Un acuerdo entre el Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco y el Colegio de Dentistas de Gipuzkoa permitirá detectar con más agilidad los casos de cáncer oral que en Euskadi afectan a 14 de cada 100.000 habitantes, una incidencia notablemente mayor que en el resto del Estado donde la prevalencia es de 8 por cada 100.000 habitantes.

Cada año en Euskadi 300 personas son diagnosticadas de cáncer oral. Hasta ahora los dentistas cuando detectaban en sus consultas algún síntoma debían derivar al paciente al dentista de Osakidetza para que este le enviara al servicio de cirugía maxilofacial de Osakidetza. Tras el acuerdo, los dentistas podrán remitir una comunicación directamente a este servicio del Hospital Donostia señalando si es urgente, preferente u ordinario, en función de la sintomatología que presenta el paciente. En los casos de urgencia, el protocolo acordado entre el Departamento de Sanidad y el Colegio de Dentistas señala que el paciente será atendido el primer día hábil. Una úlcera o llaga que no se cura o una mancha en el labio pueden ser síntomas de un cáncer oral por lo que ante la mínima sospecha es necesario acudir al dentista.

El presidente del Colegio de Dentistas de Gipuzkoa, José Miguel Errazquin, ha señalado que “con este nuevo protocolo esperamos reducir la mortalidad provocada por cáncer oral que es de las más altas y que actualmente sigue aumentando. En nuestro entorno, el 50% de los casos se diagnostican ya en fase avanzada”. “Desde el Colegio estamos impulsando la formación de los dentistas para mejorar nuestra capacidad de diagnóstico y esta tarea, junto con el acuerdo con Sanidad, estamos seguros que nos permitirá salvar vidas, ya que en lesiones de menos de medio centímetro el porcentaje de curación es del 80% por lo que un diagnóstico a tiempo es vital”.

Elena Elosegui, la directora territorial del Departamento de Sanidad en Gipuzkoa, ha valorado también positivamente el acuerdo. “Con este nuevo protocolo con el Colegio de Dentistas eliminamos el paso que obligaba al paciente al que se le había detectado una lesión sospechosa a pasar por el dentista de Osakidetza antes de llegar al servicio de cirugía maxilofacial y podemos evitar un diagnóstico tardío. Hay que recordar que ante una lesión sospechosa es aconsejable hacer una biopsia en el plazo más breve posible”.