Dr. José Manuel Díaz López-Dóriga. Presidente de la ONG. Odontología Solidaria

El Ilustre Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España ha reconocido la labor humanitaria que realiza la Organización Odontología Solidaria otorgándole el Premio al Fomento de la Salud Oral “Juan José Suárez Gimeno”.

Cerca de 300 profesionales, entre odontólogos y estomatólogos, higienistas, auxiliares y protésicos colaboran con esta ONG prestando su trabajo, de manera completamente altruista pues, como afirma el doctor José Manuel Díaz López-Dóriga, presidente de Odontología Solidaria: “Muchas veces sólo ver la sonrisa de un niño compensa el haber realizado un importante esfuerzo”.

Pregunta. Hagamos un poco de historia. ¿Cómo, cuándo y por qué nace Odontología Solidaria?
Respuesta. Odontología Solidaria es una ONG que surge en 1992 de la inquietud de un grupo de odontólogos y estomatólogos que, de forma individual, habían trabajado con distintas ONG en proyectos de desarrollo en países del denominado tercer mundo, y también en el cuarto mundo (la pobreza, exclusión y marginación en el seno de nuestra sociedad).

A partir de los conocimientos adquiridos surgió el deseo de crear una organización específica que nos permitiese colaborar, desde nuestra parcela de conocimientos en salud buco-dental, en la tarea de acortar las enormes distancias que separan el mundo desarrollado de este otro que sueña con serlo.

Es en este momento, cuando se crean, simultáneamente en España, dos organizaciones: una con sede en Madrid (Odontología Sin Fronteras) que centra principalmente sus acciones en las poblaciones marginadas de Madrid, y otra con sede en Granollers (Odontología Solidaria) que hasta ese momento había trabajado en los campos de Refugiados Saharauis. En 1996, y al tener mutuo conocimiento de nuestra existencia, entendimos lo importante que sería aunar nuestros esfuerzos, por lo que propiciamos un encuentro en el que se comenzaron a delinear las bases de nuestra organización: Odontología Solidaria.

Nació así la nueva Odontología Solidaria con el compromiso de colaborar en la construcción de una realidad más digna para las comunidades más desprotegidas, pretendiéndose únicamente ser un punto de apoyo a partir del cual ellas puedan erigirse en protagonistas de su propio desarrollo.

Odontología Solidaria tiene el objetivo final de perseguir el bienestar integral de las comunidades más desfavorecidas, excluidas y marginadas, trabajando tanto en el ámbito nacional como internacional, en programas de salud y desarrollo global sostenible, a través de proyectos de salud bucodental. Todo ello realizando acciones de formación, prevención y educación para la salud oral y de sensibilización de nuestro entorno.

Nuestros programas asistenciales y de prevención demuestran la viabilidad y sostenibilidad de nuestras acciones, por lo que seguimos instando a las administraciones públicas a satisfacer las necesidades de los colectivos más necesitados cubriéndolas empleando los recursos del Sistema Público de Sanidad de la forma más eficaz y eficiente posible.

Nuestras acciones en ningún caso pretenden sustituir al Sistema Público de Sanidad ni al privado en la prestación de servicio sino, por el contrario, fomentar su utilización. Es necesario dar a conocer, hacer entender y comprender la realidad de los más necesitados. Queremos educar y provocar un cambio en los comportamientos de nuestro entorno: entre todos podemos mejorar la sonrisa del mundo.

P. ¿Cuántos profesionales están adscritos en la actualidad a esta ONG y en qué consiste su aportación a la misma?
R. Actualmente Odontología Solidaria cuenta con 278 socios-colaboradores que pagan una cuota periódicamente. En el año 2003 colaboraron 298 personas que aportaron más de 15.000 horas de trabajo voluntario (valoradas en más de un millón de euros).

P. ¿Son todos ellos odontólogos y estomatólogos o también participan otros estamentos profesionales, como higienistas dentales, auxiliares, protésicos…?
R. Participan en Odontología Solidaria profesionales de todas las ramas de la salud bucodental (odontólogos, estomatólogos, higienistas, auxiliares y protésicos), pero también colaboran con nuestra organización profesionales de otros ramos: técnicos en mantenimiento de equipos, contable, gestores, etc.

P. ¿Cómo es el día a día de un voluntario? ¿Qué tipo de tratamientos realizan? ¿De qué manera entran en contacto con el paciente?
R. Los voluntarios que participan en los proyectos en nuestras comunidades, fundamentalmente en las clínicas de cuarto mundo de la Fundación, acuden una mañana a la semana o cada 15 días en función de su disponibilidad. En estas clínicas desarrollan su labor como odontólogos con la ayuda de auxiliares voluntarios.

