Dra. Maitena Urberuaga Erce. Médico Odontólogo. Centro de Salud de Eibar Osakidetza / Dra. Aitziber Ugalde Olano. Servicio Anatomía Patológica Hospital de Mendaro Osakidetza / Rosa Domingo Maradi. Diploma enfermería Osakidetza. Servicio Vasco de Salud. Eibar, Guipúzcoa
Presentamos el caso clínico de una paciente con patología multisistémica vista en el servicio de Odontología, Atención Primaria del Centro de Salud de Eibar (Guipúzcoa).

Descargar

Caso clínico
Mujer de 67 años diagnosticada de adenocarcinoma pulmonar hace dos años, con diseminación ósea, que ha recibido varios ciclos de quimioterapia y radioterapia antiálgica.

Entre sus antecedentes personales destacamos: diabetes mellitus tipo II, hipertensión arterial, fibromialgia, glaucoma bilateral, colitis radica secundaria al tratamiento de radioterapia, anemia normocítica normocrómica de etiología plurifactorial, insuficiencia respiratoria aguda tratada con corticoides y oxígeno domiciliario dieciséis horas al día, y síndrome depresivo. Es alérgica a espiramicina, metronidazol, venlafaxina y cloruro de benzalconio.

Acude a la consulta de Odontología Atención Primaria para revisión de diversos problemas buco-dentales.

Tras la anamnesis y exploración bucodental observamos lo siguiente :

— Orofaringe normal, amígdalas normales, mucosa bucal con aspecto sonrosado sin lesiones evidenciables, lengua con úlceras en bordes laterales desde hace varios meses que son fuente de ansiedad y profundo malestar, prótesis esquelética superior, xerostomía, ardor, escozor en punta de la lengua y en otras áreas de la mucosa oral constante a lo largo del día; esmalte muy abrasionado en palatino de piezas superiores como consecuencia de los ciclos repetidos de poliquimioterapia, que provoca dolor de origen pulpar de intensidad soportable.

Como pruebas diagnósticas se solicita una ortopantomografía (Figura 1) que muestra imágenes radiológicas sugerentes de pulpitis en las piezas superiores. La paciente quiere conservar sus piezas por lo que se le recomienda realizar tratamiento endodóncico de las mismas.

La paciente ha estado en tratamiento con Mycostatin suspensión cada 12 horas durante 2 meses hasta hace aproximadamente 1 mes, no experimentando ninguna mejoría de los "ardores" ni de la sequedad de la mucosa oral. También ha recibido tratamiento con Itraconazol oral durante 15 días, sin éxito. Se toma un exudado lingual para cultivo microbiológico resultando negativo para hongos.

Con la sintomatología referida por la paciente y una evaluación meticulosa de todos los factores precipitantes conocidos se diagnostica Síndrome de Boca Ardiente. El SBA es un trastorno intrabucal doloroso que no conlleva signos clínicos característicos ni cambios histológicos apreciables; por consiguiente, su evaluación y diagnóstico diferencial se basa en la identificación de síntomas, más que en los hallazgos clínicos objetivos y de laboratorio.

Dado que el síndrome de boca ardiente es una entidad patológica de etiología multifactorial y mal conocida, el tratamiento y manejo del paciente es frecuentemente difícil. Los tratamientos del síndrome de boca ardiente normalmente son empíricos, o van dirigidos a corregir las causas orgánicas detectadas. En el caso de esta paciente se aumentó la dosis de antidepresivos y benzodiacepinas y se le pauta un tratamiento de vitaminas y minerales (Lacer Vit®), 2 cápsulas al día durante dos meses. Lacer Vit® interviene en el correcto desarrollo de los tejidos y potencia la defensa y regeneración de los tejidos de la cavidad oral. La composición de este complejo de vitaminas y minerales es la siguiente :

— Vitamina C: 30 mg
— Vitamina B2: 0,8 mg
— Niacina (Vitamina B3): 9 mg
— Vitamina B6: 1 mg
— Ac. Fólico (Vitamina B9): 100 mg
— Vitamina B12: 0,5 mg
— Vitamina D: 2,5 mg
— Vitamina E: 5 mg
— Calcio: 125 mg
— Magnesio: 50 mg
— Zinc: 7,5 mg
— Cobre: 1.000 mg
— Selenio: 25 mg

Con este tratamiento la paciente experimenta una notable mejoría, desapareciendo casi por completo la sensación de ardor y escozor.

