Una ONG japonesa recaudó 45 millones de yenes (494.500 dólares o 381.341 euros) gracias a los dientes postizos de oro, plata y platino que ha recogido durante dos años para ayudar a los niños menos favorecidos.

Isao Miyoshi, presidente de la Asociación Japonesa de Reciclaje de las Dentaduras, asegura haber recogido 17,6 kilos de oro, 11,8 kilos de plata y 292 gramos de platino desde que fundó esta organización, en diciembre de 2006, según informó la agencia de noticias EFE el pasado 10 de febrero
Esa organización japonesa destina el dinero resultante a instituciones que, como UNICEF, ayudan a los niños con menos recursos.

El sistema es muy sencillo: la ONG ha colocado contenedores de dientes postizos en ayuntamientos, consultas de dentista y supermercados de 225 localidades con un cartel que reclama las piezas dentales que ya no se necesitan, entre otros de difuntos.
"Estoy contento de realizar el deseo de los familiares del dueño de los dientes postizos, para que esos recuerdos personales sirvan para mejorar el futuro de los niños del mundo con problemas", aseguró Miyoshi, quien es protésico dental de profesión.

Antes Miyoshi sólo producía piezas dentales pero no sabía dónde acababan. Hasta que un día uno de sus clientes, profesor de Universidad, se lamentó en su consulta de que se tirasen a la basura los metales preciosos con los que estaban construidos muchos dientes.

Ahora el mayor problema que enfrenta esta asociación es el pago de impuestos y otros gastos, que han rebajado el dinero recaudado hasta los 13 millones de yenes (143.000 dólares) donados a UNICEF.

Además de resolver su preocupación fiscal, ahora la meta de la Asociación Japonesa de Reciclaje de las Dentaduras, con sede en Saitama, a las afueras de Tokio, es colocar contenedores de dientes postizos en todas las localidades de Japón