De izda. a dcha., el asesor jurídico del Colegio de Dentistas de Sevilla, Francisco Monedero; la vicepresidenta del Colegio, María Luisa Tarilonte; la vocal del Colegio, Vanesa Guerrero, y el asesor jurídico del Colegio de Huelva, José María Mora.

Un total de 35 dentistas participaron los días 11 y 12 de mayo en el curso «Iniciación a la peritación en juicio y a la mediación», organizado por el Colegio de Dentistas de Sevilla. El objetivo del encuentro, dirigido por los asesores jurídicos de los Colegios de Dentistas de Sevilla y Huelva, Francisco Monedero y José María Mora, respectivamente, así como por la vicepresidenta del Colegio de Dentistas de Sevilla, María Luisa Tarilonte, fue introducir al odontólogo en el mundo judicial, con la visualización de casos reales de juicios para asimilar la realidad práctica de la emisión de un dictamen sobre el caso planteado.

El asesor jurídico del Colegio de Sevilla, Francisco Monedero, destacó que en los últimos años se viene produciendo un importante incremento en los litigios entre pacientes y clínicas dentales a raíz del resultado o consecuencias derivadas de los tratamientos dentales. En ese sentido, Monedero explicó que los colegios profesionales de dentistas pueden conciliar o mediar en dichas reclamaciones. Asimismo, señaló que es cada vez más frecuente que éstas finalicen en un procedimiento judicial para que el juez o tribunal determine si ha existido o no mala praxis profesional que pueda derivar en responsabilidad profesional. En este procedimiento judicial, la intervención del perito, elaborando un informe, se constituye como prueba esencial para valorar la actuación del profesional, si bien en algunos casos no es lo determinante. De esta forma, afirmó Francisco Monedero, se amplía el campo de actuación del dentista, pudiendo entonces ejercer una actividad profesional como perito. Si bien la legislación sólo exige para ser perito tener los conocimientos técnicos o científicos sobre una determinada materia, de los que carece el juez, no es menos cierto que el dentista cuando actúa de perito debe tener unos conocimientos específicos sobre esta actividad.

En el curso, el dentista perito, mediante la teoría y la práctica, adquirió conocimientos sobre el ordenamiento jurídico que regula su actuación profesional y aprendió a desenvolverse en los tribunales de justicia, abordando cuestiones como cómo desarrollar y exponer sus informes, cómo presentarlos formalmente y qué criterios son determinantes para su valoración por los tribunales.