En 2009 los españoles visitaron al dentista un 5% menos que el año anterior, es decir, en torno a 800.000 personas abandonaron el cuidado bucal. Así, se estima que cerca de 17,5 millones de españoles acudieron al dentista al menos una vez, lo que representa el 38% de la población.

Estos son algunos de los resultados de la encuesta de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN), realizada por el Instituto de Estudios Key-Stone, en la que han participado un total de 800 dentistas y 600 protésicos.

Federico Schmidt, presidente del sector dental de FENIN, califica este retroceso como “muy negativo para la salud bucodental de los españoles”. Y es que los ciudadanos habían aumentado la atención al cuidado dental durante los últimos 6 años alcanzando la media europea en el porcentaje de población que acude al dentista. “Esta caída viene derivada principalmente por la crisis económica. Aunque estas cifras se refieren sólo a las clínicas privadas, representan la realidad de nuestra salud bucal, ya que el número de personas que acude al dentista de la salud pública es bastante marginal”, añade.

Esta disminución de pacientes ha afectado de forma homogénea por toda España al volumen de negocio de un 30% de las clínicas dentales, siendo las más pequeñas las que se han visto más perjudicadas. Por este motivo, “en la zona de Madrid, donde existe un alto número de clínicas per-cápita (más pequeñas respecto al estándar nacional), la caída es ligeramente más pronunciada”, señala Roberto Rosso, del Instituto de Estudios Key-Stone.

A pesar de ello, cerca del 60% de las clínicas ha mantenido una cierta estabilidad y un 10% incluso ha aumentado el número de los pacientes. Según explica Federico Schmidt, “las clínicas dentales en España que se caracterizan por la adquisición y rápida incorporación de alta tecnología para ofrecer el mejor servicio al paciente, se ven menos afectados por la crisis y de esta forma se sitúan a la cabeza de los países de Europa en calidad de la asistencia bucodental”.

Las prótesis dentales, las más afectadas
Por otro lado, el estudio también pone de manifiesto que la producción de prótesis odontológicas ha caído en torno al 15% en 2009, siendo más acentuada en las prótesis de coste superior como las de cerámicas e implantes. No obstante, la situación parece haber mejorado, con respecto a un análisis anterior, realizado durante el primer trimestre de 2009 en España, en el que se situaba en un 19% la reducción de las prótesis y en un 22% el número de implantes realizados.

Cerca del 60% de los laboratorios protésicos, en particular los más pequeños y artesanales, están soportando la crisis de un modo más severo. A este respecto, Federico Schmidt recuerda que en los últimos años el mercado europeo de industrias dentales había crecido una media del 6%, situándose en los 5.000 millones de euros, siendo “los implantes dentales los que habían experimentado un mayor incremento”.

Desde el Instituto de Estudios Key-Stone señalan que la situación que se vive en España es muy similar a la de otros países en los que la odontología se desarrolla por un sistema privado. “La decisión de colocarse una prótesis dental depende de la capacidad de ahorro de las familias, que en ocasiones deben renunciar a la adquisición de otros bienes.”, concluye Roberto Rosso.