S. Sardón. C. Resines. M. Cortés. C. Espinosa. D.M. Rodríguez-Vilaboa. Departamento de I + D y Farmacia. Centro de Investigación Biocosmetics. Madrid
La halitosis o mal aliento es un problema social que afecta de manera crónica a un alto porcentaje de la población. El ritmo de vida actual y en especial el estilo de vida moderno, incluido el horario de comidas establecido, obliga a largos periodos de ayuno que facilitan la aparición de mal aliento en algún momento del día en casi el 100 por ciento de la población.

Igualmente, factores dentales como la enfermedad Periodontal y otros, son motivo frecuente de mal aliento. No menos responsables son el tabaco, el alcohol y el café, así como la combinación de varios factores que provocan la multiplicación de los efectos. En el presente artículo se ha realizado un seguimiento sobre los niveles de compuestos volátiles sulfurados, responsables y a su vez indicativos de mal aliento, en el aire exhalado por tres individuos sanos a lo largo de la jornada matinal. Se han comparado los resultados obtenidos en presencia y ausencia de cada uno de los productos de la línea air-liftTM. Tanto el chicle, el dentífrico, las cápsulas, las gotas y el spray resultan eficaces como correctores del mal aliento.

Introducción
El mal aliento o halitosis es un problema que sin ser patológico resulta incómodo por el rechazo social que produce. El estilo de vida moderno, las enfermedades dentales, el tabaquismo, el alcohol, los horarios de las comidas y los largos ayunos provocan un alto porcentaje de incidencia en la población adulta. El problema aparece cuando se incrementa la presencia de los compuestos volátiles sulfurados (CVS), responsables del mal olor.

La conexión entre mal aliento (halitosis) y ciertos CVS fue establecida por primera vez por Tonzetich1, quien determinó que ciertos anaerobios eran la fuente de este tipo de compuestos.

El mal aliento tiene dos focos: el oral y el extra oral.

El mal aliento oral aparece como consecuencia de la colonización por bacterias situadas esencialmente en la boca, los dientes, la lengua y los espacios interdentales. La ausencia de restos de hidratos de carbono en periodos de ayuno, obliga a dichas bacterias a la degradación de las proteínas para alimentarse. El resultado es la aparición de compuestos sulfurados del tipo de los mercaptanos responsables esenciales del mal olor.

Igualmente, durante el desarrollo de enfermedades que cursan con grandes acumulos de bacterias como es el caso de la enfermedad Periodontal con profundas bolsas y abscesos, la cantidad de VSC es también mayor.

El mal aliento extra oral encuentra su foco en el estómago y en los pulmones. En ambos casos, la ingestión de sustancias ricas en compuestos sulfurados (alimentos altamente especiados, ajo, cebolla, etc.) resulta ser la causa principal de la aparición del mal olor. La parte volátil de estos compuestos asciende bien directamente por el esófago o a través de los pulmones desde el hígado donde se han filtrado tras la absorción intestinal, para aparecer finalmente en la boca y ser exhalados dando así el mal olor al aliento.

Los cinco productos air-liftTM analizados en el presente artículo, están diseñados como armas que luchan contra la aparición del mal aliento en los puntos en los que este se genera. El aceite de oliva incorporado en la fórmula de los cinco productos y los aceites esenciales que le acompañan actúan de forma activa frente a las principales causas del mal aliento gracias a dos mecanismos. En concreto la Oleuropeína y el Hidroxitirosol presentes en la fracción insaponificable del aceite de oliva se han demostrado como agentes bactericidas frente a algunas especies2,3. Asimismo inhiben el crecimiento de un extenso rango de bacterias y de hongos4. De esta forma sin alterar agresivamente la flora natural de la boca, los productos air-liftTM ejercen por una parte un control sobre el crecimiento de esos microorganismos responsables del mal aliento. De otra parte, las bacterias anaerobias gram-negativas presentan grupos lipoproteicos en su pared celular externa, por lo que resultan afines a los aceites incluidos dentro de la línea air-liftTM. Así, se completa su acción en la boca por arrastre de las bacterias anaerobias responsables de la producción del mal olor. Las cápsulas air-liftTM al ingerirse, actúan desde el estómago evitando por una parte la absorción de los compuestos sulfurados en el intestino y, por otra parte, captando y envolviendo el componente volátil de estas sustancias. En los cinco casos (dentífrico, chicle, cápsulas, gotas y spray) la presencia de aceites esenciales mentolados facilitan la confianza del sujeto proporcionando un agradable frescor y sabor gracias a un feed back positivo de sabor a menta que le recuerdan que los productos están ya funcionando.

