Dr. Luis Cuadrado de Vicente

En la actualidad, en todo tratamiento odontológico y, especialmente en implantología, prima la excelencia estética y funcional en un entorno de menor morbilidad (dolor, equímosis…) y procurando que el tratamiento ocasione la menor interrupción en la vida laboral y de relación del paciente. Para lograrlo contamos hoy en día con materiales y técnicas quirúrgicas y protéticas, avalados científicamente y de la mayor calidad, para obtener el mejor resultado de una manera inmediata.

Descargar

Entre estos encontramos:
1. La Función Inmediata (IF)
2. La cirugía sin colgajo o con mínimo despegamiento (CSC)
3. La cirugía guiada

Ya hemos hablado con anterioridad de la Cirugía Guiada, por ello, en esta ficha clínica no insistiremos mas en esta técnica.

Nos centraremos en cómo y cuándo podremos aplicar la cirugía sin colgajo y la función inmediata a nuestro paciente (FPF con CSC mas IF).

¿Qué queremos conseguir?
Un tratamiento inmediato, con menos morbilidad, gracias al nulo o mínimo despegamiento de colgajos. Un tratamiento, por tanto, menos doloroso, con menor inflamación consiguiendo así una inmediata o mas rápida incorporación del paciente a su vida habitual, incluso mejorando su precaria situación previa, tanto estética como funcionalmente.

Colocaremos un provisional fijo sobre los implantes recién colocados, que no sólo mejoran la calidad del tratamiento y la percepción del mismo por el paciente, sino que nos valdrá para anticipar la estética y función de nuestra prótesis final.

Sin embargo, para poder realizar este tipo de tratamientos debemos remarcar que es necesaria la adecuada experiencia en implantología y prótesis sobre implantes.

Hay que tener presente que cualquier complicación o modificación del plan de tratamiento intraoperatoriamente, hará necesario abrir colgajos amplios para poder solventar la situación. Por tanto, incluso hasta en el caso más favorable debemos estar formados para poder reconducirlo.

Detalle FPF.

¿En qué consiste?
Esquemáticamente se trata de elaborar unos provisionales fijos que nos servirán de férula quirúrgica en la colocación de los implantes y como prótesis fija provisional sobre implantes, al acabar la cirugía (FPF).

Clásicamente esta férula quirúrgica-provisional fija, se obtiene de duplicar la férula radiológica con la que hemos explorado a nuestro paciente.

En nuestra técnica se realiza directamente en el laboratorio dental, sin haber realizado férula radiológica.

Por tanto, es lógico pensar que el caso debe ser favorable en cuanto a las características maxilares y presencia de hueso receptor. Sin embargo, si se tiene la adecuada experiencia, esta técnica se puede aplicar en casos menos favorables.

Nosotros usamos más esta técnica en casos de maxilar superior edéntulo o bien en casos con extracciones múltiples.

En todos los casos se trata de colocar de 6 a 8 implantes en el maxilar y, de estos, los cuatro de mayor torque e ISQ, se usan para la función inmediata.

Sistemática
1. Historia clínica.

Revisando medicaciones habituales del paciente y su estado de salud. Debemos intervenir en un momento de estabilidad de las patologías del paciente, si es que presenta alguna.

2. Evaluación intraoral.

Examinar la apertura del paciente nos pondrá sobre aviso de cómo realizar la cirugía. Decidir la viabilidad de las piezas remanentes. Observar dónde existe encía queratinizada. Anchura del reborde remanente, tratando de «visualizar» la masa real ósea remanente.

3. Evaluación radiológica.

Evaluar la viabilidad de piezas remanentes. Incluso si es conveniente sacrificar alguna.

Evaluar la masa ósea. Si se considera necesario con CBCT para su evaluación tridimensional y densidad ósea relativa en unidades Houndsfield. No es necesario realizar férula radiológica.

4. Evaluación protética y oclusión.

El caso ideal es el que presenta aún piezas remanentes. En estos casos la pérdida de hueso será mínima y nuestra prótesis provisional fija «lucirá» más y mejor, permitiendo, además, modelar la encía y anticipar la estética de la prótesis final.

