De izda. a dcha.: Fernando Martín, director de comunicación del Consejo General de Dentistas de España; Alfonso Villa Vigil, presidente del Consejo, y el Dr. Juan Carlos Llodrá Calvo, coordinador del estudio y vicesecretario-vicetesorero del Consejo, durante el acto de presentación de la encuesta.

El nuevo estudio analiza la incidencia de las principales enfermedades bucodentales en España en 2010, así como su evolución desde 1993. Es la primera vez que la organización colegial analiza a nivel nacional las diferencias entre la salud bucodental de la población infantil y juvenil española y la de los jóvenes inmigrantes.

El Consejo General de Colegios de Dentistas de España ha presentado las conclusiones de su nueva Encuesta de Salud Oral en España 2010 en la que se constata que en nuestro país el número de tratamientos para combatir la caries es inferior a la media de la Unión Europea: en España el 53% y 65% de las caries son tratadas mientras que en Europa la cifra asciende hasta el 85%.

La situación más preocupante se da en los españoles mayores de 65 años, ya que el 94% tiene una incidencia de caries alta: 14 dientes con caries de media por persona, 12 de ellos sin tratamiento. La situación tampoco es buena en lo relativo a los hábitos de higiene bucodental, el 20% de los mayores de 65 no se cepilla los dientes nunca o casi nunca.

En el caso de los adultos de 35 a 44 años, la caries es también una enfermedad generalizada que afecta al 92% y aunque para este grupo de edad la incidencia es moderada, sólo reciben tratamiento cuatro de cada seis dientes con caries que tiene de media cada adulto joven.

En cuanto a la población infantil, uno de cada tres niños con dientes de leche tiene un diente con caries y, a pesar de que el tratamiento en la dentición temporal es igual de importante que en los dientes definitivos, sólo es tratado uno de cada cuatro niños. Por su parte, entre el 37% y el 45% de los jóvenes con dentición definitiva tiene un promedio de entre 1,1 y 1,7 dientes con caries.

Más caries en niños inmigrantes y en las clases sociales bajas

La Encuesta de Salud Oral en España 2010 compara, por primera vez a nivel nacional, las diferencias en materia de caries entre la población infantil inmigrante y española. Entre las principales conclusiones destaca que tanto el número de inmigrantes con caries como el número de dientes cariados por niño son superiores en el caso de los inmigrantes. Sin embargo, los tratamientos que reciben son menores. Dos de cada cinco caries de niños inmigrantes de 15 años recibe tratamiento restaurador, frente a tres de cada cinco caries en los españoles. Como consecuencia, sus caries son más graves y necesitan tratamientos más complejos y con peor pronóstico. Así, los extranjeros necesitan cuatro veces más extracciones y endodoncias, y tienen cuatro veces más dolor dentario que los españoles.

En lo que respecta a los dientes de leche, los inmigrantes tienen el doble de caries que los españoles (2 caries en niños inmigrantes, frente a una caries en niños españoles) y en los dientes definitivos, tanto el número de niños con caries como el número de dientes afectados es entre un 40% y 50% superior en el caso de los inmigrantes.

En cuanto a la influencia del nivel social y el entorno, la encuesta concluye que cuanto más baja es la clase social, mayor es el índice de caries de la población. Por el contrario, en los niveles sociales más altos y en los medios urbanos, el número de caries tratadas es más elevado. La mayor diferencia se encuentra en los adultos de 35 a 44 años en los niveles sociales bajos, un tramo en el que las caries sin tratar llegan a ser el doble que en los niveles altos.

Enfermedad de las encías en los mayores de 35 años

Al analizar la enfermedad en las encías, la situación es igualmente dramática: entre el 85% y el 94% de la población española mayor de 35 años presenta algún problema de salud en las encías, aunque sólo entre el 5% y el 11% presenta enfermedad periodontal severa (periodontitis severa).

Grafico1
El porcentaje de las caries que reciben tratamiento en España es inferior al de la Unión Europea. En los mayores de 65 años la situación es preocupante: del total de caries sólo recibe tratamiento el 12%. También llama la atención que sólo uno de cada cuatro dientes de leche con caries recibe tratamiento.

