Una odontóloga alemana desvela las debilidades del dictador

Una odontóloga alemana desvela las debilidades del dictador

En su tesis doctoral, titulada “El dentista del diablo”, la odontóloga alemana Menevse Deprem-Hennen analizó las actas del especialista que atendió personalmente a Adolf Hitler, el general de las SS Johannes Blaschke, descubriendo que el temible dictador no sólo padecía una fuerte halitosis y parodontosis, debido a una deficiente alimentación, sino que además le tenía temor al dentista. Deprem-Hennen llega a esta conclusión del hecho de que para realizarse un tratamiento que requería una o dos sesiones, el führer llegó a citar al dentista hasta ocho veces.

En 1944, Blaschke le extrajo una muela de la mandíbula superior a causa de una infección, según revelan las actas odontológicas del "Führer".