Roberto Rosso Consultor de Marketing Fundador y presidente de Key-Stone Más información: www.key-stone.it

El último estudio de mercado OmniVision sobre las tecnologías de las clínicas dentales españolas, realizado por Key-Stone en colaboración con FENIN sobre una muestra de 800 dentistas, ha analizado también los sistemas de esterilización y en particular, el tipo de autoclaves utilizado. Antes de nada se ha evaluado la presencia de autoclaves en las clínicas, en cuanto que este equipamiento, si se usa correctamente, garantiza la máxima seguridad a los pacientes respecto a las contaminaciones cruzadas que pueden darse a causa de la gran afluencia y diversidad de pacientes que frecuentan un consultorio odontológico.

Solo la combinación de calor y vapor, de hecho, puede garantizar la máxima eficacia de la esterilización para todos los tipos de bacterias, virus y esporas, respetando el mantenimiento de las características mecánicas de los instrumentos quirúrgicos, en particular los de corte.

El uso del autoclave se considera también indispensable cuando los instrumentos van embolsados, para garantizar al máximo la higiene y la funcionalidad por un lado y la necesaria tranquilidad psicológica del paciente, que observa que el dentista está operando con instrumentos que se ‘desprecintan’ delante de él y que sólo con él serán utilizados.

""
Gráfico 1

El estudio, por tanto, ha analizado la presencia de autoclaves en las clínicas españolas y ha comprobado que la casi totalidad de los dentistas disponen de esta tecnología, en tanto que solo el 1 por 100 de los entrevistados ha declarado no usar autoclaves. (Gráfico 1.)
Como se puede observar en el primer gráfico, el 20% de las clínicas dispone de dos o más autoclaves, y ello depende esencialmente de la dimensión del centro. Quien tiene tres o más sillones, observamos frecuentemente que usa dos o más autoclaves.

Los encuestadores han investigado sobre la posible obsolescencia del equipo, que ha resultado, sin embargo, bastante reciente, el 50% de los autoclaves han sido adquiridos en los últimos 5 años, y este fenómeno es particularmente marcado en Cataluña, entre los dentistas más jóvenes y, en cualquier caso, en las clínicas más grandes, que parecen más orientadas a la modernización de las tecnologías en general.

El estudio ha querido, en consecuencia, profundizar en el tipo de tecnología utilizada, en cuanto los autoclaves que pueden cumplir un ciclo con vacío fraccionado (denominado de tipo B) para garantizar la completa esterilización de los instrumentos embolsados y de aquellos con cables (como por ejemplo turbinas y piezas de manos).

Por este motivo se ha pedido a los entrevistados que especifiquen el tipo de tecnología usada, como se puede ver en el gráfico 2, más del 35% de los autoclaves instalados –según lo declarado por los dentistas– es de tipo “por vacío fraccionado”.

Analizando la presencia de autoclaves de tipo B en función del año de apertura de la clínica y de la fecha de adquisición de la esterilizadora, se confirma que son las clínicas de más reciente apertura las que usan en mayor medida este tipo de tecnología y, en particular, la aparatología adquirida en los últimos 5 años es, en el 60% de los casos, de nueva generación.

""
Gráfico 2

Todo esto es lo que se desprende de las declaraciones de los dentistas, pero es obligado especificar que inicialmente se ha verificado que no todas las clínicas conocen en profundidad este tema, y que muy a menudo se fían del asesoramiento y la competencia del proveedor para elegir el autoclave.

Las autoclaves de vacío fraccionado
Los últimos estudios confirman la tendencia del mercado hacia los autoclaves de vacío fraccionado, también llamados Clase B, que en la práctica, se están imponiendo en el mercado como un referente para la esterilización del instrumental dental.

Existe una norma europea, la EN13060 para pequeños esterilizadores de vapor, que define los tipos de ciclos y las características de los mismos. El vacío fraccionado, a diferencia de aquellos aparatos que no disponen de ciclos B, permite extraer de manera extremamente eficaz el aire de la cámara. Un ciclo B efectúa de 3 a 4 vacíos también llamados pulsos, antes de empezar el ciclo de esterilización, esto permite, extraer el aire de la cámara del autoclave, permitiendo al vapor penetrar de manera más eficaz en la carga, especialmente cuando se trata de instrumentos huecos o material poroso y/o embolsado.

Los autoclaves de ciclo B pueden garantizar de manera fiable la esterilización de la carga, independientemente del tipo de material que se esterilice, aportando de manera evidente, ventajas en la seguridad para el dentista y paciente.

Además, las nuevas generaciones de autoclaves de ciclos clase B ofrecen ventajas añadidas: Mayor y mejor control de todos los parámetros del ciclo, almacenamiento y trazabilidad de los ciclos, seguridad y control de uso, más rapidez..

En muchos países de Europa es ya obligatorio el uso de este tipo de autoclaves en las clínicas dentales.

La legislación sobre este asunto en España cambia dependiendo de las distintas comunidades.

""
Gráfico 3

Mercado dental es una sección que propone a sus lectores una serie de noticias e información sobre la tendencia del mercado dental.

Se tratan las principales tendencias relativas a las técnicas, tecnologías y productos.

Estos estudios de mercado son desarrollados por Key-Stone, una sociedad especializada en proyectos y servicios de marketing, que desde hace muchos años se dedica a investigaciones de mercado para el sector dental en Europa.

Las investigaciones se desarrollan según las técnicas estadísticas más oportunas que garantizan resultados muy significativos a nivel estadístico y en concepto de fiabilidad.

Para más información: www.key-stone.it

Acerca del autor
Empresario en la consultoría de marketing, es fundador y presidente de Key-Stone, sociedad que desde hace diez años desarrolla proyectos y servicios en el ámbito del marketing estratégico y de la comunicación integrada. Desarrolla actividades de formación en los sectores de marketing, ventas y comunicación y es autor de numerosas publicaciones en estos ámbitos. Además es consultor de la Universidad de Turín y profesor de Marketing en la Facultad de Económicas en el Master of Management.