Juan Yarza Guallar Laboratorio Nordmark Centro de Prótesis Dental Zaragoza

En ocasiones, el ritmo de la vida conduce a los profesionales responsables de la salud bucodental a enfrentarse con situaciones inesperadas que ponen a prueba sus capacidades técnicas. Afortunadamente, gracias a las nuevas tecnologías y a la colaboración entre profesionales, se pueden plantear soluciones relativamente sencillas, que conducen al éxito en la práctica del trabajo. El trabajo que presentamos a continuación, es fruto de la colaboración entre profesionales de la salud bucodental que respetan tanto su trabajo como la confianza que el paciente ha depositado en ellos.

“4 + Laser = 5”
Soldadura, microfusión puntual, unión… Disponer de una máquina láser nos puede, en ocasiones, evitar la repetición de ciertos trabajos.

Nos encontramos con un puente de 4 piezas en un paciente cuya disoclusión, unida a otras limitaciones (disponibilidad temporal, capacidad económica…), lo convertían en un trabajo especialmente delicado.

Situación inicial (Figura 1)
Tenemos un puente de 4 piezas, con pilares 34 y 37, recién terminado.

En el momento de proceder a la cementación del puente, el profesional odontólogo se encuentra con que el pilar mesial 34 ha sufrido una lesión periodontal que hace necesaria su extracción.

Observamos (Figura 2) que el 33 presenta una amplia faceta de desgaste fruto de la guía de disoclusión canina de la que es partícipe y soporte.

Situación límite (Figura 3)
Tras la extracción del 34 y la preparación del 33, estaríamos ante un modelo estándar sobre el que únicamente podríamos realizar un nuevo puente de 5 piezas .

Situación de equilibrio
La falta de disponibilidad temporal del paciente obliga al profesional odontólogo a posponer la extracción del 34 y posterior preparación del 33; ante lo inesperado del contratiempo surgido, coloca nuevamente el puente provisional.

Recibimos el puente en el laboratorio y comprobamos que el interior del 34 es lo bastante uniforme para, tras prepararlo, obtener lo que podríamos denominar parte hembra en un trabajo con interlock. Además, el espesor del metal de la corona 34 sabíamos que oscilaba entre 0,5/0,3 mm.

Nos ponemos en contacto con el señor Belenguer, compañero que acumula amplia experiencia en láser, quien, tras exponerle la situación y características del trabajo, así como nuestra idea basada en un interlock, nos definió con precisión los términos para llevar a cabo un trabajo láser con total garantía.

El profesional odontólogo se pone en comunicación con el paciente, trasladándole la posibilidad de poder ampliar el trabajo y transformarlo en el puente de 5 piezas que exige la nueva situación. El paciente “sonríe” aliviado.

Solución técnica
La técnica para ampliar el puente es básicamente simple: realizaremos la corona 33 con una extensión que será la reproducción del interior del 34. Tendremos la corona 33 con la pieza macho del interlock en extensión distal.

El dentista comprobará el ajuste del conjunto del trabajo en boca; recubriremos el 33 con cerámica, y luego con el láser, crearemos un bloque compacto y estable.

Preparación de la hembra interlock
En primer lugar, limpiaremos todo el contorno marginal del 34 para obtener un ribete metálico de 0,5 mm., sobre el que realizaremos el trabajo con el láser. Pulimos el interior del 34 y, en la zona de contacto 34-33, realizamos una caja con forma de cola de Milano. Si observamos alguna irregularidad en el interior del 34, la aliviaremos con la menor cantidad posible de cera (Figura 4).

Preparación del macho interlock
Reproducción del interior de la hembra interlock
Lubrificamos el interior y la cola de Milano del 34 con vaselina líquida y soplamos aire suavemente para quitar el exceso. Hemos preparado previamente un trozo de barra de plástico calcinable con cortes retentivos en la zona que introduciremos en el interior del 34. Con resina calcinable fluida, rellenamos el interior del 34 y la caja de Milano. Una vez polimerizada, tiraremos de la barra de plástico extrayendo el bloque de resina que será fiel reproducción de la estructura que actuará como macho.

Una vez preparada la estructura de cera del 33, ponemos el puente en la impresión (su posición está bien definida por el 37 y el contacto de los pónticos de encía) con el macho en resina en el interior del 34 y la unimos al 33 (Figura 5).

Ajuste del interlock
Colamos la estructura 33 + macho del interlock y la ajustamos (Figura 6).

Comprobamos en la mano que el interlock ajusta con suavidad y sin fricción, realizamos posteriormente la misma operación en el modelo (Figura 7).

Observamos la preparación en lingual para poder acceder a toda la zona donde realizaremos el trabajo láser (Figura 8).

Es de vital importancia, para que no salte la cerámica del 34, que no exista holgura entre primaria y secundaria.

Después de que el conjunto es probado y verificado por el odontólogo, procedemos a recubrir con cerámica el canino, reproduciendo fielmente su guía de disoclusión (Figura 9 a Figura 13).

Tenemos todo preparado para realizar el trabajo láser.

Bloque interlock

Nos desplazamos al laboratorio del señor Belenguer y tras finalizar el trabajo con el láser, observamos el resultado de un trabajo bien planificado y coordinado: tenemos una estructura rígida y pasiva que el profesional odontólogo colocará con la confianza y satisfacción que el paciente merece.
Únicamente queda por recubrir y dar forma al 34 en su parte inferior (Figura 14). Este recubrimiento lo realizaremos con composite, así como el sellado de la zona interdental 33-34 a la cual no pudimos acceder con el láser. Una vez finalizado el proceso hemos transformado el 34 de pilar en póntico (Figura 15). Observamos el recubrimiento de composite realizado en vestibular del 34 (Figura 16).

Conclusiones
Ante un resultado tan simple, podemos considerar que el recorrido que hemos realizado sería más sencillo y rentable desde la perspectiva de la repetición total.

Por otro lado, la satisfacción y la “sonrisa” del paciente nunca hubiesen demostrado el mismo grado de confianza ante una situación u otra. Sentirse respetado, aumenta la capacidad de percepción y la confianza que el paciente deposita en los profesionales de la salud bucodental.

Podemos asegurar que la clave del éxito en la realización de la ampliación en un elemento del puente inicial es, sin ninguna duda, fruto de la colaboración, compromiso y confianza entre profesionales de la salud bucodental.

Procesos, fotografías y redacción:
Juan Yarza.

Teléfono 976 74 35 83.

Trabajo en láser:
Sr. Belenguer
Odontólogo:
Dr. Lalanne

Bibliografía
1. Microlit C. Utilización y características. Schütz-Dental.

2. Alpha Láser. Tablas y valores. Alpha Láser
3. Geller W. Normas de empleo. Creation.

4. Dialog Composite. Manual empleo. Schütz-Dental.