La Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN) manifiesta su satisfacción por la aprobación por parte de la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Congreso de los Diputados, con competencia legislativa plena, de la reforma de la Ley 3/2004 sobre Morosidad en las operaciones comerciales.

De acuerdo con esta reforma, a partir de 2013 la Administración deberá abonará sus facturas en un plazo máximo de 30 días desde la entrega de los bienes o la prestación de los servicios.

Esta reforma, que ahora será enviada al Senado para su aprobación definitiva, “sin duda contribuirá a mejorar la productividad de las empresas, fomentará las inversiones en I+D y evitará la destrucción de tejido industrial”, explica Margarita Alfonsel, secretaria general de FENIN. No obstante, la patronal de Tecnología Sanitaria también se muestra escéptica respecto a su futuro cumplimiento, ya que a cierre del ejercicio 2009 el tiempo medio de demora en el pago por parte de la Administración era de 269 días, habiéndose incrementado en el último año en un 34,5% y alcanzando en algunos casos un plazo hasta diez veces superior a los 60 días máximos establecidos por la Ley vigente 3/2004.

Por ello, FENIN apela a la “voluntad política” para aprobar la nueva legislación de forma definitiva y garantizar posteriormente su cumplimiento, ayudando así a mantener la sostenibilidad del sistema sanitario. “El cumplimiento real de los nuevos plazos permitiría que las empresas de Tecnología Sanitaria podamos invertir en nuestra propia actividad, es decir, en investigar e innovar, sin que veamos dificultada esta tarea por el hecho de tener que actuar como cofinanciadoras del sistema sanitario, tal y como ha ocurrido en los últimos años”, señala Margarita Alfonsel. Y es que, a cierre del ejercicio 2009, las administraciones sanitarias adeudan en torno a 3.000 millones de euros a las empresas del sector, un 20% más que el año anterior.

Desde hace casi dos décadas, FENIN ha interpuesto más de 4.300 demandas judiciales por reclamación de intereses de demora o principal de la deuda cuyas sentencias han sido favorables a los planteamientos del sector. Esta situación, indica la secretaria general de la Federación, “demuestra que la Ley 3/2004 y la legislación de contratación son hoy un marco adecuado, pero existe un incumplimiento generalizado que hace necesaria la reforma ahora aprobada por la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Congreso de los Diputados. Si se logra que exista una voluntad política real para afrontar el cumplimiento de la legislación, esto se traducirá en la eliminación de la morosidad, en la concienciación de las administraciones públicas sanitarias para la definición de presupuestos realistas, suficientes y estables y en una mayor estabilidad empresarial”. Así lo expuso la secretaria general de FENIN durante su comparecencia ante la Comisión de Industria Turismo y Comercio del Congreso de los Diputados en el trámite de la modificación de esta Ley.

Finalmente, y en lo que se refiere a la creación del Observatorio de Morosidad dependiente de Industria, Fenin reitera la propuesta de incorporar el parámetro de la morosidad como un indicador en el marco del Observatorio del Sistema Nacional de Salud, lo cual permitiría, en opinión de la patronal de Tecnología Sanitaria, analizar la situación real de los servicios de salud y la gestión y los resultados de las políticas realizadas por las comunidades autónomas.