Un estudio de más de 500 dientes hallados en el yacimiento de Atapuerca, publicado en la revista Journal of Human Evolution por el Grupo de Antropología Dental del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), plantea una nueva interpretación de la teoría del Homo heidelbergensis.

En el artículo «Morphological description and comparison of the dental remains from Atapuerca-Sima de los Huesos site (Spain)», liderado por los investigadores del CENIEH, María Martinón-Torres y José María Bermúdez de Castro, se afirma que a pesar de su antigüedad –en torno al medio millón de años–, la morfología de los dientes de la Sima de los Huesos es completamente neandertal, incluso, como apunta la Dra. Martinón-Torres, «más neandertal que la de algunas poblaciones clásicas de Homo neanderthalensis del Pleistoceno Superior».

El Dr. Bermúdez de Castro señala en la publicación que, hasta ahora, la idea generalizada de la comunidad científica es que las poblaciones que habitaron Europa durante el Pleistoceno Medio, generalmente asignadas a la especie Homo heidelbergensis, eran antecesoras directas del Homo neanderthalensis. Según esta teoría, debido a las duras condiciones glaciares de Europa en este periodo, estos homínidos habrían evolucionado en aislamiento, acumulando de forma progresiva características típicamente neandertales a través de frecuentes cuellos de botella y extinciones locales. Según este esquema, las poblaciones más antiguas serían menos neandertales que las poblaciones recientes.

Sin embargo, el hecho de que una población tan antigua como la de la Sima de los Huesos presente morfologías tan neandertales obliga a considerar otros escenarios evolutivos, según Bermúdez de Castro. De hecho, la doctora Martinón ha apuntado que podría ser que la población de la Sima de los Huesos represente «la madre de todos los neardentales» y que, por un cuello de botella, a partir de este grupo, y no de otras poblaciones del Pleistoceno Medio, haya surgido la especie Homo neanderthalensis.

Otra hipótesis es que los homínidos de Atapuerca estén relacionados con los neandertales, pero representen en realidad un linaje diferente. Según este trabajo, en el que también han participado los investigadores Aida Gómez Robles, Leyre Prado Simón y Juan Luis Arsuaga, cabe la posibilidad de que durante el Pleistoceno Medio en Europa hubieran coexistido «varios linajes humanos diferentes, algo que obligaría a redefinir» la especie de Homo heidelbergensis.