Dra. María Pilar de Salazar Viñas Ortodoncia práctica exclusiva pilardesalazar@gmail.com

Paciente de 13 años acude a la consulta para la colocación del correspondiente arco de ortodoncia, se le coloca y cortamos con el “alicates de corte distal” a ras de distal del tubo molar (Figura 1).

Descargar

A los pocos días llama a la consulta pidiendo una cita urgente porque le “pincha el alambre”, no puede comer y sufre de un intenso dolor.

Esa misma tarde le recibimos en la consulta y observamos que tiene una úlcera traumática en la mucosa yugal (Figura 2), producida por el extremo del arco, debido a un deslizamiento del mismo hacia ese lado, sobresaliendo en exceso del tubo molar.

Decidimos probar el nuevo sistema TOP-STOP®. Para lo cual ponemos un arco de la misma sección. Con el “alicates de corte distal” corto el arco, dejando que sobresalga 2 mm aproximadamente por distal de ambos tubos molares (Figura 3).

Con ayuda de¤ una “pinza Mathiu” sujetamos la “anilla” del TOP-STOP® y tiramos para separarla del vástago (Figura 4).

Introducimos el sobrante del arco en el “capuchón” del TOP-STOP® (Figura 5).

Estiramos la “anilla” (Figura 6) para rodear con ella el tubo molar (Figura 7). De esta manera queda sujeto en el tubo (Figura 8) evitando que el arco roce la mucosa del paciente así como el deslizamiento indeseable de los arcos, sin interferir en los movimientos lógicos y necesarios de los mismos para la buena efectividad del tratamiento.

El paciente no vuelve a acudir de urgencia a nuestra consulta a lo largo del tratamiento y se confiesa aliviado y feliz desde que utilizamos el TOP-STOP®.

El ahorro de material y de tiempo que observamos si usamos el TOP-STOP® desde el inicio de los tratamientos es infinito.

Al tratarse de un elastómero sólo precisamos cambiar los 4 (uno para cada tubo) en cada visita como hacemos con las ligaduras elásticas que sujetan los brackets. Lo cual es mucho más económico y nos lleva menos tiempo que si el paciente ante esa situación se arranca o rompe su arco.

El TOP-STOP® hace el tratamiento más llevadero para el paciente y más cómodo, económico y tranquilo para el profesional.