El doctor Antonio Bowen ejerció de padrino en la presentación del Departamento Internacional Profesional (DIP) que se llevó a cabo el pasado 30 de noviembre en la sede del Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región, nacido del empeño de la actual junta de gobierno del COEM por dar respuesta a sus colegiados, con el objetivo de aportar soluciones al difícil escenario laboral por el que atraviesa la profesión y para acercar oportunidades que trascienden de lo laboral, de forma que aporten experiencia y excelencia a la profesión.

«El nuevo departamento –explicó el doctor Bowen– nace por el gran problema de subempleo que estamos viviendo actualmente en nuestra profesión. No hay dónde trabajar o se hace en cadenas de clínicas desempeñando trabajos que nadie quiere hacer. Y la otra opción, la de los postgrados, es muy cara en España». Esta realidad, sumada al hecho de que hay una gran cantera de profesionales altamente formados y cualificados que pueden acceder a las ofertas laborales que surgen en otros países, movió a la creación de este DIP, que se propone ofrecer a los colegiados de la 1ª Región toda la información para ejercer la Odontología en el extranjero y acercar las posibles ofertas laborales, además de asesorar y orientar de la amplísima oferta en formación de postgrado que existe fuera de España. «El sanitario español –comentó el doctor Bowen– está muy bien valorado en otros países, mejor que en nuestro país», por lo que animó a los nuevos colegiados a tener muy en cuenta esta opción laboral en el extranjero.

En la presentación del DIP se contó con la asistencia de Juan Gervás y Rebeca Bartolomé, dos jóvenes colegiados madrileños que dieron a conocer sus experiencias respectivas en Irlanda e Inglaterra, donde han dado sus primeros pasos profesionales y animaron a seguirlos. Para ello hablaron de la documentación que es necesaria para poder ejercer la profesión en el extranjero, independientemente del destino seleccionado: título reconocido, fotocopia del pasaporte, certificado de buena conducta, declaración de no tener ningún procedimiento jurídico en contra y la traducción en el idioma correspondiente de todos los documentos y su compulsado. Ambos recomendaron a los posibles beneficiarios de esta salida profesional armarse de paciencia ante el lento proceso administrativo, «que lleva meses tramitar».

En la entrevista con el Dr. Antonio Bowen que publicamos en las páginas 70-72 se puede encontrar más información relativa a este nuevo departamento del COEM.