Dr. Alfonso García Pérez

En la introducción de la primera parte –publicada en el nº 234 de GACETA DENTAL– hacíamos hincapié en el equilibrio de los componentes de la sonrisa con la estética facial. Estudiar y analizar todos los elementos de la sonrisa como sistemática para conseguir un resultado óptimo.

El primer objetivo será posicionar nuestros nuevos dientes correctamente con los labios (en reposo enseñar unos 2 mm de diente y en sonrisa mostrar 1 ó 2 mm de encía) y que tanto los bordes incisales como la arquitectura gingival sean pararelos a la línea bipupilar. Una vez conseguido esto ya pasaremos a refinar otros detalles como las alturas de los puntos de contacto, formas, colores y texturas de los dientes, etc. Siempre buscando simetría entre el lado derecho e izquierdo.

Los casos clínicos de la primera parte eran realizados con composite, un material magnífico el cual nos da muchísima flexibilidad para conseguir unos resultados muy satisfactorios de una forma relativamente fácil. La cosa se complica cuando necesitamos incorporar a nuestro tratamiento implantes que posteriormente tendremos que rehabilitar con cerámicas.

Descargar/