Dr. E. Sada Moreno. Médico estomatólogo Madrid

Dr. C. Mampaso Desbrow. Odontólogo. Madrid

Material y método
Nuestra experiencia en la rehabilitación del desdentado es amplia y a través de quince años, tras haber colocado unos cinco mil implantes dentales, hemos observado que en la mayoría de los casos desdentados, la reabsorción ósea es severa y por lo tanto la solución será la realización de cuatro implantes para la confección de una sobredentadura ( 3 y 4 ).

Aunque hay casos en donde colocamos hasta seis implantes por seguridad, sobre todo si son implantes cortos de diez milímetros (Caso IV).

Siempre que sea posible optamos por las prótesis fijas sobre implantes en metal-cerámica.

El método que seguimos una vez hecho el diagnóstico y elegida la longitud y la anchura adecuadas de los implantes, empleamos en una mayoría de casos la anestesia local sin descartar la anestesia general que reservaremos para aquellos casos en donde nos enfrentamos a pacientes problemáticos, con afectaciones de componente psíquico, de miedo, ansiedad, con tendencia a las náuseas, etc. De todas formas hay pacientes que piden la anestesia general y cuando suceden estos casos realizamos la intervención bajo anestesia general, sin hospitalización el paciente sale por su propio pie de la clínica y está en su casa en el día con las oportunas instrucciones y con el tratamiento consiguiente.

La colocación de los implantes dentales en casos con buen hueso disponible, bajo criterios de altura y anchura óseas, no suelen ofrecer dificultades a la hora de realizar cirugía implantológica.

Cuando son múltiples los implantes a realizar debemos actuar quirúrgicamente lo más rápido posible, ya que si estamos empleando anestesia local tenemos un tiempo límite de anestesia y una cantidad tope de dosis según las características del paciente. Incluso si realizamos ambas arcadas en el mismo acto quirúrgico deberíamos dejar entre uno y otro un tiempo de descanso para el paciente, aprovechando para que se produzca desintoxicación anestésica que el propio paciente agradece. (Caso V)
El tipo de implantes utilizados han sido de la casa Klockner, de varios diámetros, que van desde el implante de 2,8 mm, hasta los 5 mm de anchura ( ncluyendo los diámetros de 3,2, 3,8 y 4,2. mm).

En cuanto a la longitud ,empleamos implantes que van desde los 8,0 mm hasta los 18 mm. El número de implantes que recomendamos para realizar una rehabilitación fija es de doce fijaciones implantológicas para cada arcada edéntula y cuatro para los casos de sobredentaduras.

Hay veces que variamos el número de implantes en función del hueso disponible, aunque siempre que esté indicado y sea posible colocaremos el mayor número posible de implantes, tratando de imitar a la dentición natural en donde se establece el binomio de una raíz-implante por cada pieza a restituir. No obstante, encontramos casos en donde es posible ubicar en el hueso más de una fijación por pieza y no dudamos en colocar un mayor número de implantes estableciendo así un mayor número de apoyos para la futura rehabilitación implantológica.

Cabe mencionar que existen ciertas zonas anatómicas en donde es posible albergar varias fijaciones implantológicas como son los rebordes óseos de la tuberosidad del maxilar superior, en donde nos atrevemos a colocar, en ocasiones, dos o más implantes (Fig. 9).

Comentario del caso IV
Paciente con gran reabsorción ósea en ambos maxilares ( Figs. 1 y 2). En las Figuras 3 y 4 vemos el hueso atrofiado que nos obliga a colocar implantes estrechos y relleno óseo en el vestíbulo. En la radiografía de control (Fig. 5) vemos cómo están colocados los 6 implantes superiores y los 4 inferiores y decidimos realizar barras ferulizadas a los implantes , tanto en el maxilar superior como en el maxilar inferior. Finalizamos el caso mediante la colocación de sobredentaduras en ambas arcadas (Figs. 6, 7, 8, 9, 10, 11 y 12).




Comentario del caso V
Paciente desdentado parcial y con enfermedad periodontal avanzada (Figs. 1 y 2). Se procede a la extracción de las piezas dentales y a la colocación post-extracción de implantes en el mismo acto quirúrgico.

Se comienza por la parte inferior. Se expone el maxilar con sus alveolos vacíos después de las extracciones (Fig. 3). Se colocan los machos de terraja (Fig. 4) y posteriormente se colocan los implantes . Los defectos óseos producidos por las extracciones se cubren con hueso desmineralizado liofilizado y con una membrana de titanio para regeneración ósea. (Fig. 7).

El maxilar superior lo tratamos de la misma forma realizando igualmente las extracciones (Fig. 8) y colocando los machos de terraja y los implantes (Figs. 9, 10 y 11). La Figura 12 indica cómo la intervención se realizó en un solo tiempo quirúrgico y en la radiografía de control (Fig. 13) se observan los 27 implantes colocados.

Transcurrido el tiempo de cicatrización ósea se procede a la toma de impresiones (Fig. 14) y a la preparación protésica del metal (prueba de la estructura metálica) con inter-locks y con troncocónicos en ambas arcadas (Figs. 15 y 16). Se monta la porcelana en bizcocho para así probar la oclusión y ajuste en boca (Fig. 17).

Una vez glaseada la porcelana se coloca en boca (Fig. 18) y se realiza una ortopantomografía para comprobar los ajustes de las estructuras en los implantes (Fig. 19). v