Materiales y métodos
Medida objetiva de los compuestos volátiles sulfurados
El estudio se llevó a cabo midiendo objetivamente la concentración de compuestos volátiles sulfurados (CVS) en distintos sujetos.

Dichas medidas se realizaron con un Halimeter® comercializado por Interscan Corporation de modelo RH17K. Dicho aparato permite la realización de valoraciones cuantitativas de los CVS exhalados, por lo que ha resultado idóneo para el desarrollo del presente estudio.

El modelo RH-17K Halimeter® utilizado en el presente estudio está dotado de una cánula (figura 1: 1) por donde se toman las muestras de aire oral a analizar. Para asegurar la validez de los datos de concentración de CVS, el aire entra en el aparato propulsado por una bomba (Figura 1.2) que trabaja siempre a la misma velocidad. Un sofisticado detector se encarga de cuantificar la concentración de CVS recogidos en la muestra de aire oral (Figura 1.3). Finalmente, el registro digital da lectura en partes por billón (ppb) de estos CVS. El acoplamiento de un registro (Figura 1.4) permite la representación de los datos obtenidos durante el análisis.

Las medidas tomadas para el estudio fueron todas ellas por triplicado tal y como aconseja Interscan Corporation para la correcta medida de los datos

Descripción del experimento
Para la realización del estudio se contó con la colaboración de tres jóvenes de edades comprendidas entre 20 y 30 años. Todos ellos individuos perfectamente sanos.

El experimento se desarrolló durante las mañanas de cuatro días consecutivos. Con el fin de controlar los posibles factores externos que pudieran modificar los resultados del estudio, se pidió a los participantes que durante el tiempo que durara el estudio siguieran una dieta preestablecida en las dos comidas anteriores a las medidas, es decir, en la cena del día anterior y en el desayuno. Así la cena debía consistir en:
— Arroz blanco con tomate frito sin cebolla ni pimientos.
— Tortilla francesa de dos huevos.
— Ensalada de lechuga y tomate aliñada con aceite, vinagre y sal.
— Pan y agua.
— Una pieza de fruta de postre.

El desayuno de la misma mañana del estudio debía incluir:
— Un zumo de fruta
— Tostada con mermelada, galletas o bizcocho.
— Leche con Cola-cao.

Con el fin de comenzar todos los experimentos a las 10 h de la mañana, se pidió que el desayuno lo tomaran a las 8:00 h.

Después de la cena y del desayuno se cepillaron durante tres minutos con el dentífrico air-liftTM.

En ningún caso debía ingerirse durante la semana del estudio, ningún tipo de medicina (incluidas las vitaminas), ni alcohol. El periodo de sueño previo a las medidas no debía ser inferior a las siete horas.
Los test que se realizaron son los siguientes:
• Día 1: Control
• Día 2: Experimento con chicle air-liftTM
• Día 3: Experimento con dentífrico air-liftTM
• Día 4: Experimento con cápsulas air-liftTM
• Día 5: Experimento con las gotas air-liftTM
• Día 6: Experimento con el spray air-liftTM

Control
Se trataba de hacer medidas con intervalos de tiempo iguales a los que se iban a seguir durante el resto de los experimentos (Figura 2).

La primera medida se debía llevar a cabo a las 10:00 h de la mañana. El intervalo de tiempo que debía transcurrir antes de la segunda medida era de media hora. Entre la segunda y la tercera medida debía transcurrir otra media hora. Por último entre la tercera y la cuarta medida el intervalo de tiempo se duplicaba a una hora.

El objetivo de este experimento control era obtener los datos representativos de la situación real, en ausencia de factores externos, a lo largo de la tercera y cuarta hora de un periodo de ayuno discurrido entre el desayuno (8:00 h) y el almuerzo.

El perfil obtenido servirá de referencia para la valoración efectiva de las posibles mejoras que se iban a detectar durante los experimentos con el chicle, el dentífrico, las cápsulas, las gotas y el spray air-liftTM.

Experimento con chicle air-liftTM
Al igual que con el experimento control, los intervalos de tiempo entre la primera, segunda y la tercera medida iban a ser de media hora, aumentando a una hora el periodo entre la tercera y la cuarta medida.

