Un documento de la Generalitat de Cataluña dirigido a odontólogos y estomatólogos alerta sobre los posibles efectos negativos de los bifosfonatos que se prescriben para el tratamiento de la osteoporosis y que pueden provocar necrosis óseas maxilares y mandibulares, según publicó EFE el 26 de diciembre pasado.

Las autoridades sanitarias sugieren que antes de empezar un tratamiento con bifosfonatos se realice una valoración del estado de salud bucodental y se tomen una serie de medidas preventivas. Asimismo, recomiendan que en el caso de que se indique un tratamiento odontológico, "éste deberá completarse antes de iniciar el tratamiento con bifosfonatos", y que las personas que los toman deben revisarse periódicamente la dentadura y acudir al odontólogo cuando tengan algún problema.

En los últimos años, profesionales de la salud bucodental se han encontrado con pacientes que siguen terapia con estos fármacos, a los que tras las exodoncias, cirugía endodóncica, e incluso de forma espontánea les aparecen situaciones de necrosis del hueso de la mandíbula que hace fracasar los tratamientos.

Con el incremento del uso de los bifosfonatos se están documentando casos de necrosis ósea mandibular, y en menor medida maxilar, de difícil solución y con una importante afectación de la calidad de vida de los pacientes en tratamiento con estos fármacos.

Además, el diagnóstico de un número significativo de necrosis de maxilares en pacientes tratados con bisfosfonatos es una cuestión que desde hace tiempo se aborda en congresos y reuniones científicas de los profesionales de la odontoestomatología.

Se estima que la osteonecrosis suele presentarse en pacientes que han tomado bisfosfonatos orales durante más de tres años, con un tiempo medio de consumo de 5,6 años, mientras que el tiempo de utilización de los pacientes con osteonecrosis en relación con los bisfosfonatos intravenosos puede ser inferior a 1 año, y se presenta antes cuando se emplea el ácido zoledrónico.

Fuentes médicas señalan que entre el grupo de mujeres postmenopáusicas en los últimos años se están observando problemas bucodentales fruto del uso indiscriminado de bifosfonatos.

Aseguran que en estos casos la osteonecrosis suele ser de los maxilares, y que se trata de una exposición ósea que persiste durante más de 8 semanas y que suele producirse, fundamentalmente, como consecuencia de alguna extracción dental, aunque también puede darse de forma espontánea sin intervención previa de un odontólogo o cirujano.