Dr. Manuel Alfonso Villa Vigil, candidato a la presidencia del Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España, presidente del Consejo General, Presidente del Colegio de Odontólogos de Asturias, Académico Correspondiente de Mérito de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz. Catedrático de Estomatología de la Universidad de Oviedo.

Pregunta. ¿Cuáles son los puntos esenciales del programa que presenta y defiende la candidatura encabezada por usted?
Respuesta. Impulsar el asociacionismo, tanto de autónomos como sindical, para hacer frente competitivamente a las circunstancias cambiantes del mercado odontológico y para proteger a los colegiados asalariados de abusos contractuales para cuya defensa la organización colegial tiene escasos medios, por no tener competencias en las cuestiones laborales. Consolidar el SIDEPO (Sistema Defensor del Paciente Odontológico) y las reformas que impone la reciente Ley “Ómnibus” (ventanilla única, IMI, adecuación de bases de datos, memorias anuales, etc.). Revisión del actual catálogo de prestaciones públicas y la eventual conveniencia de mejorarlo. Buscar la manera de que, de una vez, se aprueben las especialidades mediante un modelo genuino de residencia en centros acreditados por las Comisiones Nacionales y no por las Universidades; combatir los desmadres de ciertas titulaciones de postgrado no oficiales, abusivas en el precio e impresentables en ciertos casos; tratar de poner coto a la banalización de los estudios de grado en programaciones de fin de semana y con más que discutibles convalidaciones de formación profesional; consolidar el arrinconamiento de las pretensiones “denturistas” y del intrusismo, sin innecesarias concesiones, absolutamente nocivas y destructivas del trabajo hecho y sin opciones de alentar la recuperación; revisar la política de seguros, delicada y compleja; actualizar el Código Ético y Deontológico Dental Español, para adecuarlos a nuevas tendencias y nuevas astucias. Potenciar la política de comunicación, imagen y educación sanitaria y algunas cuestiones internas que tratarán de facilitar el trabajo de los colegiados en su relación con los pacientes, como el impulso al uso del programa Consin, de consentimiento informado cuya nueva versión, la 2.0, ya está en prueba y aporta considerables avances con respecto a la anterior.

P. ¿Qué otros profesionales integran, junto con usted, la propuesta de Junta de Gobierno al Consejo General?
R. Juan Antonio López Calvo (Vicepresidente), Andrés Plaza Costa (Secretario General), Leopoldo Bárcena Rojí (Tesorero), Juan Carlos Llodra Calvo (Vicesecretario-Vicetesorero), Esteve Brau Aguadé, Francisco José García Lorente, Joaquín de Dios Varillas y José María Suárez Quintanilla (Vocales). En cuando se apruebe la reforma en tramitación de los Estatutos (para acomodación a la Ley de Sociedades Profesionales y a la Ley Ómnibus), entrará otro miembro más, que pretendemos sea (si nuestra candidatura sale elegida) Héctor Tafalla Pastor, antiguo Presidente de ANEO y Vocal supernumerario en la actualidad.

P. Si resultaran elegidos, ¿han pensado ya cuáles serían los temas en que primero empezarían a trabajar y por qué?
R. Los debates filosófico-políticos en la Asamblea sobre los asuntos a que me refería antes, las actuaciones sobre los estudios de grado, la negociación sobre las especialidades tan pronto como el Gobierno termine el Real Decreto de Troncalidades, el dictamen motivado por la Disposición Adicional de la Ley 10/1986 y una entrevista con el Gobierno y con el Presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso, Don Gaspar Llamazares, sobre las pretensiones y falacias de Anprodenta-Upta, que vamos a desenmascarar públicamente cuanto antes, porque no se puede dar ninguna tregua a la lacra sanitaria y terrorismo sanitario que representa el intrusismo, practicado exclusivamente como medio de lucro, a desprecio de la salud humana y de la credulidad ingenua de la gente pobre y buena.

P. ¿Hay algún aspecto del funcionamiento actual del Consejo de Dentistas que consideran necesario reformar o modificar?
R. Hace falta, aprovechando la reforma de los Estatutos que se está tramitando para adecuarlos a la Ley 2/2007, de sociedades profesionales, y a la Ley Ómnibus, modificar y dejar aclarados algunos aspectos de las representaciones y delegaciones a priori de los consejeros que están reguladas por medio de una interpretación reglamentaria y por un acuerdo del Consejo Interautonómico, pero conviene dejar formalmente especificado.

