación postgraduada muy amplia, en la que intervienen muchísimos actores y sin una regulación.Las discrepancias continuaron en lo relativo a los títulos de especialista que quiere crear el Consejo de Dentistas, una iniciativa que Villa Vigil calificó como «banco de pruebas para estudiar la viabilidad del modelo de residencia» y que Mariano Sanz entiende como una extralimitación de funciones. «No es un título propio con las mismas condiciones del resto, pues es un título que otorga el organismo que regula la profesión y del que todos estamos obligados a formar parte».

El protésico dental en España

El tercer desayuno GACETA DENTAL analizó la complicada situación que vive el protésico dental en España, en especial con la llegada masiva de prótesis fabricadas en Asia, carentes en muchos casos de la obligada trazabilidad que se exige a los productos nacionales para garantizar la calidad.

La búsqueda de un buen precio, por encima incluso de la calidad, está causando un grave perjuicio a este colectivo que, por otra parte, no ve asegurada la correcta formación de sus futuros profesionales por falta de un profesorado especializado. Los problemas de la importación y la formación, la guerra de precios y el intrusismo fueron algunos de los temas abordados con protésicos dentales de contrastada profesionalidad como Pedro Julio Jiménez, gerente de Tecno Dental; Maribel Aragoneses, presidenta de la Asociación de Empresarios de Protésicos Dentales de Madrid y gerente de Laboratorios Aragoneses; Pedro Herrera, gerente de Prótesis del Sur y vicepresidente de ACADEN; Román Barrocal, gerente del laboratorio Rabdental, y Fernando de las Casas, de Laboratorio de las Casas.

En el encuentro se denunció que «se están utilizando todo tipo de triquiñuelas y trampas para saltarse la normativa española» y, como consecuencia, «por ahorrar un duro introducen la preocupación por la salud. Un ahorro que conduce a una pérdida de prestigio del profesional».

Todos los protésicos coinciden en que el papel del dentista es fundamental para acabar con los productos de baja calidad venidos de China, ante la imposibilidad de los primeros de llegar al usuario final, que es el paciente. Pero tampoco excluyeron a las organizaciones colegiales, a quienes atribuyeron el papel de realizar campañas para dar a conocer las condiciones en que trabajan las personas que fabrican las prótesis chinas.

La entrada masiva de este tipo de mercancía ha contribuido a la bajada de precios, algo que viene a unirse a la crisis económica actual. «Un proceso que ha producido el cierre progresivo de pequeños laboratorios», según Fernando de las Casas, «y que ahora se cierne sobre los medianos y esperemos que no llegue a más. Hoy por hoy la única salida es conseguir más clientela, lo que no siempre es una garantía pues algunos de los nuevos clientes son un peligro, rebotados de laboratorios que han cerrado en muchas ocasiones porque han sido ellos, quienes al no poder hacer frente a los pagos, les han llevado a la ruina».

Otro de los temas que centraron el desayuno fue el de la formación de los futuros profesionales protésicos, «con una enseñanza que no ha cambiado nada en veinte años, mientras que la profesión ha evolucionado muchísimo» y la falta de unión dentro del colectivo, «porque los protésicos no nos sentimos representados en los colegios», dijeron. En este sentido, Maribel Aragoneses criticó el que los colegios sólo se dediquen a denunciar dentistas «y no se trata de eso, que los dentistas son nuestros clientes». No obstante, y pese a dibujar un panorama nada halagüeño, afirmaron que «se ha conseguido que el nivel de los protésicos de España esté a la cabeza de Europa, en la línea de Alemania, Italia o Inglaterra».

Tratamientos, ¿sólo técnica?

Para hablar de los tratamientos odontológicos se contó con la participación de los representantes de algunas de las sociedades científicas más destacadas del sector: Dr. José Rábago Vega, presidente de la Sociedad Española de Prótesis Estomatológica y Estética (SEPES); Dra. Araceli Morales, presidenta de la Sociedad Española de Implantes (SEI); Dr. Rafael Cisneros, presidente de la Asociación Española de Endodoncia (AEDE); Dra. Paola Beltri, secretaria de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), y Dr. Sergio Trapote, secretario ejecutivo de la Sociedad Española de Cirugía Bucal (SECIB).