Inmediatamente después de la primera medida efectuada a las 10:00 h de la mañana, el sujeto comenzó a mascar un par de piezas del chicle air-liftTM. El mascado se prolongó durante la media hora de espera antes de la segunda medida. Pasado dicho tiempo, el voluntario tiró las piezas de chicle y se enjuagó la boca con agua, con el fin de eliminar los posibles restos de aceites esenciales que pudieran quedar adheridos a los tejidos de la boca y que podrían dañar el aparato. Se llevó entonces a cabo la segunda medida, repitiéndose posteriormente todos los pasos antes de tomar la tercera y de nuevo los mismos pasos antes de registrar la cuarta medida del experimento (Figura 2).

Experimento con dentífrico air-liftTM
Comenzó al igual que el resto de los experimentos a las 10:00 h con la primera medida. A continuación, los sujetos se cepillaron con el dentífrico air-liftTM durante tres minutos (Figura 2). Tras la media hora de espera se registra la segunda medida e inmediatamente después el segundo cepillado. De nuevo la media hora de espera y al final la tercera medida. El último cepillado se realiza tras la tercera medida y antes del periodo de espera de una hora que precede la cuarta y última medida del experimento.

Cabe destacar que el cepillado se repite siempre después de cada medida y no antes de forma que permita valorar la eficacia real del dentífrico a lo largo de los tiempos de espera entre medidas.

Experimento con cápsulas air-liftTM
Con el fin de poder valorar el efecto prolongado de las cápsulas air-liftTM, se pidió a los voluntarios que las ingirieran después del desayuno, de forma que en el momento de registrar la primera medida las cápsulas pudieran haber empezado ya a ejercer efecto de forma que fuera máximo entre la primera y la cuarta medida. Los voluntarios debían actuar como si de un experimento control se tratase salvo por que habían ingerido las cápsulas hora y media antes de la primera medida (Figura 2).

Experimento con las gotas air-liftTM
El experimento empezó a las 10 am. Los sujetos debían aplicarse 2 gotas de air-liftTM en la lengua justo después de cada medición utilizando los mismos intervalos de tiempo. (Figura 2).

Experimento con el spray air-liftTM
El experimento también empezó a las 10am. Los sujetos debían realizar 2 aplicaciones del spray air-liftTM en la boca justo después de cada medición utilizando los mismos intervalos de tiempo. (Figura 2)

Toma de muestras
Cada media, tal y como aconseja el fabricante del Halimeter®, se tomó por triplicado. Se calculó el valor medio. De esta forma eliminamos los posibles errores de medida. Cuando uno de los tres valores salió disparatadamente distinto a los otros dos se repitió la medida una cuarta vez desechando el valor más distanciado.

Para llevar a cabo cada medida, se pidió al sujeto que permaneciera con la boca cerrada y sin tragar saliva durante un minuto. Tras este tiempo se le pidió que entreabriera ligeramente la boca por donde hicimos pasar la sonda de toma de muestra que se introdujo unos tres o cuatro centímetros en la boca. Se le pidió al sujeto que evitase tocar con la lengua la sonda de toma de muestra. El aparato entonces comienza a dar valores, que se observaron con el fin de retirar la sonda tan pronto como apareciese el valor máximo. Este valor fue el que se tuvo en cuenta a la hora de hacer la media.

Obtenidos los tres valores se invitó al voluntario a seguir con el siguiente paso del experimento dejando bien claro la hora a la que debía aparecer para la siguiente medida.

Con el fin de evitar equivocaciones, se les entregó por escrito a cada voluntario una hoja con los pasos a seguir para que el experimento se realizara con éxito. Durante las mañanas del experimento los sujetos se abstuvieron de fumar y de ingerir ningún tipo de alimento, ni bebida, excepto agua.

Tratamiento de datos
Los valores obtenidos por los procedimientos anteriormente descritos, fueron tratados de manera previa a la representación y cálculo de resultados finales.

El primer cálculo, tal y como se ha expuesto ya con anterioridad, fue el de obtención de la media aritmética de los valores tomados por triplicado para cada medida. Así para cada experimento y para cada individuo tenemos cuatro valores correspondientes a la primera, la segunda, la tercera y la cuarta medida.

Estas cuatro medidas si se representas en frente al tiempo perfilarían una curva indicativa de la tendencia que la concentración de CVS tienen en cada caso. Para que los perfiles de cada experimento puedan acumularse se procede a la obtención de valores relativos a la primera medida. Para lo cual se dividen los cuatro valores por el del primer registro. De esta forma los perfiles no cambian y los valores aparecen representados como tantos por uno, que es precisamente el valor que adquiere la primera medida en todos los casos.

