Dr. Heung-Ryul Yoon. Presidente de la Federación Dental Internacional. Madrid

El presidente de la Federación Dental Internacional, doctor Heung Ryul Yoon, a punto de finalizar su mandato y cederle el testigo a la doctora Michèle Aerden, ha querido compartir con los lectores de “Gaceta Dental” su experiencia al frente de esta organización, integrada por un millón de dentistas y que tiene por objetivo primordial promover la salud bucodental en todos los lugares del mundo, de manera especial donde es más necesario: en los países en vías de desarrollo, algunos de los cuales —según nos comenta— están experimentando una rápida evolución en este sentido.

Pregunta. Dr. Yoon, cuando usted asumió la presidencia de FDI se planteó unos objetivos. A día de hoy ¿cuáles de estos objetivos se han visto alcanzados?
Respuesta. Yo tenía en mente cinco metas fundamentales. En primer lugar, la FDI acaba de cumplir ciento cinco años de historia, y creímos que había llegado el momento de prepararnos para un cambio rápido, de cara a afrontar el nuevo futuro y, para ello, hemos elaborado una nueva Constitución.
En segundo lugar, la FDI cuenta con una amplia declaración de principios, que es una declaración cualitativa y cuantitativa constituida por documentos que exponen la opinión actual sobre multitud de temas específicos de la Odontología.
En tercer lugar, colaboramos con la OMS, IADR, ISO y otros organismos internacionales con los que caminamos juntos hacia unos mismos objetivos.
También queremos concienciar a la gente de que la salud bucodental es una parte fundamental de la salud global de la persona y esto nos lleva a buscar la colaboración de los medios de comunicación de masas a nivel mundial.
Por último, seguimos avanzando en la mejora de la salud bucodental en los países en desarrollo.
P. ¿Qué le han aportado, a nivel personal, estos años como presidente de la Federación Dental Internacional?
R. De manera especial, como ya le he comentado, la mejora en la atención a las necesidades de la población. Esto, en el terreno profesional. También quiero resaltar la campaña antitabaco, ya que estoy muy satisfecho con la repercusión alcanzada por esta campaña en el ámbito de la Odontología, por la acogida y la rápida concienciación.
Por otra parte, en muchos países en vías de desarrollo, los políticos en el poder, los ministros de Sanidad, se han concienciado de que la salud oral es importante, hasta el punto de que algunos han llegado a cambiar sus políticas, por ejemplo en lo que se refiere a aconsejar a la población sobre hábitos de higiene y medidas preventivas.
En el caso concreto de Nairobi (Kenya) nos reunimos, en abril de 2004, con 47 países y conversamos sobre el futuro de los estados africanos y sus problemas en el ámbito de la salud oral. Como resultado de esta conferencia, en la que se habló de que debemos trabajar por la salud de la población, surgió el compromiso de cambiar las políticas y el documento que se llamó Declaración de Nairobi, aceptada también por la OMS.
Me encontré con el doctor Lee y me dijo: “Gracias a los dentistas y a su concienciación, nosotros también estamos trabajando por los países en vías de desarrollo en el campo de la boca”.
Este es un claro ejemplo.

P. ¿Cómo marcha el acuerdo de colaboración que tienen suscrito con la Organización Mundial de la Salud?
R. Estamos trabajando conjuntamente, como acabo de decirle. El doctor Lee visitó nuestro comité, teníamos una reunión sobre desarrollo. Desayunamos y me comentó que debíamos trabajar juntos en el futuro en lo referente a salud oral. En nuestra página web de FDI: www.fdiworldental.org, se puede encontrar toda la información necesaria acerca del trabajo que realizamos en común con la OMS y con otros organismos.
P. Me gustaría que nos contara, brevemente, algo más acerca de las mejoras en salud oral que se están consiguiendo en las áreas más desfavorecidas.
R. Es difícil establecer una comparación, porque los países en vías de desarrollo presentan grandes diferencias, pero en muchos de estos países sus gobiernos ya se preocupan por la salud bucal y, en este sentido, el progreso de algunos de estos países es más rápido que el de otras naciones más desarrolladas.
P. Con respecto al próximo congreso de Montreal, ¿qué temas fundamentales se van a tratar?
R. El programa científico del congreso tiene muchos puntos en común con el del XXIX Congreso Nacional y IX Internacional de Odontología y Estomatología que se ha celebrado en Madrid. También presentará diferencias porque Montreal (Canadá) está muy cerca de Estados Unidos y Latinoamérica, así que tenemos que pensar en los dentistas de los países que van a participar mayoritariamente y en cuáles son sus preferencias.
P. En este congreso de Montreal, la doctora Michèle Aerden se va a hacer cargo de la presidencia de FDI. Será la primera mujer en ocupar este cargo. ¿Cuál es su opinión sobre lo que puede aportar de positivo a la Federación el hecho de tener a una mujer como presidenta?
R. No encuentro diferencias a nivel profesional. En todo caso es un símbolo de los cambios que están ocurriendo en la profesión. Después de 105 años de historia, tenemos a una mujer dentista como presidente y es un reflejo de lo que está sucediendo en muchos países donde cada vez es mayor la participación de las mujeres en la Odontología.
P. Por último, en la inauguración del XXIX Congreso Nacional y IX Internacional de Odontología y Estomatología usted hizo referencia al relevante papel que juegan los odontólogos en el mantenimiento de la salud de la población y a la importancia de la ética profesional.
R. El motivo es que nuestra profesión está orientada al “servicio” y tenemos que pensar sobre todo en el bien de nuestros pacientes antes que en el nuestro propio. Somos un millón de dentistas en la FDI y nuestra meta es la salud general, por encima de nuestros intereses personales. Es por eso que la ética es tan importante.