Desde el Consejo General de Dentistas, se incide en que la enfermedad de las encías es una de las patologías más comunes y desconocidas y puede provocar la pérdida de dientes e incrementar el riesgo cardiovascular, la descompensación de diabetes o el parto prematuro.

Por otro lado, la maloclusión o mal alineamiento de los dientes afecta a cuatro de cada diez adolescentes españoles, la mitad de ellos de forma severa. Uno de cada cuatro adultos jóvenes entre 35 y 44 años presenta algún tipo de problema en la articulación mandibular, principalmente chasquidos, movilidad reducida o dolor. Alrededor del 7% de los españoles mayores de 35 años tiene dolor dentario de forma muy frecuente y entre el 5% y el 8% tiene alguna dificultad para comer como consecuencia de algún tipo de problema dental. En materia de higiene bucodental, el 6% de los jóvenes y adultos de 35 a 44 años no se cepilla nunca o casi nunca los dientes.

Evolución de la salud bucodental 1993-2010

En lo relativo a la evolución de la caries en nuestro país, es destacable que tanto el número de niños con dientes de leche con caries, como el número de caries por niño se ha mantenido estable desde 1993 a 2010. Sin embargo, la prevalencia de la caries en los jóvenes de 12 y 15 años descendió un 40% y un 25%, respectivamente, desde 1993 hasta el año 2000. Al mismo tiempo, se ha reducido a la mitad el número de dientes con caries en los jóvenes españoles hasta el año 2000. Esta evolución coincide con un incremento en el número de tratamientos realizados hasta el año 2000, ya que en los jóvenes de 12 años, los tratamientos se incrementaron un 38%, mientras que en los de 15 años aumentaron un 26%.

Para los adultos de 35 a 44 años, el índice de caries ha ido descendiendo paulatinamente desde 1993 a 2010 pasando de una media de 11 dientes afectados en el año 1993 a 7 en 2010. Las caries tratadas se han incrementado durante este periodo en un 141%. En los mayores de 65 años, se ha pasado de tener una media de 21 dientes con caries en 1993 a 14 en 2010, aunque el número de caries tratadas sigue siendo excesivamente bajo.

En términos generales, la enfermedad periodontal, incluida la periodontitis severa, se ha reducido a la mitad en la población mayor de 35 años. La evolución de la periodontitis en los adultos jóvenes se ha reducido en mayor proporción que en los mayores de 65 años (un 67% frente a un 47%) hasta llegar a afectar al 16% de los jóvenes adultos y al 30% en los mayores de 65 en 2010.

Objetivos 2012

Para mejorar la atención odontológica en la población más desfavorecida, sería urgente que el sistema de salud público incorporara las necesidades odontológicas básicas, sobre todo, de la población con discapacidad intelectual. Sería también conveniente desarrollar una política de incentivos económicos dirigida a la población con un menor nivel adquisitivo para que puedan recibir una correcta atención bucodental conservadora; incluidas las rehabilitaciones con prótesis dentales.

Con el fin de mejorar, en términos generales, la salud bucodental, el Consejo General establece como objetivos mejorar e impulsar los programas de atención dental de la población infantil y juvenil (PADIs) y que actualmente son utilizados por entre el 65% y 40% de los niños, concienciar a la población de la gran importancia que tiene la dentición temporal para la futura salud de los dientes permanentes, mejorar la educación en materia de higiene bucodental a través de programas preventivos impartidos en centros escolares, y conseguir que las campañas educativas del Consejo General cuenten con un mayor respaldo por parte de las administraciones públicas.

Asimismo, el Consejo considera necesario reducir la actual plétora profesional limitando el número de estudiantes que actualmente acceden al Grado de Odontología, lo que permitiría optimizar la inversión realizada en la formación de estos profesionales y, al mismo tiempo, se adecuaría el número de dentistas a las demandas reales de la población. En este sentido, la recomendación de la OMS es que haya un dentista por cada 3.500 habitantes y, en España, ya hay el doble de facultativos de los que hacen falta.

Por último, el Consejo General recomienda la utilización de dentífrico con flúor y de selladores de fosas y fisuras optimizando así la prevención de las caries. Para combatir la elevada prevalencia de la enfermedad periodontal, es importante conseguir un mayor control de la placa bacteriana y la eliminación del sarro.