La tesis doctoral presentada recientemente por Malin Stensson en la Academia Sahlgrenska de la Universidad de Gotemburgo de Suecia demuestra que los niños y adolescentes con asma tienen mayor probabilidad de desarrollar caries y gingivitis.

El estudio analiza grupos compuestos por niños de tres y seis años, adolescentes de entre 12 y 16 años, y jóvenes de entre 18 y 24 años. En general, en todos estos grupos se ha observado una mayor incidencia de caries y gingivitis.

Según Malin Stensson, higienista dental e investigadora del Instituto de Odontología de la Academia Sahlgrenska, «los niños con asma tienen mayor tendencia a respirar con la boca, eso hace que se les seque la boca y que tengan la necesidad de beber y tomar, con más frecuencia, bebidas azucaradas».

Por su parte, en el grupo de los adolescentes los investigadores destacan que «solo uno de cada 20 asmáticos no tenía caries, una circunstancia que en el caso de los no asmáticos aumentaba a 13».

Según la investigadora Stensson, la «baja secreción de saliva» propiciada en gran medida por «los medicamentos que toman» podría incrementar la formación de caries. Aunque reconocen que el número de participantes es «pequeño», los especialistas recomiendan que «médicos, odontólogos y padres de los niños asmáticos sean consciente de la relación entre asma e higiene oral».