Hay que evitar las parafunciones y adoptar las medidas necesarias para corregirlas. Muchas veces , la prótesis provisional nos ayudará a la hora de identificar y tratar estas patologías.

5. Toma de impresiones y registros previa a la cirugía.

Para enviar al laboratorio y, transmitiéndole nuestra impresión clínica, elaboración del provisional.

6. Elaboración de la férula-provisional fija en el laboratorio (FPF).

El laboratorio realiza la FPF en función del montaje en articulador semiajustable, la estética a conseguir y los datos clínicos procedentes del estudio del paciente. Es necesario una adecuada transmisión de información entre la clínica y el laboratorio.

7. Cirugía.

Realizamos primero las exodoncias. A continuación comprobamos el asentamiento de la FPF sobre el maxilar.

Realizamos de una a tres perforaciones en la placa transparente de la FPF y la fijamos al paladar con uno o varios tornillos de osteosíntesis. De esta manera la FPF permanece ya fija al maxilar, sin movimientos.

En la mayoría de los casos usamos el sistema Replace de Nobel Biocare, por su sencillez y rapidez. Además permite la realización de Función inmediata.

Pasamos la primera fresa, a la profundidad elegida, a través del orificio de la FPF. En este momento es cuando aplicamos toda nuestra experiencia, sintiendo las corticales en todo momento.

Si la dirección es favorable, continuamos pasando la fresa final de NP, siempre en función de la densidad del hueso que hemos encontrado, a veces, sólo insinuándola. De igual manera actuaremos con las fresas de más diámetro (RP;WP;6.0).

En la mayoría de las ocasiones, para pasar las fresas finales, necesitaremos retirar nuestra férula.

Colocamos los implantes intentando conseguir el máximo torque de inserción, realizando la cirugía siempre con esta premisa en mente.

Seleccionamos los cuatro implantes de más alto torque y mayor ISQ (Ostell). Colocamos en ellos vaina de provisionales rotacional y tornillo definitivo.

Probamos la FPF hasta que le damos entrada correctamente y ajusta pasivamente en el paladar la placa palatina. Para ello retocamos la FPF todo lo necesario.

Una vez conseguido su ajuste pasivo rellenamos de acrílico de provisionales (Structur) los cuatro orificios donde van las vainas provisionales y colocamos el acrílico alrededor de las propias vainas, siempre en exceso.

Colocamos entonces la FPF en su posición y, manteniéndola rígidamente, esperamos a que frague el acrílico, retirando mientras tanto el exceso del mismo.

Una vez fraguado, desatornillamos la FPF y, retirándola de boca, la repasamos, rellenamos el resto de orificios, eliminamos la placa palatina y pulimos.

Finalmente la colocamos en boca de nuevo y terminamos de ajustar la oclusión y la estética.

Este tipo de tratamiento representa una gran ventaja para el paciente ya que, realizando un tratamiento de excelencia, disminuimos sus costos de una manera muy importante.

Agradecimiento: A Pamadent, por su excelente trabajo y su excelencia de resultados.

CASO 1

CASO 2

Artículo elaborado por:
Dr. Luis Cuadrado de Vicente

Médico Estomatólogo.

Especialista en Cirugía Plástica

Dra. Cristina Canals Salinas
Médico Estomatólogo.

Dr. Alfonso García Pérez
Odontólogo.

Master Implantología y Rehabilitación Oral.

Dra. Almudena Martínez Bravo
Odontólogo. Especialista Implantoprótesis UCM.

Dra. Valeria García Chacón
Odontólogo. Esp. Cir. NYU.

D. Iñaki Lauret
Responsable Dpto. de Audiovisuales e Informática i².

Centro i² Implantología Madrid
D. Manuel Álvaro García
Técnico en Prótesis dentales (Pamadent).

Cristina Cuadrado Canals
Alumna Odontología U. Europea de Madrid.

PATROCINADO POR:
Centro i2 Implantología

C/ Diego de León, 11. Madrid
www.i2-implantologia.com