Rufino Aragoneses Ex maestro de Prótesis y ceramista dental

Inserciones y límites cervicales con dos modelos de trabajo
Cuando empecé este artículo (hace meses) lo hice con mucho optimismo y entusiasmo, pensando que por mi experiencia, de más de sesenta años dedicado a la prótesis, y que por haber escrito diferentes artículos anteriormente, me iba a ser sencillo, sin embargo no ha sido así, ya que no se me ha hecho nada fácil describirlo y especificarlo en el lenguaje técnico más adecuado (no el que habitualmente se utilizaba en el laboratorio).

Descargar

Lo que quiero exponer en este artículo es, que el “trabajar” con dos modelos maestros es una ampliación práctica, y que experimentándola facilita ajuste, exactitud y el agrado de todos los intervinientes. A este respecto ya hacía referencia en el artículo (“Cien años de Experiencia”), publicado en la revista SOPRODÉN, número 6, de 1997, volumen XIII.

Si obtenemos de la misma “impresión”, medida, un segundo modelo, nos servirá para controlar con exactitud y seguridad, la inserción y el acoplamiento en cuanto al límite justo y preciso de todo el contorno cervical de toda clase de estructuras, ya sean coladas o mecanizadas. También, realizando el recubrimiento (modelado) en el segundo modelo, el resultado obtenido que nos quedará, va a estar excepcionalmente acoplado en todo el contorno de la réplica de la mucosa impresionada, previniendo que los materiales que se utilicen para la restauración no queden escasos o sobrepasados de los límites cervicales.

Desde siempre he procurado mostrar y transmitir las experiencias que sé; sé las que sé, a sabiendas de que existen otras más actuales, y que podría haber sabido.

Con la utilización de un segundo modelo maestro, al clínico se le puede solventar que ocasionalmente tenga que resolver determinadas inexactitudes en los “trabajos”, ya que con este se puede controlar tanto la inserción como los límites cervicales en todo el contorno de la reproducción de la “medida”, impresión.

También si se realiza en este mismo el recubrimiento (modelado de la cerámica), los resultados serán excepcionales en adaptación y acoplamiento en las áreas cervicales de la reproducción de la mucosa.

Esta particularidad es válida tanto en los de metal cerámica como en los de todo cerámicas, lo mismo ocurre para las que se han de cementar, o bien para las que se han de atornillar.

Con un segundo modelo maestro de “trabajo”, lo que se logra, es que todos los materiales que se utilicen para la restauración no estén sobrepasados ni de la preparación (tallados), ni de todo el contorno de la reproducción de la impresión, medida, ya que en ocasiones pueden obstaculizar la inserción total, y en otras presionar sobre zonas inadecuadas (entre otras inexactitudes) (Figuras 1 y 2, cedidas por el doctor Juan Manuel Aragoneses Lamas).

Desde siempre, de la reproducción preparada en clínica donde ha quedado incrustado la impresión, “medida,” se viene cuidando muy mucho del primer positivado y único modelo maestro, aunque la pasta no haya sobrepasado de los límites cervicales de la preparación de los “tallados”. En este primer positivado, reproducción de la preparación, se sigue el procedimiento normal de siempre, como es la individualización de “muñones” (dados), que se debe respetar hasta el límite de los “tallados,” eliminando toda la reproducción de la mucosa, para así poder obtener una mejor visibilidad de todo el contorno cervical. Esta preparación es necesaria tanto para la técnica de encerar la estructura para metal cerámica como para la técnica de estructuras de todo cerámica, de manera que al escanear, el lector no tenga ocultaciones.

Además sobre este mismo modelo maestro se ha de hacer el comprobado de la inserción, el límite y el ajustado de los bordes cervicales, también el comprobado de la forma exterior de la estructura (sea el material que sea), ya que sobre este mismo modelo maestro se va a hacer el recubrimiento-modelado y la terminación final.

Hay que considerar que la utilización de un solo y único primer modelo maestro que además de estar tan trabajado, será además el único garante para que la prótesis tenga la inserción correcta. Para que los bordes cervicales queden acoplados a todo el contorno cervical, existe la necesidad de tener que eliminar de todo el contorno la reproducción de la mucosa, lo que hará que difícilmente los modelados con el material del recubrimiento nos van a quedar perfectamente ajustados y acoplados a todo el contorno de la mucosa.

Concretando, podría decir que para evitar ciertas dificultades que posteriormente pudieran tener los clínicos con las prótesis fijas, lo ideal sería obtener dos modelos de “trabajo” de la misma impresión, “medida”, en el primero se prepara, se encera o se escanea, y se hace la primera comprobación y el repasado de la estructura, y el segundo modelo, nos servirá para hacer las comprobaciones de las inserciones, los límites-ajustes de los bordes cervicales, y también, al realizar los recubrimientos-modelados sobre las reproducciones de la mucosa ya separada, evitaremos posibles obstáculos o inexactitudes.

Con dos modelos de trabajo se puede elaborar un plan de trabajo dividido en siete fases, como pueden ser:
1.º Elaboración del primer modelo maestro y montaje en articulador.

2.º Planificación del caso.

3.º Individualización de “muñones”, preparado, encerado o escaneado.

4.º Preparación de la impresión y elaboración del segundo modelo y montaje en el mismo articulador.

5.º Sobre el primer modelo, verificación de la estructura, repasado y acoplado.

6.º En el segundo modelo, comprobado de la inserción de la estructura, y de los ajustes-límites de los bordes cervicales.

