Según los datos obtenidos durante la segunda edición de la Campaña de Salud Gingival 2008, de Colgate y la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), un 73% de los españoles presenta patología periodontal, una proporción preocupante si tenemos en cuenta que esta enfermedad, si no se previene ni se trata, puede acarrear la pérdida de las piezas dentales por la destrucción progresiva de los tejidos que soportan los dientes.

De acuerdo con esta investigación, un 30.5% de la muestra presenta gingivitis y un 41.9% periodontitis, lo que no sólo puede provocar la pérdida de los dientes afectados, sino que también puede acarrear importantes complicaciones en el resto de nuestro organismo

De acuerdo con algunos estudios, las enfermedades periodontales son más frecuentes a partir de los 35 años de edad, siendo este grupo poblacional uno de los más preocupados y estresados por la actual situación de crisis económica. La forma en que el paciente se enfrenta a esta situación de estrés condiciona la influencia negativa que ésta tiene sobre él; es decir, no todas las personas que padecen estrés sufren sus consecuencias físicas. La Sociedad Española de Ansiedad y Estrés (SEAE) señala que el 28% de los trabajadores europeos padece estrés laboral. Mientras, los expertos vaticinan que la crisis financiera que golpea los mercados repercutirá en la salud mental de la población y provocará un aumento de casos de estrés, depresión y desórdenes mentales, influyendo en muchos casos muy negativamente en su salud bucodental. Según la FDE, “el individuo sometido a estrés concentra gran parte de sus recursos cognitivos en superar esta situación, por lo que se cepilla menos y peor los dientes, fuma más y está menos motivado para mejorar su cuidado oral”, siendo todos ellos factores de riesgo de la periodontitis.

El desconocimiento social sobre esta importante enfermedad —la periodontitis es una de las dolencias crónicas mas extendidas en España— hace que las cifras de pérdidas dentales vayan en aumento, una realidad preocupante si tenemos en cuenta que en la mayoría de los casos el proceso comienza con la irritación e inflamación de las encías -gingivitis- que si es detectada a tiempo puede revertirse completamente mediante tratamientos sencillos y de bajo coste (en España la gingivitis afecta, de forma episódica, a la casi la totalidad de la población en algún momento de su vida, aunque tomando las medidas adecuadas es reversible y se cura completamente).

Un ejemplo de estos tratamientos es la profilaxis profesional (higiene de boca) y el raspado y alisado radicular (higiene en el interior de las encías, normalmente con anestesia). Si la enfermedad progresa, puede ser necesaria la cirugía periodontal para controlar el proceso y evitar la pérdida de los dientes. Según los datos obtenidos durante la segunda edición de la Campaña de Revisiones Gingivales Colgate Total 2008, aproximadamente un 78% de los españoles deberían realizarse estos tratamientos, mientras tan sólo un 7,7% no precisa ninguno.

Los resultados de esta segunda edición confirman que actualmente los españoles le dan más importancia, pero no la suficiente, a la visita preventiva al dentista. Así, un 58% de los casos estudiados acude regularmente a la consulta del especialista, pero sigue existiendo un 6% que nunca lo visita, otro 25% que sólo acude cuando tiene problema y un 10% que lo hace cada dos o cuatro años. Asimismo, la mujer muestra un mayor interés por mantener su boca sana, siendo el 62,2% de los españoles que acuden tres veces al año al dentista mujeres.

Respecto a otros hábitos relacionados con la salud bucodental, en esta segunda edición, se detecta una notable mejora en la frecuencia de cepillado, así como en la frecuencia de cambio de cepillo de dientes con respecto al año anterior. Actualmente, casi un 40% de los españoles se cepillan los dientes más de tres veces al día (en comparación con el 15% de la pasada edición) y un 42% cambia de cepillo cada tres meses, ambos datos positivos si tenemos en cuenta que es imprescindible cepillarse correctamente los dientes y las encías 3 veces al día, así como cambiar de cepillo dental cada 3 meses.

En relación a otros hábitos de higiene bucodental complementarios, pero todos ellos importantes, menos del 7% de los casos encuestados utiliza seda dental y colutorio, lo que podría ser otra de las razones que influyen en ese 73% de población que presenta patología periodontal. Asimismo, un 36,8% de los españoles no utiliza ningún producto complementario al cepillado, dato preocupante si tenemos en cuenta que la utilización habitual de hilo de seda, cepillos interproximales y colutorios permite eliminar la placa bacteriana acumulada en áreas de difícil acceso para el cepillos dental (espacios interdentales, molares superiores, etc.).

Asimismo, el tabaco y el alcohol inciden negativamente en todos estos procesos. El tabaco hace muy difícil el tratamiento de la gingivitis y reduce la proporción de la boca sana, mientras en aquellos que consumen alcohol se presenta la periodontitis en un porcentaje más elevado. Según el Doctor Ignacio Corral, médico estomatólogo y asesor científico de Colgate, “el cuidado y la higiene de la boca son fundamentales para prevenir y tratar las enfermedades de las encías. Los esfuerzos de prevención y tratamiento deben dirigirse a la concienciación de la población sobre la necesidad de la higiene oral, el diagnóstico precoz y el tratamiento de las formas moderadas de periodontitis”.