En lo sustancial, no creo necesarios grandes cambios, aunque sí proceden retoques de aspectos menores para adecuarlos mejor a las circunstancias cambiantes y para aprovechar la experiencia de estos años.

P. ¿Qué opinión le merece la gestión de la actual Junta de Gobierno del Consejo General?
R. Creo que hemos cumplido escrupulosamente el 95% del programa electoral e incorporado un 20% más con otras iniciativas no previstas en él, previo sometimiento preceptivo por la decisión de los consejeros (es decir, los Presidentes de Colegios y Juntas Provinciales), como el SIDEPO (Sistema Defensor del Paciente), la creación de ANDA (Asociación Profesional de Dentistas Autónomos) y de SED (Sindicato Español de Dentistas), la denuncia a la Unión Europea de la Disposición Adicional de la Ley 10/1986 que, entre otras cosas, había sido la causa de la autorización a los cirujanos máxilo-faciales para optar a plazas de atención primaria de dentista (denuncia que ha dado lugar a un dictamen motivado), la creación del directorio con buscadores y geoposición de las direcciones profesionales, etc. Además, las cuestiones incumplidas, o mejor, no rematadas, no lo han sido por incumplimiento nuestro, sino por cuestiones que no dependen de nosotros; es el caso de las especialidades; nuestro anteproyecto de Real Decreto fue aprobado por aplastante mayoría en la Asamblea celebrada en diciembre de 2006, y está pendiente desde entonces de otras prioridades del Ministerio de Sanidad, como las troncalidades, que querían resolver antes y actualmente están en vías de promulgación por Real Decreto.

P. ¿Cuáles son los motivos que, personalmente, le mueven a encabezar una candidatura a la presidencia del Consejo General? ¿Qué cree que puede aportar, a nivel personal, desde el punto de vista de su experiencia, formación y aptitudes?
R. Diversas razones que no vienen al caso nos convencieron a varios miembros del ejecutivo saliente, y no sólo a mí, de que las líneas programáticas maestras de nuestra gestión no iban a ser ofertadas o defendidas convenientemente. Desde luego que siempre fui consciente de que un nuevo equipo debe traer su programa y sus ideas, pero si ves que las directrices de aquello por lo que has trabajado no van a ser mantenidas, te das cuenta de que tantos años de dedicación pueden acabar por resultar estériles y te impulsan a ofrecer una cierta continuidad de las tareas iniciadas y en curso. ¡Que sean los Presidentes los que decidan desecharlas y no la falta de oferta! ¡Que nadie, ni yo mismo, pueda tacharme de comodón o abandonista por no ofrecer mi aportación para defenderlas con la misma convicción y dedicación con que las promovimos y emprendimos durante estos años.

P. En su opinión, ¿qué debe esperarse del presidente del Consejo General en cuanto a representante de la totalidad de los dentistas españoles?
R. Que esté dedicado a identificar los problemas con perspicacia, a recoger las propuestas que le lleguen, a buscar soluciones tan consensuadas como se pueda y que piense, ante todo y sobre todo, en los intereses de la profesión y de los dentistas en conjunto y se entregue a resolverlos con firmeza y rigor, aunque tenga un coste político personal. El objetivo no es ser un “bien queda”, sino un “bien hace”.

P. Para terminar, ¿qué le pediría a la candidatura que resulte elegida?
R. Que cumpla estas expectativas que acabo de relataR.

P. ¿Desea añadir algo más?
R. Quiero agradecer la colaboración recibida de todos los Presidentes, Juntas de Gobierno y provinciales, miembros de los diferentes Comités ejecutivos, personal del Consejo y Colegios, asesores jurídicos, medios del sector (y de manera particular, a Gaceta Dental y a Don José María Herranz) y multitud de colegiados que han contactado con nosotros, por su amistad, su colaboración y la enorme valía de sus aportaciones. A todos les estaré infinitamente agradecido mientras viva. Fue un placer trabajar con ellos y para todos, durante estos quince inolvidables años.