Roberto Rosso

Un original estudio, elaborado por Key-Stone por encargo de una importante empresa del sector, ha desvelado la propensión de los dentistas españoles a ampliar las terapias de sus propias clínicas con tratamientos y pequeñas intervenciones de medicina estética.

Prescindiendo de los aspectos normativos que regulan la actividad de la medicina estética y de los requisitos legales que deben cumplir los que operan en esta disciplina –en los que debería profundizarse- una investigación realizada sobre una muestra de aproximadamente 500 clínicas dentales ha demostrado un discreto interés por parte de los titulares de las clínicas en ampliar los servicios de la propia clínica más allá de la odontología.

La principal pregunta para los dentistas ha intentado medir cuántos de ellos estarían interesados, con la oportuna formación e instrucción, en realizar pequeños tratamientos como:
• Tratamiento de las arrugas de la comisura
• Perfilado de labios
• Rellenos de labios
• Tratamiento surcos naso-geniano
• Tratamiento relleno pómulo mentón
• Mesoterapia

Es bastante normal que la mayoría de los dentistas, ante la hipótesis de llevar a cabo actividades no odontológicas, se hayan declarado no favorables ya que la medicina estética es una disciplina en sí misma, que prescribe recorridos culturales y formativos diferentes a los del odontólogo, aparte de la consideración de no invadir esferas propias de otros profesionales cualificados y exponerse al riesgo de incurrir en intrusismo o ser tildados de ello. Aunque, sobre todo para quien opera en el ámbito de la cirugía oral y máxilofacial, se puede suponer una cierta afinidad respecto a las intervenciones enumeradas anteriormente.

Sorprende de todos modos, observar cómo el 10% se han mostrado interesados e incluso que, en una pequeña parte de las clínicas dentales, se practican ya estos tratamientos.

En resumidas cuentas, es posible que, potencialmente, cerca de 2.000 dentistas españoles se muestren abiertos a ampliar en esta dirección. Del resto, cada vez más, se observa cómo en Europa se vienen organizando congresos que tienden a unir medicina estética y odontología para tratar temas comunes a ambas disciplinas.

Bajo un perfil estratégico, el tema que los investigadores consideran más interesante es la propia cercanía entre los temas de la estética y de la odontología que en un futuro podrían abrir nuevas perspectivas de ‘servicio ampliado’ para los ciudadanos. Antes de ofrecer a los lectores algunos comentarios concluyentes, sería interesante intentar trazar un perfil del dentista y de las clínicas “tipo” que se muestran más interesadas en la medicina estética (Ver Tabla 1)

El análisis de la segmentación de las respuestas permite verificar que los más interesados en esta disciplina son los dentistas más jóvenes, sobre todos los localizados en la zona Nordeste y en Madrid capital.

Estadísticamente el fenómeno más significativo se ve realmente bajo el perfil demográfico, en cuanto que son justamente los dentistas más jóvenes lo más partidarios de orientar y ampliar las propias competencias.

Tal vez la situación coyuntural induce con mayor fuerza a los jóvenes a buscar nuevas vías hacia el futuro y, justamente por eso, en los próximos años será posible observar un fenómeno de integración de disciplinas médicas que llevarán a contemplar en el propio centro las necesidades del paciente y, en torno a él, un conjunto de competencias especializadas que se le pudieran aplicar, tendentes a satisfacer nuevas y mayores exigencias terapéuticas.

La hipótesis que surge es, por tanto, que la clínica dental se podría convertir en un centro para la solución de exigencias no solo derivadas de una patología o de la funcionalidad del aparato estomatológico, no solo unidas a la, cada vez más demandada, estética dental, sino orientadas a satisfacer necesidades diferentes, pero siempre dentro del ámbito médico.Imagino que este breve testimonio podría suscitar reacciones contrapuestas, de curiosidad e interés por un lado y de escepticismo o de crítica por parte de quien tiene una visión más tradicional de la profesión.

Pero, en un mundo que cambia y se transforma a gran velocidad, espero que pueda ser un punto de reflexión sobre cuál podría ser el rol futuro y el escenario competitivo, no solo del odontólogo sino de la clínica dental más en general. Una ‘clínica odontológica’ que, de hecho, constituye un sistema al que acuden cerca del 40% de los ciudadanos españoles y que, con sujeción al respeto del código deontológico, posee un gran potencial de desarrollo.

Mercado dental es una sección que propone a sus lectores una serie de noticias e información sobre la tendencia del mercado dental. Se tratan las principales tendencias relativas a las técnicas, tecnologías y productos.
Estos estudios de mercado son desarrollados por Key-Stone, una sociedad especializada en proyectos y servicios de marketing, que desde hace muchos años se dedica a investigaciones de mercado para el sector dental en Europa.

Las investigaciones se desarrollan según las técnicas estadísticas más oportunas que garantizan resultados muy significativos a nivel estadístico y en concepto de fiabilidad.

Para más información: www.key-stone.it

Artículo elaborado por:
Roberto Rosso

Consultor de Marketing
Fundador y presidente de Kay-Stone
Más información: www.key-stone.it

Acerca del autor
Empresario en la consultoría de marketing, es fundador y presidente de Key-Stone, sociedad que desde hace diez años desarrolla proyectos y servicios en el ámbito del marketing estratégico y de la comunicación integrada. Desarrolla actividades de formación en los sectores de marketing, ventas y comunicación y es autor de numerosas publicaciones en estos ámbitos. Además es consultor de la Universidad de Turín y profesor de Marketing en la Facultad de Económicas en el Master of Management.