¿Es idónea en la actualidad la actitud del profesional ante el paciente? fue una de las preguntas formuladas a los participantes en el encuentro. En este sentido, se reivindicó la necesidad de mejorar la formación práctica y humanística de las nuevas generaciones de odontólogos. Denunciaron que, en los últimos años, se ha pasado de una relación más humana a una más comercial. «Creo que la universidad debería dar una formación más práctica, porque en nuestra profesión, además del diagnóstico y el tratamiento, es importante enfrentarte al paciente», explicó el Dr. Rábago. El Dr. Cisneros, afirmó que, en su opinión, «el alumno, respecto a la formación técnica, no ha estado mejor preparado a como lo está ahora, pero en la parte humanística el tema va de mal en peor». La Dra. Morales destacó que la visión del paciente completo es una obligación. «Me da la sensación –dijo– de que en algunos casos, tanto las facultades como la profesión en general, deberíamos recordar que no estamos viendo huecos, implantes, una corona, un cordal, etcétera, sino que estamos viendo pacientes».

Una nueva línea de debate se generó al formular la pregunta de si se están realizando sobretratamientos a los pacientes. En este sentido, algunos de los participantes alertaron del abuso que se viene practicando con los implantes. «En el tema de los implantes somos dentistas depredadores, en lugar de ser dentistas conservadores o restauradores», explicó el Dr. Rábago, aunque también destacó que la crisis ha cambiado la tendencia. «Los endodoncistas ahora están sobresaturados de trabajo porque hoy los pacientes no se quieren poner implantes por la crisis y, por ello, los dentistas están haciendo lo que deberían hacer: mantener el diente y reconstruirlo».

 

 

239_MaribelAragoneses
Maribel Aragoneses.

 

Además, se pusieron sobre la mesa temas como la necesidad de dignificar la profesión, haciendo una regeneración moral de la misma; el peligro que ha supuesto la aparición de nuevos actores en el panorama odontológico en los últimos años como las aseguradoras y las clínicas franquicias, que según el Dr. Trapote «desde el punto de vista empresarial han tomado nuestro sector como un elemento para generar su negocio y están fagocitando nuestra actividad», o el efecto de la crisis en el sector. En este sentido, José Rábago explicó que los ciclos económicos son necesarios y la crisis va a dejar a cada uno en su sitio. «Estos años hemos trabajado pensando que éramos millonetis y no lo somos. La crisis, de alguna manera, va a hacer una selección entre el dentista bueno y malo».

Tecnología CAD/CAM en el laboratorio

Los profesionales protésicos han ido adaptando sus conocimientos tradicionales a las nuevas tecnologías con la incorporación del CAD/CAM a sus laboratorios. Para analizar los pros y contras de este sistema tecnológico, GACETA DENTAL contó con Carmen Martínez, directora comercial de Inlab CAD/CAM; Rafael Acevedo, director técnico de Laboratorio Prótesis; Juan Carlos García Boluda, gerente de Estudio Previo; Cristina Paterna, responsable de marketing de 3M ESPE productos dentales; Tomás de Andrés, dirección ejecutiva de GT Medical, y Dr. Guillermo Galván, vicepresidente de SEPES. Entre las ventajas, los participantes en el desayuno compartieron la idea de que se trata de una herramienta que ha facilitado mucho su trabajo en tiempo, calidad y precisión; la globalización que supone, pues permite trabajar con personas en cualquier parte del mundo; la mejora en la comunicación entre el laboratorio y la clínica y la optimización de recursos. No obstante, no es oro todo lo que reluce, pues esta tecnología también tiene sus peros, como el aprendizaje –la formación en estos sistemas es una asignatura pendiente–, los precios altos de los equipos o el peligro que supone la estandarización.

En el aspecto concreto de la formación, dominada por el autodidactismo, al margen de las indicaciones que pueda facilitar el fabricante del software informático, los invitados al desayuno reivindicaron la necesidad de incorporar su enseñanza dentro de la formación reglada o a través de los colegios de protésicos dentales. Asimismo, alertaron de la importancia de saber elegir el sistema CAD/CAM que mejor se adapte a la producción de cada laboratorio. Una elección incorrecta, por falta de información, ha provocado, según García Boluda, que «haya laboratorios que compraron sus escáneres y ahora los tengan tras una cortina».

