Dr. E. Sada Moreno. Médico estomatólogo. Madrid

Dr. C. Mampaso Desbrow. Odontólogo. Madrid

Caso II: Implantes diferidos
a) Los maxilares edéntulos que hace un tiempo sufrieron la extracción de las piezas dentales pueden presentar variantes morfológicas de tipo óseo que condicionen la realización de terapéuticas distintas a las planeadas.

A pesar de que el maxilar superior tenga hueso disponible para alojar los implantes, la reabsorción en sentido antero-posterior es tan notable que la competencia labial va a quedar comprometida.

En estos casos podemos optar o bien por una osteotomía de avance del maxilar superior tipo Lefort I o bien limitarnos a la colocación de cuatro implantes para terminar el caso con una sobredentadura que reponga y solucione la competencia labial del paciente.
b) Si el maxilar superior no está reabsorbido y hay una buena relación intermaxilar procedemos a la colocación de los implantes para realizar prótesis fija.
c) Si la relación intermaxilar es buena, pero está comprometido el hueso disponible por el freno anatómico del seno maxilar o las fosas nasales, la alternativa va a ser el empleo de técnicas quirúrgicas especiales como las osteotomías, elevación del seno maxilar (Caso II), lateralización del nervio dentario inferior o la utilización de expansores óseos (Caso III), etc. Es decir, tendríamos que determinar qué técnica especial elegir.

Comentario del caso II
Tras el estudio clínico y radiológico indicamos la elevación del seno maxilar para alojar los implantes por falta de hueso disponible (Figuras 1 y 2).
La Figura 3 presenta la osteotomía vestibular del hueso practicando (Sinus Lift) y colocamos los implantes (Figura 4) con técnica semi- sumergida y rellenamos de biomaterial y colágeno el nuevo antro (Figura 5).
La Figura 6 nos muestra una cicatrización apta para cargar los implantes y realizar la prótesis. (Figuras 7 y 8)



Comentario del caso III
Paciente con extremos libres inferiores y falta de hueso disponible en ambas ramas mandibulares para colocar implantes (Figuras 1 y 2 ). Se procede a la osteotomía crestal en ambas ramas mandibulares y colocación de los implantes (Figuras 4, 5, 6, 7 y 8).
Pasado un tiempo de reposo se coloca la prótesis fija en metal- cerámica (Figuras
9 y 10). v