José Carlos Lorenzo Bueno. Capitán odontólogo. Servicio de Odonto-estomatología. Hospital Naval del Mediterráneo

Rafael García Rebollar. Comandante odontólogo. Director del Departamento de Odontología. Escuela Militar de Sanidad. Cartagena (Murcia)

Resumen
El granuloma piogénico es una lesión benigna, que adopta una morfología pseudotumoral, pudiendo afectar a la piel o las mucosas. Se presenta un caso de un varón de 63 años con granuloma piogénico, que afecta a la cavidad oral. Se practicó exéresis de la lesión y el paciente evoluciona favorablemente.

Palabras clave
Pyogenic granuloma.

Introducción
El granuloma piógeno o botriomicoma es una lesión benigna de aspecto macroscópico circunscrito, elevado y hemorrágico, de apariencia pseudotumoral que puede afectar a piel o mucosas y que afecta a la cavidad oral de forma frecuente.
Suele aparecer a cualquier edad, aunque con mayor incidencia entre la tercera y cuarta década (1, 2).
Afecta con mayor frecuencia a las mujeres, especialmente durante la gestación, y a todas las razas con un ligero predominio en la raza blanca (3).
Representa el 1,8 por ciento de todas las afecciones orales (4), siendo su localización por excelencia en la cavidad oral, la encía (5).
Su aspecto es de una tumoración sesil o pediculada, redondeada, frecuentemente ulcerada, de color rojo brillante, no sangrante, indolora, aunque si el tiempo de evolución es largo puede ser de un tamaño considerable, sangrar y provocar molestias en la masticación.
La etiología es variada:
• Se ha relacionado con algunos tratamientos farmacológicos como tratamientos prolongados con corticoides, anticonceptivos orales y terapia antidiabética.
• Puede ser un cuadro reactivo que surge como respuesta a una infección inespecífica favorecido por factores locales irritativos (cálculo, obturaciones desbordantes y malposiciones dentarias (6 ,7).
Histológicamente presenta una masa de tejido de granulación cubierto de epitelio escamoso estratificado. Es un epitelio de granulación muy vascularizado con gran proliferación endotelial y neoformación vascular. Las ulceraciones y necrosis son frecuentes en su superficie (8).
El tratamiento es quirúrgico, consistiendo en la exéresis de la lesión con anestesia local. Las recurrencias de esta lesión son frecuentes, por lo que se aconseja la eliminación completa de la lesión fundamentalmente en la base de implantación, lo que puede llevar parejo la extracción de piezas adyacentes (4).

Observación clínica
Paciente de 63 años de edad, que acude al Servicio del Hospital porque refiere una tumoración en el interior de la boca de varios años de evolución, que según el paciente empieza a provocar “desplazamiento del carrillo”.
En sus antecedentes personales, destacamos una hipertensión arterial controlada con medicación vía oral (Nifedipino) y una enfermedad periodontal importante sin tratamiento. Sus niveles de glucosa en sangre son normales y carece de antecedentes diabéticos. No toma corticoesteroides.
A la exploración se aprecia una boca séptica con gran cantidad de placa y cálculo. Existe una tumoración en hemiarcada inferior izquierda, en encía situada por vestibular entre 3.6 y 3.7. Se describe como una lesión exofítica de 2,5 cm de diámetro, pediculada de consistencia fibrosa, con ulceraciones de superficie que sangran con facilidad y de color rojizo (Fig. 1).
Se realiza anestesia troncular del nervio dentario inferior, lingual y bucal tras la cual se procede a la escisión de la tumoración con electrocoagulación, acompañado de exodoncia de 36 y 37 afectados de periodontitis terminal y se sutura con seda. El estudio histopatológico de la lesión confirma la presunción diagnóstica (Fig. 2).
A los diez días se retiran los puntos y al mes se realiza revisión de la cirugía, apreciándose una correcta cicatrización. En esta revisión se procedió a eliminación de cálculo supragingival y subgingival y refuerzo exhaustivo de normas de higiene.
Al año el paciente se encuentra asintomático y sin signos de recidiva (Fig. 3).

Conclusión.
En el caso que presentamos los factores irritativos locales son determinantes en la aparición del cuadro, lo que corrobora la necesidad de revisiones periodicas frecuentes por el odontólogo y la adopción de medidas de higiene orales adecuadas de forma sistemática.

Correspondencia
D. José Carlos Lorenzo Bueno.
Servicio de Odonto-Estomatología del Hospital Naval del Mediterráneo
Carretera de Tentegorra s/n.
30290 Cartagena (Murcia).
Teléfono: 968127200
Ext. 7243
Fax nº: 968127214. v

Bibliografía

1.Ronchese F. Granuloma puogenicum. Am. J. Surg. 1965; 109: 430-431.
2. Keer DA, Arbour A. Granuloma pyogenicum. Oral Surg. 1951; 4: 158-176.
3. Nkanza NK, Hutt MSR. Pyogenic granuloma; a study or 181 cases from malawi. East-African Med. J. 1981; 58: 318-323.
4. Bhaskar N, Jacoway J. Pyogenic granuloma-clinical features, incidence, histology and results of treatement: report of 242 cases. J. Oral Surg. 1966; 24: 391-398.
5. Vilman A, Vilman P, Vilman H. Pyogenic granuloma: evaluation of oral conditions. Br. J. Oral Max. Surg. 1951; 4: 158-176.
6. Meister F, William AB. A pyogenic granuloma and an irritation fibroma. Case report. Greater Milw. Dent. Bull. 1979; 46: 499-503.
7. McDaniel RK, Adcock JE. Bilateral symmetrical lynphangiomas of the gingival. Oral Surg Oral Med Oral Pathol 1987; 63: 224-227.
8. Daley TD, Nartey NO, Wysocki GP. Pregnancy tumor: an analysis. Oral Surg. Oral Med Oral Pathol 1991; 72: 196-199.