Realizado este cálculo, estamos ya en disposición de acumular los resultados de los tres individuos para cada experimento, y así comparar los experimentos desarrollados entre sí (control, experimento con chicle, experimento con dentífrico, experimento con cápsulas, experimento con las gotas y el experimento con el spray).

La acumulación de los datos de los tres sujetos para cada individuo devuelven un valor medio y un margen de error o desviación típica representada en las figuras del presente estudio por medio de las barras de error.

Resultados Control
Se observa durante el experimento control cómo a lo largo de la jornada matinal los valores de CVS aumentan en los tres casos analizados (Figura 3). Este aumento responde a la ya referida degradación de las proteínas y a la formación de aminoácidos que contienen azufre como sustrato alimenticio de las bacterias anaerobias gram-negativas retenidas en la boca. Según la idiosincrasia del individuo este aumento tras cinco horas de ayuno es de hasta un 70 por ciento.

Experimento con chicle air-liftTM
Durante este experimento los valores de concentración de los CVS en el aire exhalado después de haber masticado chicle air-liftTM permanecen constantes ya que la variación de datos registrada con respecto a la medida inicial está por debajo de la desviación típica de los datos. En la Figura 4 se han representado los valores relativos obtenidos durante el experimento en comparación con los resultados del control. Después de dos horas los niveles de CVS cuando se mascó chicle air-liftTM son un 30 por ciento más bajos que en la situación control.

Experimento con dentífrico air-liftTM
Durante el experimento con el dentífrico air-liftTM los valores recogidos a partir del primer cepillado están todos ellos por debajo de la primera medida, incluso aquellos recogidos a las 12:00 h, una hora después del último cepillado. En la Figura 5 aparecen recogidos los valores relativos a la primera medida en comparación con los del control. Después de dos horas los niveles de CVS cuando los voluntarios se cepillaron con el dentífrico air-liftTM son un 40 por ciento más bajos que en la situación control.

Experimento con cápsulas air-liftTM
El experimento con las cápsulas air-liftTM refleja valores de concentración de CVS en el aire exhalado constantes a lo largo de la mañana. En la figura 6 se reflejan los resultados de este experimento contrastado con los resultados del control. En el momento de máximo efecto de las cápsulas air-liftTM los niveles de CVS están un 30 por ciento por debajo de los niveles en la situación control.

Experimento con las gotas air-liftTM
Durante el experimento con las gotas air-liftTM los valores de concentración después de la primera aplicación del producto son más bajos que los resultados de la primera medida. En la Figura 7 están representados los valores relativos de las medidas realizadas en comparación con los obtenidos en el grupo de control, excepto para la primera medida que de nuevo es siempre 1. Después de 2 horas los niveles de VSC fueron un 40 por ciento mas bajos que en el control.

Experimento con el spray air-liftTM
El experimento con el spray air-liftTM reflejaron valores similares a los obtenidos en el caso de las gotas air-liftTM. En la Figura 8 están representados los valores relativos de las medidas realizadas en comparación con los obtenidos en el grupo de control, excepto para la primera medida que de nuevo es siempre 1. Después de 2 horas los niveles de VSC fueron un 40 por ciento más bajos que en el control.

Conclusión
Los productos de la línea air-liftTM resultan eficaces a la hora de controlar el mal aliento producido a lo largo de una jornada matinal normal, en la que entre el desayuno y el almuerzo, los individuos no ingieren alimento alguno desarrollando el consecuente mal aliento.

El dentífrico, las gotas y el spray aparecen como los productos más eficazes dando los valores más bajos de todos.

El chicle, como vehículo de más fácil uso, es clara alternativa controlando el mal aliento oral.

El componente extraoral resulta asimismo controlado tras la ingestión de dos cápsulas air-liftTM después del desayuno, hora y media antes de la primera medida.

Bibliografía

1. Tonzetich J. Production and origin of oral malodor: a review of mechanisms and method of analysis. J Periodontol. 1977, 48 (1): 13-20.

2. Ruiz-Barba JL, Garrido-Fernández A, Jiménez-Díaz R. Bactericidal action of oleuropein extracted from green olives against Lactobacillus plantarum. Lett. Appl. Microbiol. 1991, 12: 65-68.

3. Fleming H, Walter WM, Etchells, JL. Antimicrobial properties of Oleuropein and products of its hydrolysis from green olives. Applied microbiology. 1973, 26 (5): 777-782.

4.Bisignano G, Tomaino A, Lo Cascio R, Crisafi G, Uccella N, Saija A. On the In-vitro antimicrobial activity of Oleuropein and hydroxytirosol. J. Pharm. Pharmacol. 1999, 51: 971-974.