Japón, país transgresor en lo que a crear tendencias se refiere, ha exportado una nueva moda: instalar luces LED (diodos emisores de luz) en la dentadura. Esta tecnología, ya utilizada en otros campos de la Odontología –blanqueamiento, iluminación…–, ha trascendido de lo funcional para convertirse en algo meramente estético.

La idea original surge de dos diseñadores nipones que, a modo experimental, probaron a iluminar la dentadura de varios modelos. Este ejemplo quedó plasmado en el vídeo promocional de unos reputados grandes almacenes del «país del sol naciente». La idea ha cuajado rápidamente en la población más joven de las principales ciudades japonesas, que ha adoptado estas sonrisas iluminadas como complemento de moda ideal para sus noches de fiesta. Este dispositivo, aparentemente inocuo para la salud bucal, tiene la capacidad de cambiar el color de su haz de luz y de ser encendido y apagado de forma intermitente. Tiene baterías recargables y no requiere los servicios de un profesional bucodental para su instalación. En España, hasta la fecha, no se han encontrado empresas que se dediquen a su distribución y, a cierre de esta edición, no ha habido ninguna autoridad sanitaria que desaconseje el uso de este tipo de accesorios.