7.º También en el segundo modelo se ha de realizar el recubrimiento-modelado, obteniendo diferentes terminaciones con unos resultados excepcionales en cuanto a formas y acoplamiento en todo el contorno de la reproducción de la mucosa, creando ajuste, estética y belleza dental.

En esta “impresión medida” (Figuras 3 y 4, cedidas por el doctor Tomás Yu Ishizuka) se puede observar que en diversas partes del contorno gingival la pasta de impresión ha sobrepasado más allá de los límites del contorno de la preparación “tallados”.

De ella se ha de obtener la primera reproducción o modelo maestro, y será con este primer positivado de la “impresión, medida”, con el que se individualizarán los “dados” de la reproducción de los muñones (previamente protegidos), que es el que se utilizará para el encerado o escaneado de la estructura, repasado y primera comprobación.

En estos positivados los “muñones” han sido protegidos: el número 5, con endurecedor de uñas y el número 6, con laca de uñas incolora.

Planificación del caso con las plantillas necesarias para reproducirlo igual al provisional (Figuras 7 y 8)
Es por los buenos resultados obtenidos por lo que aconsejo “trabajar” con dos modelos. Así se realizan también las prótesis removibles, sobre todo las metálicas.

Con este procedimiento de obtener una segunda reproducción (modelo maestro) se puede evitar que se produzcan algunas “imperfecciones” ya mencionadas, ya que será esta segunda reproducción la que se utilice para la continuación del caso, comprobando su buena inserción, y cerciorando los límites-ajustes cervicales.

También será el que se utilice para el procedimiento del recubrimiento-modelado adaptado a la reproducción de la mucosa, diferenciándose de los otros modelados en la terminación final.

Preparación y obtención del segundo modelo de trabajo
Una vez se ha obtenido el primer modelo maestro, a la “impresión medida” se le ha de preparar para una segunda reproducción eliminando toda la pasta que esté sobrepasando los límites de la preparación, “tallados” (Figuras 12 y 13).

A la “impresión, medida” ya rectificada (según Figuras 12 y 13), con cera blanda, y de un color más fuerte (que hará que se diferencia del color de la pasta de impresión), se le contornea por cervical, lo que yo llamo “lámina de cera separadora”, cuya función será la de separar algunos sobresalientes de los márgenes impresionados de la mucosa sobre los muñones (únicamente por vestibular, palatino o lingual) como se aprecia en las Figuras 14 a 16, respetando al máximo las zonas de los espacios inter-dentales, reproducción de la mucosa de mesial a distal. Si con la “lámina de cera separadora” se ha respetado la reproducción (sobresaliente), de la mucosa exterior vestibular, palatino o lingual y la inter-proximal, el recubrimiento-modelado final quedará acoplado a la reproducción del segundo modelo maestro.

En estos segundos modelos de trabajo (Figuras 17 y 18) ya se ha eliminado la “lámina de cera separadora” (la reproducción de los muñones han sido endurecidos con endurecedor de uñas), apreciándose que han sido respetados la base y el límite de la preparación de hombros, y la mucosa separada de los márgenes (tanto la vestibular como la palatina). Este segundo modelo de trabajo se utilizará para hacer los posteriores controles de inserción de la estructura, los ajustes-límites cervicales de todo el contorno, ya que los hombros, los espacios inter-dentales y la encía separada, serán los límites de los modelados con el material envolvente.

En la Figura 19 se realiza el comprobado de los límites ajustes-cervicales y de la inserción de la estructura metálica. Y en la Figura 20, la estructura está ya lista para realizar la preparación y continuar con el recubrimiento-modelado, con la seguridad de que el “trabajo” está acoplado a la dimensión en medida y tamaño a la impresión recibida.

También en las estructuras mecanizadas se hace la oportuna comprobación de la inserción y los límites ajustes-cervicales (Figura 21) para que con los retoques pertinentes queden ajustados y acoplados en su totalidad en todo el contorno cervical (Figura 22).

Los colores que tengan y su distribución, en parte dependerán de la luz con la que se hayan tomado; la translucidez y la luminosidad de las técnicas de las sinterizaciones “cocciones”, y también del vitrificado, del ajuste y del acoplamiento de un segundo modelo. Las Figuras 23 a 27 son las réplicas de un “trabajo” real del doctor Tomás Yu Ishizuka.

Las Figuras 28 y 29 son también la réplica de otro “trabajo”, caso para cementar que, sobre implantes, se le realizó al doctor Juan Manuel Aragoneses Lamas, con el procedimiento de dos modelos maestros.

Conclusión
Resumiendo, podría decir que para asegurar el buen “trabajo” sobre la preparación impresionada en la “medida” recibida, que nos ha sido proporcionado por la clínica, será muy conveniente e indistintamente, tanto para las prótesis fijas para cementar como para las atornilladas, para las estructuras metálicas como para las de circonio u otros materiales, sean siempre comprobadas sobre un segundo modelo, así como el realizar en este los recubrimientos modelados.

Con este procedimiento se logrará que el ajuste sea el idóneo en todo el contorno cervical, que haya una inserción sin obstáculos, y que la adaptación del modelado (anatomía dental) quede exacto en todo el contorno de la “medida” impresión.

Agradecimientos
Mi agradecimiento a los doctores Tomas Yu Ishizuka y Juan Manuel Aragoneses Lamas, al Laboratorio Dental C.P.D. Aragoneses, a su directora y a todos sus colaboradores, así como a doña Begoña Aragoneses Lamas, por su ayuda en la redacción de este artículo.