Se le hace una recomendación sobre las comidas, que deben ser blandas y a temperatura ambiente, evitando la ingesta de alimentos ácidos y de picantes o de cualquier otra sustancia irritante.

Las úlceras que presenta en los bordes laterales de la lengua, se pueden apreciar en las Figuras 2 y 3. El origen de ambas úlceras probablemente sea de causa mecánica, por roce con piezas con borde afilado y también por mordeduras repetitivas por causa ansiosa. Se procede a eliminación de bordes cortantes y afilados de varias piezas dentales, y se le recomienda suspensiones de sucrafalto para cubrir las ulceraciones de la lengua y lidocaína viscosa al 2 por ciento diluida, para aliviar el dolor. Sin diluir, este anestésico puede irritar las mucosas o anestesiar planos más profundos, lo que podría facilitar la aparición de traumatismos en boca. La pauta es de buches de 30 segundos cada 3-4 horas. A pesar de eliminar la posible causa, en una revisión posterior a los 15 días, siguen ambas úlceras y el dolor de las mismas, por lo que se decide realizar biopsia escisional para descartar la posibilidad de que sea un cáncer. Se remiten las muestras al hospital comarcal para su estudio histopatológico.

— Figura 2: Úlcera de 0,5 x 0,5 mm, fondo blanco amarillento, liso, y finos bordes eritematosos.
— Figura 3: Úlcera de 1,5 x 1,5 mm, superficie irregular, borde sobreelevado y superficie indurada.

El resultado histopatológico en ambas lesiones es: "úlceras sin malignidad".

Presentamos las imágenes histológicas de estas lesiones (Figuras 4 y 5).

Se hace un seguimiento de la paciente una vez al mes, siendo su estado estable hasta el momento.

Correspondencia
Dra. M. Urberuaga Erce
Calle Blas Etxebarria, n.º 4, bajo.

20600 Eibar (Gipuzkoa)
pagaegidental@terra. es

Bibliografía
1. Jensen JL, Barkvall P. Clinical implications of the dry mouth. Oral mucosal diseases. Ann N Y Acad Sci 1998; 842: 156-62.

2. Caballero Herrera R. Estomatodinia: Boca ardiente o quemante. Avances en la estomatología 1999; 15 (1): 35-40.

3. Rojo L, Silvestre FJ, Bojan JV, De Vicente T. Prevalence of psychopathology in burning mouth síndrome. Oral Surg. Oral Med. Oral Pathol 1994; 78 (3): 58.

4. Chimenos E, MarquŽs MS. Boca ardiente y saliva. Medicina Oral 2002; 7, n.º 4.

5. Sonis ST. Mucositis as a biological process. A new hipótesis for the development of chemotherapy-induced stomatotoxicity. Oral Oncol 34: 39, 1998.

6. Maragou P, Ivanyi L. Serum zinc levels in patients with burning mouth syndrome. Oral Surg 71: 447, 1991.

7. Silvestre FJ. El paciente oncológico. En Silvestre FJ. Ed. El paciente médicamente comprometido en la clínica dental. Valencia: Ed. Kin; 2002. pp. 133-148.

8. Etiiz D, Erial HS, Serin M, KŸcŸk B, Hepari A, Elhan AH et al. Clinical and histopathological evaluation of sucralfate in prevention of oral mucositis induced by radiation therapy in patientes with head and neck malignancies. Oral Oncol 2000; 36, 116-120.