El equipo de investigación Primeros Pobladores de Extremadura (EPPEx) ha encontrado en la cueva de El Conejar, situada en el Calerizo de Cáceres, el primer indicio de vida humana en la época del Neolítico en una excavación arqueológica practicada en la zona.

Se trata de un diente, concretamente el primer molar derecho de un ser humano que habitó la cueva cacereña «hace unos 5.000 años», según ha explicado el director del proyecto, el profesor Antoni Canals, que presentó los descubrimientos que se han hecho en la concavidad y que ha calificado de «extraordinarios».

Los investigadores se han topado también con un asta de ciervo, un molar de un caballo, un diente de murciélago, algunas herramientas en cuarzo y sílex y restos de cerámica, que demuestran «la transición de las sociedades de cazadores a agricultores» que habitaron el Calerizo de Cáceres y la existencia de transacciones económicas.