La doctora Marie-Catherine Klarkowsi, dueña de un centro clínico dental en Múnich, ha cambiado su táctica comercial para obtener resultados positivos en las cuentas de su negocio.

La estrategia consiste en vestir a todo el personal de la clínica –ella incluida– con trajes regionales bávaros, con exuberantes escotes en el caso del personal femenino. Con esta novedosa indumentaria se intenta «quitar el miedo a los pacientes. La visión de los escotes distrae más rápidamente a los clientes», asegura Klarkowski en declaraciones al diario Austrian Time. Esta «sexy» medida viene motivada por la feroz competencia de un sector que está experimentando un cambio en las estrategias de márketing. «La competencia no descansa. Sé de colegas que han decorado todo el consultorio con Mickey Mouse e incluso con el tema de Star Trek», comentó la dentista alemana.

De momento, esta medida está teniendo la respuesta deseada. Desde que ella y sus ayudantes lucen escote, el número de pacientes ha aumentado un 30 por 100, justo la cifra que ha bajado en España a causa de la crisis.