El objetivo de los tratamientos es restaurar la funcionalidad de la cavidad bucal, para ello realizan obturaciones, endodoncias, tratamientos periodontales y prótesis (los tratamientos que cubre la sanidad pública, fundamentalmente exodoncias, los derivamos a su odontólogo de referencia del sistema de salud pública correspondiente).

Cada paciente recibe una atención personalizada por el doctor que le es asignado siendo la relación entre ambos fluida y de aprendizaje personal mutuo, los voluntarios suelen decir que “reciben más de lo que dan”.

P. En la actualidad, ¿en qué proyectos están trabajando, en qué zonas?
R. En España, en Andalucía, Castilla León, Catalunya, Extremadura, Madrid, Menorca, Tenerife y Valencia. Estamos estudiando poder crear nuevos grupos de trabajo en Aragón, Asturias, Canarias y Navarra. A nivel internacional actuamos en Angola, Cuba y La India.

P. ¿Podría concretarnos algo más acerca de sus actividades en España?
R. Como ya hemos comentado antes en España tenemos distintos proyectos, aunque, claro está, nuestra finalidad principal, es la de que todas las necesidades básicas de nuestra salud bucodental, estén cubiertas por la seguridad social, como se hace en las otras disciplinas. Mientras tanto tenemos clínicas abiertas donde atendemos a personas derivadas de servicios sociales y les damos una cobertura para recobrar la funcionalidad, siempre hablando de aquellos tratamientos que no están cubiertos por la sanidad pública (obturaciones, higienes, prótesis removibles, etc.).

P. Llama poderosamente la atención que en un país como el nuestro todavía sea necesaria la actuación de una ONG como Odontología Solidaria para atender a los estratos más desfavorecidos de la población en un aspecto tan básico y tan prioritario como la salud bucodental.

R. Si tenemos en cuenta que en España se estima, según el último informe FOESSA, que hay aproximadamente 2.192.000 hogares, en los que viven 8.509.000 personas bajo el umbral del 50 por cien de la renta media disponible neta y que la Sanidad pública contempla unos tratamientos inferiores a los necesarios para la correcta salud bucodental y teniendo en cuenta también el coste de los tratamientos odontológicos en la sanidad privada. Nos encontramos con un sector importante de población que no puede hacer efectivo su derecho a la salud oral si no es por la solidaridad de tantas personas que aportan su labor. La aportación de Odontología Solidaria es insuficiente para cubrir la necesidad existente y es deber del Estado el garantizar dicho derecho.

P. ¿De qué manera llegó usted a Odontología Solidaria? ¿Qué le ha aportado, a nivel personal, su trabajo en la Fundación?
R. Mi primer contacto fue a finales del año 1995, cuando Odontología Solidaria organizó un curso de Odontología en Madrid. A partir de entonces comencé a asistir a las reuniones de la Organización, en el año 1996 comencé a trabajar en los proyectos tanto aquí en España como a nivel internacional. En el año 1999 entré a formar parte del Patronato de la Fundación y en 2002 fui nombrado presidente.

A nivel personal el trabajo aportado se ha visto recompensado con creces con el cariño, agradecimiento, amistad… de muchas personas tanto en España como en otros países. Muchas veces sólo ver la sonrisa de un niño compensa el haber realizado un importante esfuerzo.

También me ha dado la oportunidad de viajar por España y otros países, conocer y colaborar con muchas y maravillosas personas que trabajan unas profesionalmente y otras voluntariamente en nuestra Fundación y que hacen que Odontología Solidaria vaya creciendo y consolidándose para tratar de hacer un mundo un poco más justo. En definitiva, y como hacía referencia antes, se recibe mucho más de lo que se da.

P. ¿Cómo se financian los proyectos de Odontología Solidaria?
R. La financiación de Odontología Solidaria, se consigue de diversas maneras: un 87 por ciento procede de ingresos privados y el 13 por ciento restante de ingresos públicos, distribuidos de la siguiente forma: el 77 por ciento por donación de trabajo voluntario por parte de los colaboradores, el 15 por ciento a través de prestaciones de servicio (en nuestros proyectos de cuarto mundo), un 3 por ciento corresponde a subvenciones y convenios con entidades públicas y privadas, un 2 por ciento a donaciones y patrocinios, otro 2 por ciento a cuotas de simpatizantes (socios-colaboradores) y el 1 por ciento restante, a donaciones y legados.

P. ¿A dónde se pueden dirigir quienes deseen colaborar con ustedes o realizar alguna contribución?
R. Pueden contactar con nosotros en nuestras dos sedes principales: la de Granollers, cuya dirección de correo electrónico es barcelona@odsolidaria.org y su número de teléfono, el 93 879 24 79, y la de Madrid: madrid@odsolidaria.org, teléfono 91 533 33 25.

También pueden visitar nuestra página web: www.odsolidaria.org.v