Implantología: Tendencias y formación

Una de las parcelas de la Odontología que ha experimentando un espectacular crecimiento en los últimos años es la implantología. Por ello, y con motivo del tradicional especial implantes que GACETA DENTAL publica en el mes de julio se citó en el Hotel Palace a destacados profesionales, formadores y representantes de compañías de referencia como el Dr. Luis Cuadrado; Raúl Díaz, de Biomet 3i; la Dra. Araceli Morales; el Dr. Fidel San Román; el Dr. Antonio Bowen; Jorge Valls, de BioHorizons; el Dr. Juan Carlos Vara; Idoya Gutiérrez, de Mozo-Grau, y el Dr. Juan Carlos Asurmendi.

Todos ellos coincidieron en señalar la necesidad de poner un poco de orden en el panorama formativo de la rama, manifestando la importancia de incluirla dentro de la formación de Grado, así como de crear una especialidad de la misma. El Dr. Fidel San Román calificó de desastrosa la situación actual de la formación en implantología ya que «el alumno que estudia Odontología no recibe conocimientos de la colocación y de la rehabilitación de implantes durante la carrera y, si los recibe, son mínimos». El doctor Bowen apuntó que «aunque la implantología existe desde hace más de 20 años, el currículum de formación de grado es mínimo, la formación de postgrado es complicada y las investigaciones del sector han venido ligadas, exclusivamente, a las casas comerciales». Ante este panorama, alertó, hay que proceder a reglar y organizar la formación de una forma u otra. En este mismo sentido, se manifestó el Dr. Luis Cuadrado quien fue más allá y apuntó que la situación caótica e indefinida que se da en la formación de la implantología puede acarrear graves consecuencias, «hasta el punto de llegar a convertirse incluso en un problema de salud de cara al futuro».

Pero no sólo se habló de vacío y caos formativo, sino también de la mala preparación del personal docente. «¿Quién acredita al profesorado?», se preguntaba el Dr. Vara en el desayuno. «Porque al igual que hay alumnos por todas partes, salen profesores como churros y, en ciertos casos, uno duda de su cualificación». Aunque existe un problema grave de formación, la mayor parte de los participantes coincidieron en señalar que el nivel del odontólogo y estomatólogo español es elevado. «Cada vez estoy más convencido de que no hay Odontología mejor que la que se hace hoy en día en España», señaló el Dr. Cuadrado. No obstante, apuntó el Dr. Vara, y aunque hay profesionales estupendamente formados, «también nos encontramos con muchos graduados que están en esta profesión por criterios económicos. Y la boca no es sólo implantes».

Respecto al mercado, la situación económica actual, con una demanda a la baja y una elevada competencia, está obligando a las empresas del sector a reinventarse y a buscar nuevos clientes. En la actualidad, hay alrededor de un centenar de casas comerciales en implantología, «aunque yo creo que habrá una criba», –vaticinó Idoya Gutiérrez–. Jorge Valls alertó de que el mercado ahora no crece: «No aumenta cada año el consumo de implantes y cada vez hay, por un lado, más profesionales, lo que augura una baja de los consumos medios por clínica dental y, por otro, más players en la parte de la industria». Tras hablar de la calidad de los implantes –en algunos casos mejorable– y de los precios –existe una auténtica lucha, con cantidades muy dispares–, se finalizó con una visión del futuro del sector, apuntándose que la tendencia, si nadie lo remedia, es que las franquicias y, sobre todo, aseguradoras, ganen cuota de mercado en perjuicio del dentista de confianza, el de toda la vida.

TU OPINIÓN CUENTA

 

En GACETA DENTAL ya estamos trabajando en la «nueva temporada» de los «Desayunos en el Palace». ¿Qué temas te gustaría que abordáramos? Escríbenos a redaccion@gacetadental.com con tus ideas y sugerencias.

 

Recuerda que puedes consultar cada uno de los desayunos en nuestra web: www.gacetadental.com.